El Agujero Negro de la Galaxia M87

Los agujeros negros son objetos cósmicos extraordinarios con masas enormes pero de tamaños extremadamente compactos

0

José Mª Moreno Ibáñez. 

Este agujero negro es el primero en la historia que ha podido ser fotografiado. Hasta ahora, aunque ya se habían anticipado por diversos físicos (Albert Einstein, Stephen Hawking), no se pudo ver ninguno. El que existe en nuestra galaxia, Sagitario A, al estar en el mismo plano de la observación, es muy dificil de ver (sería como mirar hacia el centro de un gran bosque estando el observador dentro del  mismo).

Crédito: Event Horizon Telescope Collaboration

La fotografía fue tomada por Event Horizon Telescope (EHT), un conjunto a escala planetaria de ocho radiotelescopios terrestres, y se anunció hoy (10/04/2019) apoyando una serie de seis artículos publicados en un número especial de The Astrophysical Journal Letters

La imagen EHT revela la sombra del centro galáctico de M87. Aparece como un anillo borroso, asimétrico y muestra un oscuro abismo de uno de los objetos más misteriosos del universo, un agujero negro.

Los agujeros negros son muy difíciles de ver. Su densidad es tan extremadamente grande que nada, ni siquiera la luz, puede escapar de ellos. Todo lo que llega hasta  el área conocida como el horizonte de eventos, quedará atrapado,  será absorvido por él (por eso no se puede apreciar la luz que haya sobre él). Pero algunos agujeros negros, especialmente los supermasivos que habitan en los centros de galaxias, como éste, para el que se ha estimado un diámetro de 38 mil millones de kilómetros (diámetro del Sol 1.392.000 kms), se destacan por acumular enormes discos brillantes de gas y otros materiales, por lo que pueden señalar su existencia.

El agujero negro que existe en el centro de Messier 87, una galaxia masiva en el cercano cúmulo de galaxias Virgo, a 55 millones de años luz de la Tierra, tiene una masa de 6,5 mil millones de veces la del Sol.

Galaxia M87. Crédito: Event Horizon Telescope Collaboration

La galaxia M87, a diferencia de las asombrosas espirales de la Vía Láctea, es de forma elíptica esferoidal, de tamaño mucho mayor que la nuestra, y aproximadamente 1.000 veces más masiva.

El EHT conecta telescopios de todo el mundo para formar un telescopio virtual del tamaño de la Tierra con una sensibilidad extrordinaria, sincronizados por relojes atómicos (técnicamente llamada interferometría), y una resolución sin precedentes, suficiente para leer un periódico en Nueva York desde un café en París.  Los petabytes de datos que obtienen se combinan posteriormente mediante supercomputadoras altamente especializadas, organizadas por el Instituto Max Planck de Radioastronomia y el Observatorio del Haystack del MIT, para obtener la imagen que vemos. En este proyecto han colaborado más de 200 investigadores.

Los agujeros negros son objetos cósmicos extraordinarios con masas enormes pero de tamaños extremadamente compactos. La presencia de estos objetos afecta a su entorno de manera extrema, deformando el espacio-tiempo y sobrecalentando y absorbiendo cualquier material circundante. Son fundamentales en la composición de las galaxias pues todas las estrellas y sus sistemas planetarios están en orbita de ellos, por lo tanto en movimiento, y si no fuera asi…

Referencias:

https://eventhorizontelescope.org/

AC 19/52

 

José Mª Moreno Ibáñez (AC 19/52),  es Arquitecto Técnico por la Universidad Complutense de Madrid.
Socio fundador de la Asociación de Astronomía “Astromares” (Sevilla-2007)
Aficionado a la Astronomía (especialidad Asteroides y Cometas).
Técnico en Astronomía por The University of Arizona (en realización)

 

Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...