El indice del consumidor y su impacto en el ánimo de los ciudadanos

0

Lilliana Sánchez Bolaños., Politóloga (Msc.).

La Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica presentó el pasado mes de Febrero, una nueva encuesta del “Índice de Confianza de los Consumidores” (ICC) donde se refleja que la confianza aumentó entre los costarricenses, sin embargo, la incertidumbre se mantiene. La encuesta hace ver que la confianza de los consumidores aumentó siete puntos porcentuales sin embargo sigue siendo muy bajo por estar en 35, en una escala de uno a 100.

Es decir, los costarricenses se mostraron más positivos que hace 3 meses sobre la economía del país cuando el índice de confianza estuvo en el piso histórico. Los especialistas afirman sin embargo que para que la confianza sea saludable debe superar los 50 puntos es decir, aún debería incrementar 15 por ciento.

En Noviembre de 2018, la misma encuesta presentó el pesimismo más alto desde el año 2002 en que la Universidad de Costa Rica inició el análisis. Es importante señalar que aún en ese momento no se había aprobado la reforma tributaria  y el país vivía una gran incertidumbre.

Sin embargo la última encuesta a pesar de la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas presenta nuevamente un clima de incertidumbre no superado por los costarricenses. El ánimo sale del fondo pero sigue pesimista.

A pesar de que esta circunstancia permanece, el estudio sí evidencia que en cuanto a las expectativas de la situación económica personal, hay un giro positivo, pues desde febrero del 2016 se presentaba una percepción cada vez más negativa, situación que se revierte en la última lectura del estudio.

¿Y la calificación a la política económica del gobierno?

La encuesta revela que actualmente un 13,9% afirma que se está haciendo un trabajo bueno, un 30,1% dice que se hace lo necesario y un 52,7% que está haciendo un trabajo pobre.

Esta es la tercera calificación del tema en la actual administración y la diferencia de respuestas favorable arroja saldos negativos crecientes, pues aumentó de -28,7 a -38, 9 puntos porcentuales, por lo que se puede afirmar que esta valoración continua deteriorándose. Un 58,7% espera que el desempleo aumente y el 65% espera que aumente la pobreza.

El optimismo hacia la economía genera confianza entre los consumidores y, como consecuencia, aumenta el deseo de realizar gastos y contraer deudas. Por el contrario, la incertidumbre produce pesimismo y por ello se frena el consumo.

La confianza aumentó de igual forma en todos los grupos poblacionales, es decir, tanto por edad, sexo y niveles de educación. Sin embargo, este repunte no es suficiente como para ser considerado “optimista”.

Por ahora a pesar de que los ánimos se han calmado por el momento, los costarricenses debemos esperar qué pasará con los cambios que empezarán a regir en julio respecto al Impuesto de Valor Agregado y su impacto en materia económica y social.

Además debemos tomar en cuenta que tanto el precio de los combustibles como el tipo de cambio son factores que impactan directamente en el bolsillo de las familias y por ende afectan negativamente en la confianza.

 De la misma autora le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...