Eduardo Carrillo Vargas,(Ph.D. Administración).

Profundización de las crisis nacionales: Los graves problemas que enfrenta el país, al parecer, tendrán que esperar algunas décadas más. La retórica del presidente Chaves han encontrado firme respuesta de 8 expresidentes, con razón molestos por la calificación que hace el presidente, de la Costa Rica del 48 a la fecha, como una dictadura perfecta. Un enfrentamiento producto de posiciones injustificadas, porque, pareciera que lo que quiso decir el presidente es que desde el 48 hasta la fecha, la situación del país no ha cambiado y en esto tiene razón Chaves. El modelo neoliberal vigente en todos los gobiernos de los 8 expresidentes, con apoyo de los dos partidos tradicionales y fuertes presiones internacionales, ha fracasado. Los indicadores sobre pobreza, desigualdad y deterioro de la clase media son evidencia de ello. Esto surge en un entorno de confrontación entre actores como la CGR y los poderes legislativo, judicial y ejecutivo. La propuesta del referendo ha complicado las cosas y se empeorará si se le niega a la población. Los expresidentes ignoran otras realidades: que la democracia, actual e histórica, adolece de notables vacíos y no ha cumplido con su objetivo de bienestar colectivo, sin exclusiones.

La Democracia: habría que aclarar que entienden los 8 expresidentes por democracia. Una referencia del Dr.  Eduardo Lizano reconoce tres garantías fundamentales de la democracia: las económicas, las cívico-sociales y las políticas (1). No hay democracia plena si una o más de estas garantías fallan.

Durante el periodo al que se refieren las notas anteriores (1948-2024) durante el cual la pobreza se ha mantenido por encima del 20%, mientras la desigualdad crece en forma acelerada y la clase media se precariza. Por otra parte, durante la mayor parte de nuestra historia el poder se afincó en la clase cafetalera, cañera, comerciante y bancaria. A las grandes mayorías se les negó el derecho del voto, porque no tenían el nivel de ingresos requerido para su ejercicio. Además, el país celebra las conquistas de varios de nuestros presidentes, pero los más destacados gobernaron sin congreso: B. Carrillo, J. Mora y T. Guardia. También lo hicieron J. Jiménez en su primera administración y J. Figueres durante 18 meses. En conclusión, la historia nos deja acontecimientos que podemos calificar de democráticos, pero falta mucho para decir que tenemos una democracia plena, como sugiere algún medio, sustentado solo en la libertad de prensa.

Tarea pendiente: que debe cambiar. En estos momentos se discute la posibilidad de un referendo, uno de cuyos objetivos es rectificar las funciones de la CGR, que se han extralimitado al punto de cumplir funciones de gobierno. Hoy en nuestro país, el mayor aporte a la ingobernabilidad se deriva de un ejecutivo maniatado por un judicialismo extremo, por una variedad enorme de controles y, por la incapacidad de entender que también hay relaciones de interdependencia entre poderes, si queremos que los recursos todos se orientan hacia el propósito último de la democracia: bienestar sin exclusiones. También hay restricciones en nuestra arquitectura institucional. Más de 300 entidades públicas son ruedas sueltas que siguen un camino errático, porque no hay presidente que tenga la capacidad para coordinarlas e incorporarlas a la actividad nacional. Se ha violentado la capacidad de conducción sectorial con la creación de entidades de inferior jerarquía (adscritas, comisiones, etc.) y con ello la violación del principio fundamental de RECTORIA.

¿Es posible hacerlo? Algunos puntos importantes: 1) centrar todo sobre el factor humano; 2) unidad nacional; 3) superar ideologías y focalizar problemas y soluciones; 4) sustitución de liderazgos, gente joven para nuevos problemas; 5) rediseño institucional; 6) mayor equilibrio técnico-político.

(1) Después de la Pandemia: una visión de largo plazo. Dr. Eduardo Lizano

Eduardo Carrillo

Por Eduardo Carrillo

Ha colaborado con varios gobiernos, desempeñándose principalmente en el área de la salud pública. Laboró con organismos internacionales y es consultor. Analista y comentarista. (Ph.D. Administración).