Elizabeth Jiménez Núñez: Tradición política y discurso detrás del PSD

Gracias a los medios de prensa, a los funcionarios públicos, a estructuras como al Informe Estado de la Nación, porque están manteniendo una orden dentro de la tradición democrática, funcionando como representantes de un grupo social más amplio y complejo.

0

Elizabeth Jiménez Núñez, Abogada y escritora.

Un titular de un artículo de News Mundo describió a Rodrigo Chaves como un polémico economista que pretendía hacer un cambio radical en la política tradicional costarricense.

En el medio de prensa France 24 se manifestó: «denuncias y sanciones han sido mancha en la carrera de Chaves y el escándalo más sonado. Sin embargo, esto no impidió convencer a muchos costarricenses que apostaron por un político y un partido que no hace parte de la tradición política tica».

Ambos medios destacaron la palabra «tradición» y es innegable que la actuación del actual gobierno ha sido verdaderamente particular, partiendo del nombramiento de Joselyn Chacón como jefa de campaña del partido circundante (PSD) Progreso Social Democrático, definitivamente una figura no tradicional que disputaba una candidatura a la diputación por San José en el quinto lugar de la papeleta.

Pero lo más significativo de todo es que, Joselyn sería una pieza clave para Chaves, y es claro que en todas y cada una de las apariciones públicas del mandatario, la funcionaria está ahí, al pie del cañón, se observa una estrecha relación de confianza y de apoyo entre ambos, así es como vamos armando el rompecabezas.

Pero partamos de la tradición, o bien de su aniquilamiento, en una entrevista que le hizo el medio Elmundo.cr, a la actual jerarca Chacón, manifestó lo siguiente: «confío en llevar a la presidencia a don Rodrigo Chaves y al equipo más preparado e íntegro, para así eliminar la corrupción que han fomentado por muchos años los partidos tradicionales».

La tradición marca la idea de la permanencia de una comunidad en el tiempo, según Madrazo Miranda la tradición ha dejado de ser sinónimo de conservadurismo, y lo explica muy bien en su texto: habla de que se ha dado una revalorización de lo tradicional; «así se ve que la tradición es un signo indeleble de la identidad cultural, de lo vernáculo, y de la riqueza cultural de la humanidad».

Joselyn Chacón nos aterra con su proceder, una y otra vez, sobre todo por el margen amplio de apreciación dentro del ejercicio de sus potestades discrecionales muy cuestionable, y pobremente fundamentado en su papel como funcionaria pública, bajo el amparo y el escudo protector de Chaves Joselyn se ve a sí misma como un individuo invencible y su seguridad y aplomo públicamente no solo es terrorífica sino desmedida.

Quizá la gota que derramó el vaso,  y me llevó a escribir este artículo, fue su última actuación política, al emitir un oficio en el cual prohibía a los funcionarios del Ministerio de Salud, brindar declaraciones o información sin antes contar con la aprobación respectiva de los jerarcas del Ministerio de Salud» y para darle mayor relieve a su actuación, cuando los medios de prensa la increparon sobre la anulación del silencio impuesto por oficio, dijo sin pestañear: «Para mi lo importante es indicar que lo que hay es un voto. La sentencia no esta redactada, esta en tramite de redacción».

Para nadie es novedad el secretismo con el que ha intentado manejarse este gobierno. Lo que no tenía contemplado el actual partido en su tarea titánica del aniquilamiento de la tradición, es que la respuesta de un sector de la Administración Pública se convierte en una de las mayores hazañas construidas y heredadas de nuestra tradición política, y es que, existe una mayoría vigilante, sacando pecho y velando por mantener y garantizar una cierta estabilidad dentro de nuestra tradición democrática (seguridad jurídica).

Gracias a colectivos como lo es la prensa nacional se ha mantenido la bandera en movimiento; los medios de prensa que no se chupa el dedo y que han sacado fuerza para no dejarse amedrentar, recordemos que la tradición la realizan individuos, pero no es un fenómeno individual. No es fácil traerse abajo una tradición histórica donde ha prevalecido el respeto a los derechos fundamentales, y el sistema ha demostrado que los funcionarios que actúan bajo los parámetros de legalidad, constitucionalidad y transparencia no se dejan golpear por actuaciones arbitrarias y acuden al aun vivo, sistema de pesos y contrapesos que opera para ponerle un alto a las barbaridades del aniquilamiento de «la tradición».

Gracias a los medios de prensa, a los funcionarios públicos, a estructuras como al Informe Estado de la Nación, porque están manteniendo una orden dentro de la tradición democrática, funcionando como representantes de un grupo social más amplio y complejo.

Y para concluir, ojalá que doña Jocelyn atienda esta humilde recomendación, no puedo dejar de mencionar a Don Luis Paulino Mora, nacido en la misma tierra de la ministra, la tierra de Puriscal, debería leerse un magistral texto en memoria del Dr. Luis Paulino Mora titulado: DERECHO PENAL Y CONSTITUCIÓN y ponerle atención a un postulado que reza La naturaleza del Derecho Procesal Constitucional. Para reflexionar al mejor estilo de la tradición lo que dice Madrazo Miranda: «El sentido profundo de la tradición no es solo la perpetuidad de la vida sin más, el mero vencimiento del tiempo, sino la prolongación indefinida del grupo social a través del tiempo».

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...