Eduardo Brenes: Ministerio de Justicia miente sobre computadoras en cárceles

Es tiempo de informarse más e indignarse menos. Y de que escojan a personas serias y responsables en los puestos y se dejen de sus tergiversaciónes malintencionadas.

Eduardo Brenes Jiménez.

No puede ser posible tanta irresponsabilidad de un Ministro de Justicia que sea tan incapaz de poder leer e interpretar una resolución de la Sala Constitucional y prefiera tergiversarla de forma tal que induzca a la ciudadanía a creer que la Sala IV está ordenando darle una computadora con acceso a internet a cada reo de este país.

O es que es un idiota que no sabe ni leer ni conoce los principios básicos del proceso penal o es un malintencionado que quiere, al igual que su jefe y presidente, crear indignación y descrédito sobre las instituciones del estado de derecho para seguir manteniendo popularidad, pero no hacen nada para resolver y solucionar los graves problemas que aquejan a nuestro país.

Un reo acude a la Sala Constitucional a pedir tener acceso en un dispositivo electrónico para poder leer las resoluciones y notificaciones sobre su proceso penal. La Sala le pide al centro penal dotarlo de tal acceso. Algo básico a lo que tiene derecho cualquier imputado en un proceso penal, sobre todo en una época de digitalización, en dónde las resoluciones se emiten en un soporte digital. Eso puede hacerlo el centro penitenciario habilitando una o dos computadoras controladas por el mismo centro y facilitando que el reo pueda revisar, cuando existe, la notificación o resolución que emite el juzgado que maneje su caso.  Hacerlo así evita también tener que trasladar al reo al juzgado, con los costos y peligros que eso conlleva, para darle acceso de forma personal.

Pero el ministro prefiere montar un show y decir que lo que la Sala está haciendo es obligarlo a darle una computadora a cada reo. Y como nadie lee ni pregunta, y menos trata de informarse, prefieren indignarse y pensar que lo que la Sala dictaminó fue que le dieran una laptop a cada reo donde, con acceso a internet, puede pasar sus días en la cárcel viendo YouTube, chateando con los compas y extorsionando gente desde la reforma.

El trolerío chavista rapidito hace un Tik-Tok y todo mundo se indigna con el poder judicial y la Sala IV. Los medios irresponsables y porristas sincronizados del gobierno como el Guardián o el Mundo reproducen la imbecilidad proferida por el ministro y hacen creer a la gente que eso es así. Se crispa el ambiente, se polariza y se hace un discurso de indignación con el que se identifica la gente y mantiene la popularidad del gobierno. La receta es harto conocida y funciona muy bien a los populistas.

Pero lo más triste es comprobar que gente inteligente o estudiada caiga en el juego. Porque que un descerebrado X salga en una red social cualquiera a repetir semejante mentira, vaya, uno lo medio pasa, pero que gente con preparación lo reproduzca demuestra cuan mal estamos y como la verdad importa cada vez menos. Lo que importa es el relato.

Mientras no ejerzamos con responsabilidad nuestra ciudadanía, mientras tengamos prensa que haga que sus periodistas indaguen, pregunten y no solo comuniquen sino también eduquen, seguiremos viendo a irresponsables como el ministro, que seguramente se mimetizan con los modos de su jefe, diciendo semejantes burradas.

Es tiempo de informarse más e indignarse menos. Y de que escojan a personas serias y responsables en los puestos y se dejen de sus tergiversaciónes malintencionadas.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...