El momento histórico de España y Cataluña

0

Durante los últimos meses España se ha visto convulsionada ante los impulsos independentistas de Cataluña, que transitaron por un “referéndum” invalidado por la Constitución española y reprobado por las instituciones parlamentarias y judiciales.

Las fricciones se acentuaron a tal punto, que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puidgemont, un líder que accede a este alto cargo de manera indirecta, con el apoyo de sectores radicales decide al abrigo del Parlamento catalán declarar de manera autónoma la independencia, en un acto popular celebrado a lo extenso del territorio de esa comunidad autónoma.

No habiendo transcurrido muchas horas, la comunidad internacional en pleno comienza a manifestar su desconocimiento a la república recién declarada, repudia el rompimiento del orden constitucional y renueva su apoyo diplomático al Reino de España. Los primeros en hacer los países de la Unión Europea, seguidos de Estados Unidos, Canadá, Colombia y hasta Costa Rica, que por medio de su Cancillería en escueto comunicado de prensa señala:

“Costa Rica, a la luz de los acontecimientos de hoy en el Parlamento Autónomo de Cataluña, con la presencia únicamente de los partidos afines al gobierno regional, reitera que no reconoce ni reconocerá la declaración de independencia unilateral y confía en que el Gobierno español y sus instituciones democráticas garantizarán los derechos y libertades de todos los ciudadanos.”

Ante estos hechos, La Revista con el objeto de ahondar más sobre el tema –en desarrollo- ha solicitado criterios a dos de nuestros colaboradores: Mimi Prado, Diplomática, exembajadora de Costa Rica en El Salvador y Carlos Carranza, académico y analista internacional.

La independencia de Cataluña

Para Mimi Prado la posición es clara, tras un panorama tan convulso, la independencia de Cataluña no debe aplicarse como recurso ya que divide más a la sociedad, así no se podrá construir un país. Y por su parte esta región está ignorando que no recibirá apoyo internacional.

“Si viene una crisis económica muy grande y van a tener que hacer un gasto enorme en construir la institucionalidad que les proveía el Estado Español, frente a esto es un error grave la independencia catalana”.

Carlos Carranza por su parte, opina que para el observador pareciera que el presidente catalán no midió los impactos correspondientes a la declaración de independencia, sólo trató de reafirmar sus puntos de vista. No le dio cabida a la negociación, Cataluña sí tiene el derecho de autonomía, pero no dentro del actual esquema institucional, a su independencia.

“Esta declaración independencia puede llevar en el plano internacional a fortalecer los localismos y los regionalismos, los Estados modernos son una expresión, no solo de un grupo social, no solo de una comunidad, sino de muchas comunidades, si este fenómeno se da, tendríamos que separar Estados como Turquía o Estados del tamaño de países europeos donde hay varias nacionalidades”, contextualiza Carranza.

La comunidad internacional en este momento, no está dispuesta a reconocer situaciones tan complejas como los regionalismos, situación que se da en Cataluña y mucho menos en el resto de países europeos. Que la Unión Europea se ha pronunciado que este conflicto catalán no se debe propiciar. 

La destitución de autoridades catalanas y la convocatoria a elecciones para el 21 de diciembre

El artículo 155 de la Constitución Española, indica claramente las vías de Gobierno del Estado para controlar la actividad de las Comunidades Autónomas, situación que contempla mecanismos para establecer dispositivos de control subsidiario, de carácter excepcional o extremo y alcance coercitivo de forma que obliga a la región a cumplir forzosamente sus deberes.

Cuyo artículo se aplica por primera vez y el Gobierno Español actúa inteligentemente para convocar a elecciones.

“Este momento no queda más que aplicar el 155, España no puede dejar que Cataluña, sin el apoyo de la mayoría de su gente, porque debemos recordar que el 50% de los catalanes están en contra de la independencia y que hace unos años era una minoría muy grande la que estaba por la independencia, que pasó a ser el 30% con esta manipulación que se dio en los últimos años, y que en realidad se convierten un poco más, casi el 40% cuando se dan los actos de reprehensión a las manifestaciones de los independentistas” opinó Mimi Prado.

El artículo 155 de la Constitución Española, afirma también que solo en dos ocasiones el Gobierno lo aplica y es cuando la comunidad no cumple las obligaciones que la Constitución u otras leyes impongan o cuando se actúe en forma que atente con el interés general de España.

Como ningún Gobierno Español ha aplicado dicho artículo, tiene consecuencias desconocidas, que a la vez se pueden prever, pero congresistas resaltan que no provocaría reacciones peores que las que pretenden evitar.

“La aplicación del artículo 155, posiblemente era mejor buscar alternativas de mayor diálogo, tomar decisiones de transición y no llegar al punto que se llegó, sin embargo, recordemos que el mismo parlamento catalán había tomado una posición parecida, que no fue avalada ni por el partido popular, ni por el Partido Socialista Catalán y otras fuerzas”, expresó Carlos Carranza al respecto.

Hasta dónde los argumentos de los separatistas justificarían lo actuado

La situación política catalana, la corrupción y la imposición de medidas duras durante la crisis económica, provocó que esta región culpara a España de lo que sucedía.

Nos dice Mimi Prado, que España otorgó mayores beneficios hacia Cataluña que hacia otras comunidades:

“Decir que España se llevaba los dineros de Cataluña cuando incluso durante de la crisis, los catalanes recibieron hasta el doble que otras comunidades de parte del gobierno central, es incorrecto. Con la justificación del nacionalismo se quiso olvidar los temas de corrupción y el bajo control político del momento”.

Por el otro lado, el Gobierno de Rajoy interpuso un recurso de inconstitucionalidad a un estatuto aprobado, que llevó a referéndum en toda España, este les daba mayor gobernabilidad y control a los catalanes en relación al Gobierno Central. Situación que dio pie a la crisis.

“Rajoy que también tiene problemas políticos y de poco control y que no tiene mayoría para gobernar, resulta que también le convenía mucho la crisis con Cataluña, porque de esa manera juntaba voluntades a su favor, sin embargo, ambos tienen problemas serios al no poder parar ya los trenes a toda velocidad, hasta que chocan. Los argumentos de los separatistas no justifican lo actuado, los argumentos del gobierno central no se justifican”.

En estos momentos de la historia los separatistas -para Carlos Carranza-, no contienen criterios fuertes, en una Europa que tiende a levantar fronteras, en un mundo cada vez más globalizado, los separatismos no son la respuesta. Reclamar mayores grados de autonomía y respeto por tradiciones, culturas, lenguas y credos sí que tienen cabida en los tiempos actuales. 

“Ellos deberían fortalecer a una España dinámica, con sistemas de mayor descentralización administrativa y política, pensar en mini Estados dentro de España, es volver casi a la época feudal y volver a situaciones complejas.”, sugirió.

Según Carranza, en los hechos hay una mala lectura de algunos separatistas, ya que algunos radicales catalanes. Los momentos de la historia son diferentes, cuyas fuerzas no son el monarquismo, ni la dictadura, se están enfrentando a la posibilidad de que España construya una sociedad más integrada y fortalezca la institucionalidad.

Impacto en el plano internacional

Cataluña, actualmente no está midiendo el impacto en el marco internacional tras una declaración de independencia opina Mimi Prado. Esto además de los aspectos políticos tiene serias implicaciones económicas, como ha quedado demostrado con la salida de alrededor de 1.800 empresas por la falta de seguridad jurídica en que queda Cataluña.  En lo político la comunidad internacional y particularmente Europa, ha sido clara y se rehúsa a tales acciones.

«Para la Unión Europea nada cambia. España sigue siendo nuestro único interlocutor». El rotundo mensaje del presidente del Consejo Europeo Donald Tusk La UE no reconoce la independencia de Cataluña. Fuentes del Consejo (el organismo que representa a los Estados miembros) añaden que los Tratados «solo reconocen a España y a su Gobierno como miembro y único interlocutor en todos los asuntos relacionados con España, su territorio y su Constitución» UE.

En una situación así no debe aplicarse la independencia como recurso de una sociedad tan dividida. En esas condiciones no se puede construir un país, pero además los catalanes están ignorando el que no recibirán el apoyo de Europa, no van a ser aceptados en Europa, si viene una crisis económica muy grande”

Cataluña para Carlos Carranza lucha por identidad propia, pero no se puede negar al Estado Español como punto de partida ante el mundo. El desarrollo catalán necesita de relaciones con las otras regiones de su propio país, con países europeos, el Continente americano, Asia y el resto de centros estratégicos de la diplomacia y el comercio internacional.

 “Sobre el impacto en el plano internacional, creo que ya hay una primera reacción que es de los países europeos contraria a esta situación, porque si esto se da, ellos tendrían que establecer una serie de condiciones regionales y podría llevar a una pérdida de estabilidad político y macroeconómica. En los mismos Estados Unidos no ha habido un apoyo a este tipo de secesiones que va en contra de lo que podríamos llamar un Estado”.

Mucho menos Rusia que busca unificar Estados de lo que fue la Unión Soviética. Igualmente es el caso de China y el Reino Unido.

Por tratarse este tema de un hecho político reciente y en desarrollo, donde día a día surgen nuevos acontecimientos, habrá que estar al tanto de los pasos de Puidgemont, autodeclarado presidente de la República de Cataluña, en estos días de visita indefinida en Bruselas, decidió entregarse a las autoridades belgas al tener orden de captura por parte de España y al encontrarse en prisión la mayoría de ex gobierno catalán.

Sin embargo, el hito más relevante sin duda será el de las elecciones convocadas por el gobierno español, para el 21 de diciembre de este año con el objeto de renovar el Parlamento y escoger a los nuevos gobernantes de la Comunidad catalana, reinstaurando todos los derechos al autogobierno.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...