Eduardo Carrillo Vargas: Los riesgos del populismo y las dictaduras: como superarlos -“Notas de Tato”


Eduardo Carrillo Vargas,(Ph.D. Administración).

La totalidad de la pág. 23 le dedica La Nación (3/3/24) al artículo del analista internacional, Sr. Carlos Murillo, titulado América Latina podría ser escenario de Batallas. Concretamente, dice el Sr. Murillo: “Es importante distinguir entre política de defensa y política militar. Costa Rica no puede adoptar la última, pero sí establecer y mantener una clara política de defensa”.

El antecedente de esa “política de defensa” se encuentra en la reunión que el Gral. Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, sostuvo en Nicaragua con representantes de 4 países “amigos”: Nicaragua, Bolivia, Cuba y Venezuela, en los cuales, en conjunto con otros de ALC, “hay una necesidad de apoyar a los estados latinoamericanos… sometidos a la presión por parte de Estados Unidos y sus aliados en la defensa de su soberanía e independencia”. Dos hechos merecen énfasis: el papel de nuestro vecino y el alcance de la pretensión rusa: toda la region de América Latina.

No me parece que Costa Rica deba distraer sus recursos en “establecer y mantener una política de defensa”, porque tiene problemas internos que deberían concentrar su atención, aunque sea inevitable ‘tomar nota’ de hechos imposible de ignorar. Pero es necesario entender que la principal razón por la que los 4 países mencionados han caído bajo la influencia rusa ha sido por sus fracasadas democracias, que tanto nos cuesta reconocer. Lo cual es cierto para Costa Rica y el resto de la region de ALC.

En efecto, en todos nuestros países la pobreza, la desigualdad y el deterioro de la clase media ha sido el detonante de un entorno de inestabilidad y graves conflictos internos. De una manera general, las estructuras de nuestra institucionalidad están dominadas por la corrupción y los intereses especiales de una minoría acaudalada, que prefiere el manteniendo del statu quo y el dominio sobre la clase política y los principales medios de comunicación/información. Recordemos que nuestro principal medio fue creado por la oligarquía cafetalera y comercial para destruir las conquistas sociales de principios de la década de 1940.

Hay dos maneras de combatir el populismo y las dictaduras militares, cuyos objetivos son lograr niveles sostenidos de bienestar social y solidez institucional para resistir los embates de ambas tendencias. Uno, partir del reconocimiento de que nuestras democracias han fallado en sus objetivos centrales. Y, dos, reconocer la necesidad de una nueva democracia, bajo sólidos principios de equidad. Implica eliminar la pobreza, la desigualdad y el deterioro de la clase media, esta, sostén principal de la democracia, ligada a la educación, la salud y el empleo digno.

Las reformas parciales no valdrán, como tampoco los modelos de desarrollo, en especial los empleados por la banca central que profundizan nuestras crisis. La independencia de algunos componentes del Estado debe dar lugar a la unidad nacional y de recursos requeridos por la nueva democracia. En el plano regional, es esencial la solidaridad para compartir los procesos y estrategias de renovación de las nuevas estructuras democráticas.

Frente a la evidencia de fracasos contundentes, es importante la innovación y construcción de una democracia en la que todos podamos creer y defender. Es también nuestro principal muro de contención frente a presiones internas y externas. Si lo ignoramos, el riesgo de las dictaduras y populismos seguirá presente en toda la región.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...