Eduardo Brenes: No a las policías de la moral higiénica

Busquemos convencer, predicar con el ejemplo y a ratos quedarnos calladitos. Y dejar que sea la policía la que cierre los bares, la que haga cumplir la ley.

0

Eduardo Brenes Jiménez

Está bien pedir responsabilidad en cuanto a las medidas de distanciamiento social, está bien molestarse cuando otros no las cumplen, pero esa policía moral que se ha desatado en donde muchos andan con cámara «cazando» transgresores de las normas para sentirse muy puros y correctos, sin saber las circunstancias particulares que hacen que algunos tengan que salir a las calles, es una invitación a una cultura de la delación, del soplón, del controlador, que sólo existe en sociedades totalitarias.

Hoy un medio de comunicación, del que ni siquiera pondré el enlace, para no darle tráfico; saca una foto de una enfermera dándole un beso a alguien afuera del hospital, y se erige en censor y la expone como transgresora de las normas de salud porque osó besar a su pareja, novio, marido, o quien diantres sea.

Ya parémosla con la de andar exponiendo, juzgando y señalando a los demás. Bajémosele un par de rayitas al asunto, que todos andamos lo suficientemente preocupados y angustiados con la que estamos pasando y con la que se viene, como para fomentar una cultura de la delación que sólo se ve en y sociedades totalitarias controladas y controladoras.

Busquemos convencer, predicar con el ejemplo y a ratos quedarnos calladitos. Y dejar que sea la policía la que cierre los bares, la que haga cumplir la ley, pero no nos convirtamos nosotros mismos en policías de la moral higiénica que eso sólo puede llevar a nefastas consecuencias.

 

Si le interesa recibir información diariamente:

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...