El problema no es el gasto alto, sino el elevado costo

Y mientras nos concentremos en contener o reprimir el gasto, no solo no vamos a controlar realmente el gasto, sino que vamos a seguir teniendo servicios públicos malos e insuficientes.

0

Fernando Herrero Acosta, Economista,

Algunas personas han señalado que es necesario reducir el gasto público. Creo que ese no es el problema.

Primero, hay que recordar que el gasto público es insuficiente para que el Estado proporcione los servicios que los costarricenses queremos con un nivel de cobertura y calidad adecuados. La educación preescolar tiene baja cobertura, la primaria y la secundaria no dan la calidad que los estudiantes tienen derecho a recibir. Las largas colas de la CCSS significan que no se está prestando el servicio en la cantidad y la calidad que se requiere. El crecimiento de las universidades privadas en general se debe a que las estatales no aumentaron la cobertura de sus servicios y les dejaron el campo.

Segundo, el gasto nominal ha crecido en forma desmedida porque los COSTOS han aumentado sin control, en especial los costos laborales. Ha habido aumentos en la contratación y en las remuneraciones, que hacen que dar los servicios sea demasiado caro. Y entonces es muy difícil aumentar la cantidad de servicios que se prestan. Basta con ver los recientes reportajes sobre los salarios de los magistrados comparados con los del resto del mundo, o los de los administrativos de las universidades, o de los médicos de la CCSS. Son planillas muy caras y hacen que no se puedan dar más y mejores servicios.

Y mientras nos concentremos en contener o reprimir el gasto, no solo no vamos a controlar realmente el gasto, sino que vamos a seguir teniendo servicios públicos malos e insuficientes.

Es un círculo vicioso y odioso.

El autor es economista, fue Viceministro de Planificación, Ministro de Hacienda en dos ocasiones y también ha sido Regulador General en la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos.

Comentarios

Cargando...