El desempleo: el gobierno obligado a reaccionar

0

Lilliana Sánchez Bolaños., Politóloga (Msc.).

Tú, ¿Qué eres? ¿Rico o pobre? Muchos me dicen: yo soy pobre, y dicen la verdad. Veo a pobres que poseen alguna cosa, veo a otros que son totalmente indigentes. Pero, tenéis a uno que tiene oro y plata en abundancia. ¡Oh, si supiera cuán pobre es! Lo reconocerá si mira al pobre que tiene cerca de él. Por otra parte, cualquiera que sea tu opulencia, tú que eres rico, no eres más que un mendigo a la puerta de Dios.

San Agustín

El desempleo es uno de los temas que más preocupa a los costarricenses, de acuerdo con lo manifestado en sondeos de opinión ciudadana. Independientemente de los indicadores que se utilicen para su medición, es un hecho que el mercado laboral costarricense viene arrastrando dificultades para absorber la cantidad de hombres y mujeres que año a año van sumando la población en edad de trabajar.

La población desempleada en Costa Rica se estimó en 294.000 personas en el último trimestre de 2018, de ellas 148.000 eran hombres y 146.000 mujeres. Esto significa que el desempleo aumentó en 89.000 personas respecto al mismo periodo del 2017, según la Encuesta Continua de Empleo que lleva a cabo el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). La tasa de desempleo incrementó en 2,7 puntos porcentuales respecto a un año antes y se situó en 12%.

Durante este período se produjo un crecimiento más acelerado en la población desocupada, (más del doble), con respecto al incremento de la población ocupada, ello se reflejó en un aumento significativo del desempleo.

En cuanto al subempleo, se presentó un incremento interanual de 1 punto porcentual, respecto al mismo período del año anterior y llegó a 9%.

Según el Instituto, los datos denotan que la mujer tiene mayores niveles de subempleo que los hombres, 12,7% y 6,7%, respectivamente. Para las mujeres, el cambio interanual fue de 2,3 puntos porcentuales; mientras que el subempleo en los hombres se mantuvo sin cambios.

En cuanto a la problemática del empleo informal, el porcentaje de personas ocupadas fue de 44,9% lo que significa un aumento de 3,8 puntos porcentuales, con respecto al cuarto trimestre del año previo.  Este aumento según la Encuesta fue originado principalmente por las mujeres en la informalidad y los independientes con empleo informal.

La población ocupada con un empleo informal fue cerca de 971.000 personas, de las cuales 563.000 son hombres y 409.000 mujeres.

A la par de estos datos que realmente son vergonzosos, otro estudio del INEC, la Encuesta Nacional de Hogares que se publicó a mediados del mes pasado, nos indica que los niveles de pobreza aumentaron en el país. Efectivamente, el dato para 2018 muestra que el 21,1% de los hogares del país se encuentran por debajo de la línea de pobreza; esto equivale a 328.848 hogares.

 

Lo que debemos de tomar en cuenta es que no se trata de frías cifras sino que detrás de los datos hay personas, familias, con hijos, con necesidades que deben de atenderse, que sufren el dolor de la pobreza y del desempleo. ¿Qué sentido hemos tenido como país en ver crecer la economía si este crecimiento no impacta en la respuesta a las necesidades de la gente? ¿Cuándo entenderán nuestros líderes y jerarcas que en el diseño de las políticas económicas, el objetivo prioritario debe de ser la satisfacción plena de las necesidades de los habitantes?

Todavía estamos a tiempo como país de revertir la vida de miles de ciudadanos que día a día buscan cómo resolver sus mínimas necesidades. Urge la reconstrucción del diálogo. El gobierno tiene que actuar y no relegar más la atención a este tema que afecta a miles de personas.

La Costa Rica del Bicentenario debería ser la mejor ruta del gobierno para un nuevo Pacto Social.

 

De la misma autora le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...