Eduardo Brenes: Política migratoria

Reconocer que hay un problema y que hay que darle solución es el inicio pero si no se pasa de ahí, no deja de ser mera ocurrencia y palabrería. Repito, no es con histerismos o juicios a priori que se puede y debe de enfrentar esto con seriedad. Y menos con maniqueísmos.

0

Eduardo Brenes Jiménez.

En una república democrática cómo la nuestra se puede y debe de poder hablar de todo. No deben de haber temas prohibidos. La política migratoria es uno de esos temas y el gobierno de turno está en todo su derecho de plantear lo que piensa y quiere al respecto.

Para nadie es un secreto que Costa Rica siempre ha sido un país con fuertes flujos migratorios y que en la actualidad estamos, como lo están casi todos los países, desde Colombia hasta México, con una presión migratoria muy fuerte, sobre todo de migrantes venezolanos, que tratan de llegar a EEUU y que por las nuevas medidas de ese país, ven más difícil poder llegar hasta allá y por lo tanto se quedan de camino.

El tema migratorio debe de ser tratado, eso sí, con mucha prudencia y seriedad y es claro que puede ser usado con mucha facilidad como un tema «ganador» por un populista para sumar adeptos y tener apoyo popular. Sobre todo en un país con una crisis económica tan grande como la que tiene Costa Rica, con índices de pobreza y desempleo tan altos, dónde es muy fácil querer usar al problema migratorio como el causante de todos los males del país. Situación que no pasa el más mínimo exámen fáctico. Costa Rica no es un país caro, ni con altos índices de pobreza y desempleo por los migrantes. Hay muchas y grandes razones que provocan lo anterior y casi todas tienen que ver con problemas propios del país.

Sin embargo se equivocan a mi parecer quienes de primera entrada quieren combatir al gobierno queriendo plantear este asunto solo desde una perspectiva de derechos humanos porque llevan las de perder en el relato y la narrativa.

Siempre será más fácil el relato emotivo de mano dura contra los extranjeros que uno racional de derechos humanos de los migrantes.

Claro que los derechos humanos de los migrantes importan pero si solo nos quedamos en la defensa teórica de ellos y no ofrecemos soluciones prácticas a problemas reales dejaremos que sea el populista el que lleve las de ganar.

Hoy Rodrigo Cháves anunció, de forma vaga e imprecisa que va a tomar medidas restrictivas en materia migratoria. Por cierto, una práctica muy parecida a la de su antecesor Carlos Alvarado, que anunciaba que iba anunciar, pues no precisó exactamente qué medidas, ni cuándo las va a presentar.

Como lo dije al inicio, él y su gobierno están en todo su derecho de hacerlo, pero los que estamos en la oposición debemos de exigirle, eso sí, que nos diga cuáles son, para analizarlas, estudiarlas y luego señalar si son buenas o malas; y proponer medidas propias. Hablar antes es tan irresponsable como calificar de bueno o malo algo que se desconoce.

A este gobierno ya se le van conociendo sus formas y es claro que ante la avalancha de migrantes venezolanos que nadie puede negar, o los casos de abusos laborales conocidos recientemente por unos dueños de un comercio y su origen extranjero es muy fácil hacer anuncios de este tipo, vagos e imprecisos, que ganan aplauso fácil y apoyo popular masivo.

Pero afrontarlo con histerismo y rasgándose las vestiduras es la peor de las estrategias. A los habladores se les enfrenta pidiéndoles hechos y medidas concretas.

Ahora sí señor presidente y ministros del ramo. Por favor déjense de anuncios rimbombantes de aplauso fácil y concreten qué van a hacer. ¿Que pueden hacer ustedes como poder ejecutivo desde sus competencias y qué debe de pasar por trámite legislativo? ¿Qué es algo realista que se puede hacer respetando la legalidad nacional y los tratados internacionales suscritos por este país? ¿Cuenta Costa Rica con una policía de fronteras lo suficientemente robusta para poder parar los flujos migratorios y cuánto cuesta? ¿Es realista hacerlo en un país pobre si ni siquiera países o regiones como EEUU y Europa con todos sus recursos y tecnología lo pueden hacer? ¿Qué conversaciones y acciones multilaterales se están tomando con otros países para afrontar un problema que nos sobrepasa como país? ¿Tiene el gobierno cuantificada la carga que significa para el país la reciente migración venezolana? ¿Sabemos tan siquiera cuántos son y qué características tienen?

Esas y muchas otras más son las preguntas que tanto la prensa, como la oposición política, debería de comenzar a hacerle al gobierno para llevar está discusión por un cauce serio y fuera del populismo facilón de mano dura contra los migrantes.

Reconocer que hay un problema y que hay que darle solución es el inicio pero si no se pasa de ahí, no deja de ser mera ocurrencia y palabrería. Repito, no es con histerismos o juicios a priori que se puede y debe de enfrentar esto con seriedad. Y menos con maniqueísmos.

Los que quieran ir por la vía de calificar al gobierno de xenófobo o violador de derechos humanos yerran de forma grotesca porque será muy fácil ganarles la batalla dialéctica desde el gobierno.

Pidamos por el contrario hechos, acciones,datos, planes serios y contribuyamos a la solución. Y no nos olvidemos tampoco exigirle al gobierno que nos diga también cómo va a seguir afrontando el tema del desempleo, pobreza y costo de vida, y no dejarnos distraer por un tema migratorio que sí, es necesario enfrentar, pero que no es la causa de todos los otros males que nos aquejan ya desde hace mucho tiempo.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...