El destacado papel del racismo en el atentado del 6 de enero en el Capitolio de EE.UU.

Hay poder en la verdad, y la verdad sobre el ataque del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de los Estados Unidos es esta: el racismo y el miedo a la creciente diversidad en EE.UU. estaban en el centro de la violencia. Aunque el entonces presidente Donald Trump alentó a los manifestantes a retomar la nación con el pretexto de detener la certificación de los resultados de las elecciones de 2020, el racismo estaba en las raíces de este movimiento y sigue incrustado en él.

Los alborotadores lanzaron descarada y orgullosamente insultos racistas contra los agentes de la Policía del Capitolio. Muchos ondeaban la polémica bandera confederada, que durante mucho tiempo fue un símbolo de los estados del sur que apoyaban la esclavitud y de los que promovían las políticas racistas posteriores a la Guerra Civil.  En el recinto del Capitolio y en sus alrededores aparecieron horcas y lazos que recordaban los linchamientos de negros, tantos símbolos de odio racial que el Washington Post recopiló una lista de los muchos que se vieron ese día. En conjunto, llevan a una conclusión general: que los atentados del 6 de enero tuvieron mucho que ver con la cuestión de la raza en Estados Unidos.

El problema es que muchos estadounidenses, incluso los indignados por el asalto al Capitolio, no lo reconocen. Pero no se puede ignorar el hecho de que un número considerable de estadounidenses blancos temen convertirse en una minoría.

Las investigaciones muestran que muchos evangélicos blancos, por ejemplo, no quieren vivir en un país religiosamente diverso, identificándose como nacionalistas cristianos. Una encuesta realizada en septiembre por el Public Religion Research Institute reveló que aproximadamente un tercio de los blancos encuestados cree que Dios concedió a Estados Unidos un papel especial en la historia de la humanidad y que la violencia patriótica puede ser necesaria para salvar a la nación. Estas sorprendentes estadísticas deben ser confrontadas como parte de cualquier esfuerzo para entender por qué ocurrió el 6 de enero y cómo prevenir un episodio de violencia similar en el futuro.

Los líderes nacionales también deberían hacer más para ayudar a cambiar las vidas de la comunidad negra y otros grupos que han sido históricamente oprimidos por el racismo. A pesar de la retórica del gobierno del presidente Joe Biden y de algunos miembros del Congreso, poco se ha hecho a nivel legislativo o a través del poder ejecutivo para mejorar las condiciones económicas, frenar la supresión de votantes o abordar una creciente presión para estudiar la cuestión de las reparaciones y la historia de la esclavitud en Estados Unidos.

La política y el miedo suelen impedir que los líderes se enfrenten a la inquietante verdad sobre las divisiones de la nación. Pero si los líderes estadounidenses están realmente comprometidos con la protección de la democracia, deben ser audaces y rápidos para abordar el racismo sistémico y hacer valer el derecho a la igualdad que fue tan descaradamente atacado el 6 de enero.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box