Eduardo Brenes: No a la xenofobia y racismo

Resulta terrible usar el lugar de nacimiento de alguien para tratar de demeritar a una persona, sobre todo porque nuestro país fue uno que se conformó por migrantes a lo largo de su historia y que además permite la naturalización de extranjeros que, luego de ciertos requisitos, pueden convertirse en costarricenses de pleno derecho de acuerdo a nuestra constitución.

0

Eduardo Brenes Jiménez.

Veo que en días recientes han tenido que salir algunos servicios de fact-checking a desmentir publicaciones de páginas que han salido a decir que tal o cual persona que aspira a un puesto público o que es funcionario público, nació en Nicaragua, y eso es realmente lamentable.

Resulta terrible usar el lugar de nacimiento de alguien para tratar de demeritar a una persona, sobre todo porque nuestro país fue uno que se conformó por migrantes a lo largo de su historia y que además permite la naturalización de extranjeros que, luego de ciertos requisitos, pueden convertirse en costarricenses de pleno derecho de acuerdo a nuestra constitución.

El racismo y la xenofobia siguen siendo arma para muchos para atacar a alguien y eso es triste. Pero es que además demuestran mucha ignorancia, porque ni siquiera saben que en Costa Rica tuvimos a un gran presidente a principios del siglo XX que nació en Nicaragua.

Ascensión Esquivel Ibarra

Don Ascensión Esquivel Ibarra nació en Rivas en 1844, y murió en San José en 1923. Fue un insigne abogado, catedrático universitario y político que ejerció la primera magistratura de nuestro país entre 1902 y 1906. Fue parte de la famosa generación de políticos liberales que se conoció como la del Olimpo.

Pero es que don Ascensión no sólo fue presidente, sino que también fue secretario de la Sociedad Científica Literaria de Costa Rica, juez del crimen, regidor de la ciudad de San José, Embajador de Costa Rica en Nicaragua, Guatemala y Colombia; Vicepresidente de la república varias veces, Ministro de Relaciones Exteriores y durante su presidencia se caracterizó por su gran austeridad y severa economía, además de dejar casi concluído el Ferrocarril al Pacífico; y fue durante su mandato que se adoptó la letra del Himno Nacional, escrita por don José María Zeledón Brenes.

Los países se enriquecen por los migrantes que llegan a nuestras tierras a aportar al crecimiento del país y más cuando adoptan nuestra nacionalidad y contribuyen desde el sector público o privado a hacer más grande nuestra patria. Dejemos de usar los orígenes de alguien como arma arrojadiza para desacreditar a alguien. Eso sencillamente no es de recibo.

Del mismo autor le podría interesar:

El autor es Vicepresidente del Partido Liberal Progresista, pequeño emprendedor.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...