El calentamiento del ártico no deja que el “hielo joven” se forme completamente

0
N+1. Casi todo el hielo que se está formando en los mares árticos rusos se está derritiendo, sin tener tiempo para llegar a la parte central del Ártico. Solo el 20% de este hielo alcanza la corriente transártica, mientras que antes del 2000, la mitad de todo el hielo joven la alcanzaba. Los resultados del estudio han sido publicados en Scientific Reports.
Los mares de Barents, Kara, Siberia Oriental y Laptev se consideran la cuna del hielo ártico: debido a las bajas temperaturas invernales, el flujo constante de los ríos siberianos y el fuerte viento de la tierra, allí se forma continuamente el hielo nuevo, lo que avanza lentamente en la parte central del Ártico.
Luego, todo se hielo se queda atrapado allí por la corriente transártica, que fue descrita por primera vez por el explorador polar soviético Peter Shirshov, que trabajaba en la estación de deriva del Polo Norte-1. Durante un par de años, la corriente transártica transporta hielo por todo el Ártico hasta el estrecho de Fram, entre Groenlandia y el archipiélago de Spitsbergen.
El calentamiento del Ártico
El calentamiento en el Ártico es más rápido que en el resto del mundo, y una de sus consecuencias visuales, además de una disminución general del máximo estacional de hielo en marzo, es una reducción en la proporción de hielo multianual en comparación con el hielo de un año. Si esta tendencia continúa, los científicos estiman que ya en este siglo el Ártico puede permanecer sin hielo durante el verano.
Ahora Thomas Krumpen del Instituto Alfred Wegener en Alemania y sus colegas utilizaron datos satelitales de 1998-2017 para observar la formación y el movimiento del hielo ártico desde los mares rusos hasta el flujo transártico. Según sus cálculos, al comienzo del período de observación, la corriente alcanzó aproximadamente la mitad de todo el hielo joven, y ahora el 80% se derrite, sin tener tiempo de llegar a la parte central del Ártico.
Los científicos estimaron el espesor del hielo en el Estrecho de Fram: en 15 años ha disminuido en un 30%, lo que significa que los témpanos de hielo se han vuelto más jóvenes. Además, ahora no se forma cerca de Lena y Yenisei, transportando una gran cantidad de sedimentos al mar, sino en el océano abierto (en el hielo hay menos precipitaciones).
«Nuestro estudio apunta a cambios extremos en el Ártico: el derretimiento del hielo marino en el Mar de Kara, el Mar de Laptev y el Mar de Siberia Oriental es ahora tan rápido y grande que vemos una disminución en la cantidad de hielo nuevo en el curso transártico», dijo Krumpen en un comunicado de prensa.
“Ahora, la mayor parte del hielo que cae en el Estrecho de Fram no se formó en los mares rusos, sino en el Ártico central. Estamos presenciando la avería de un importante transportador de hielo, que nos acerca al verano sin hielo en el Ártico», agregó el especialista.
El clima en el Ártico también afecta a otras regiones: anteriormente, los climatólogos estadounidenses mostraron un vínculo entre el calentamiento en el Ártico y los inviernos más fríos en Siberia; sin embargo, el cambio climático puede reducir este efecto a la nada.
Víctor Román.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...