Eli Feinzaig: No a esta «extinción de dominio»

Corresponde simplificar y fortalecer esa figura y usarla para decomisar los bienes producto del ilícito debidamente comprobado en juicio penal, con todas las garantías constitucionales. No tiene sentido crear una figura nueva que permita a las autoridades burlar dichas garantías.

0

Eli FeinzaigEconomista.

No existe tal cosa como el «derecho» a demostrar el origen lícito de mis bienes; ahí precisamente reside la perversión de la extinción de dominio. Por el contrario, eso equivale a quitarme el derecho que tengo sobre mi propiedad, invirtiendo la carga de la prueba y violentando el principio de inocencia.

Reconozco y entiendo que la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado y otros delitos sofisticados es difícil y desigual, pero sacrificar los derechos de los ciudadanos y socavar las bases de la democracia no nos va a hacer estar mejor.

México y Colombia (desde 1996) tienen leyes de extinción de dominio. ¿Erradicaron o al menos redujeron significativamente el narcotrafico? Argentina y Brasil tienen figuras de extinción de dominio contra la corrupción. ¿Son por ello menos corruptos?

En ambos casos, la respuesta es un rotundo NO. Pero los cuatro, y otros como El Salvador y Honduras que también la han adoptado, son países que figuran muy por debajo de Costa Rica en los índices de democracia. ¿Son esos los ejemplos que queremos emular?

Reitero, no existe tal cosa como el derecho a demostrar que lo mío es mío. En una sociedad DEMOCRÁTICA corresponde a quien acusa aportar las pruebas y demostrar la culpabilidad del acusado. Jamás al revés.

El nombre que reciba la figura que decide la extinción de dominio -juez, fiscal, policía- no es relevante. Un juez que no tiene que respetar las garantías procesales ni los derechos constitucionales y humanos no es un juez en el correcto sentido de la palabra.

Existe en Costa Rica la figura del comiso, que permite confiscar los bienes mal habidos de las personas sentenciadas. Sospecho que la legislación complica mucho el procedimiento y por ello a menudo no se usa, permitiendo al convicto quedarse con el producto de su actividad delictiva.

Corresponde simplificar y fortalecer esa figura y usarla para decomisar los bienes producto del ilícito debidamente comprobado en juicio penal, con todas las garantías constitucionales. No tiene sentido crear una figura nueva que permita a las autoridades burlar dichas garantías.

 

Eli Feinzaig.
Economista, consultor y empresario. Liberal, demócrata y librepensador.
Presidente del Partido Liberal Progresista.  
#SoyLiberal

 

Del mismo autor le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...