El presupuesto del 2018 (IV). Evitemos los simplismos.

Notas al tema

0

Guillermo E. Zúñiga Chaves.  El presupuesto se refiere a los gastos del Gobierno Central. Pero el aparato público incluye otras instituciones que tienen lógicas financieras distintas. Me refiero a las Instituciones Públicas Financieras (ejemplo: bancos o el INS)  y a las Instituciones Públicas No financieras (ejemplo: ICE o Recope).

Estas otras instituciones públicas atienden negocios y brindan servicios, por los que cobran precios, tarifas o tasas. En lugar de estar en manos privadas, que también cobrarían por esos servicios, en Costa Rica una buena parte son propiedad del Estado.  Buscan la rentabilidad como lo haría cualquier otra empresa. Digamos que desde el punto de financiero, “deben verse solas”.  Si lo hacen con eficiencia, es otro tema, muy importante desde luego.

ENTONCES LO QUE ESTÁ APRETADO ES EL GOBIERNO CENTRAL. El presupuesto del Gobierno Central incluye los gastos de los ministerios, del TSE, del Poder Judicial (que incluye al OIJ), de la Asamblea Legislativa , de la Presidencia de la República, de la Contraloría y de la Defensoría,  Regímenes de Pensiones con cargo al presupuesto y Partidas Específicas.  A todo lo anterior hay que sumarle los gastos por el servicio de la deuda que, como ya expuse, se está llevando casi la tercera parte del presupuesto.

Y para no crear confusión, anoto que esas Partidas Específicas se llevan  ¢ 2.000 millones, monto insignificante comparado con los ¢ 9.3 billones  del total del presupuesto. No pasa lo mismo con las transferencias  destinadas a las pensiones, que suman ¢ 954.000 millones, prácticamente un 10% del total del presupuesto. O con el Ministerio de Educación que se lleva ¢ 2.5 billones, un 27% del total.

TRANSFERENCIAS. A través de los ministerios, se canalizan cerca de ¢ 3.3 billones (35% del total) en  transferencias a instituciones como el PANI,  la CCSS, al IAFA, al ICODER, a FODESAF, para el Programa Avancemos, para becas, para el CONAVI, para los municipios, para las Juntas de Educación, para los comedores escolares, para las universidades, las ya citadas pensiones. En fin, una larga lista.

¿ALCANZA? La prensa informa que los diputados que están viendo este presupuesto en la Comisión de Hacendarios, han expresado preocupaciones porque los recursos para Seguridad no alcanzan, o más serio, que el dinero presupuestado no va a alcanzar para todo el año entrante. ¡Vaya contradicción! Al tiempo que se pide que se corte el gasto, ahora se acusa que lo presupuestado no va a alcanzar. Debe estar claro que si quieren atender “ese temor”, van a tener que autorizar gastos mayores,  lo cual obligaría a aumentar, aún más,  el endeudamiento que ya es insostenible.  Y conste que uno de los recortes que se hicieron fue bajar los gastos de capital (las inversiones) en  -17%, como ¢ 122.000 millones menos que en 2017.

PRESUPUESTO BASE CERO. Por eso cuando se dice que lo que debemos hacer es recortar el gasto, sin señalar cómo, cuáles y en qué monto, esa es un posición simplista y hasta cierto punto evasiva. He sostenido que el gasto debe  revisarse; pero debe hacerse con criterios y señalamientos claros y justos.El país debe entrar de inmediato a realizar un ejercicio que se conoce como “Presupuesto Base Cero”.

Es cierto que es un proceso complejo, que toma tiempo y exige un gran apoyo político. Pero es la mejor forma de hacer una revisión detallada y ordenada de los gastos. El proceso consiste en arrancar el análisis del presupuesto desde cero, y partir de ahí revisar cada una de las partidas, cada una de las asignaciones  y revisar si ese gasto se justifica o no. Se hace caso omiso de las obligaciones creadas por ley (esas también se revisan)  y en la medida de lo posible,  se evalúa la eficacia que han tenido esos gastos.

CONCLUYO. Entre más tarde empecemos con este proceso, más desordenado y doloroso va a ser el ajuste. Los candidatos a la Presidencia deben pronunciarse de inmediato, pues de no actuar, este es el panorama que se van a encontrar.  Si no les gusta esta idea, propongan algo mejor. Y olviden las encuestas por un rato.

Guillermo E. Zúñiga Chaves
Académico, economista, Ex Ministro de Hacienda y Ex Diputado
http://notasaltema.blogspot.com/
30/10/2017

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...