Elliot Coen: El palco subestimando al gallinero

Figueres, Chaves, ustedes tiene una enorme responsabilidad ante la ciudadanía, no pequen más, sean transparentes sinceros y comprometidos con el país, basta de  discursos vacíos y de la demagogia electorera, hagan bien las cosas. Recapaciten sobre sus defectos y supérense como personas ante un reto que va más allá de defectos que no tiene que profundizarse.

0

Elliot Coen Riba, Consultor.

Si hay algo cierto que aún muchos, sobre todo algunos políticos tradicionales, se niegan a aceptar es que hay una campaña política que se libra en los canales tradicionales: los partidos, la prensa, la academia, las cámaras, los sectores como acostumbran a llamarlos y otra, otra campaña que se libra en las redes sociales. Algunas veces alineada con la primera y otras totalmente desvinculada de los seres pensantes.

Esa brecha entre el palco y el gallinero se vio evidenciada en esta campaña política. Curiosamente los que saben de política, el palco, fueron quienes pusieron los temas en la prensa, los debates, las entrevistas: el ladrón y el acosador. Creyeron, algunos creímos, que la decisión política pasaría por este dilema moral. No fue así.

La realidad fue otra. Se eligió, entre veinticinco opciones, a dos candidatos cuestionados por conductas del pasado. ¿Por qué?

¿Una sociedad enferma? Tal vez. Sería una forma de explicar el resultado. Sin embargo, creo que es más sencillo que eso.

Antes de intentar responder démosle un vistazo a lo que ocurrió en estos 4 meses de campaña en ese gallinero que llamamos redes sociales.

Inicialmente en  los 4 meses de campaña oficial hubo un cuarto millón de menciones a los candidatos José Ma. Figueres, Fabricio Alvarado, Rodrigo Chaves, Lineth Saborio y Rolando Araya. La línea roja representa las menciones negativas y la verde menciones positivas. 19.1% de menciones positivas, 22.5% de menciones negativas. Apenas el 40% del gallinero estuvo conectado con las elecciones. Los temas morales que el palco puso a discusión solo le disgustó a un 22% de la comunidad digital, el resto pasó de ello.

Un 26% de las menciones se recogieron en Twitter y un 71% en Facebook. Los picos corresponden a hechos que ocurrieron en la campaña como el caso Diamante, la publicación del Wall Street Journal sobre el caso de acoso en que se vió involucrado el candidato Chaves entre otros pocos disparadores que movieron la discusión política.

Lo cierto es que la gente, el electorado, nunca se subió al tren de las elecciones. Como un posible mal matrimonio lo dejaron pasar hasta el 6 de febrero en que un 60% del electorado salimos a votar.

Un 44% de quienes votaron decidieron que elijamos entre dos candidatos: Figueres y Chaves. Ambos tienen un oferta en común: se presentaron como los preparados para gobernar, uno por haber ya sido Presidente y el otro, por su paso por el Banco Mundial, aunque ambos a la vez levantan sendos sentimientos de rechazo por serios cuestionamientos morales y éticos.

Experiencia, por eso se encantó el elector el primer domingo de febrero.  El tema moral fue simplemente un taxi que le sirvió a Chaves para ganar reconocimiento y a Figueres para llevar su mensaje a más personas de las que pudiéramos imaginar, aunque pareciera que en realidad les resulta a sus estrategas poco de fiar el taxi en cuestión,

En este gráfico vemos el alcance (reach) que lograron estos candidatos con picos de 50 millones en la última semana. Es decir que estuvimos expuestos a 10 post por habitante en una semana. Eso, se logra con dinero (pauta) y con un ecosistema digital que distribuya el contenido. Alvarado fue el único que lo tenía, los demás no. Sus redes fueron muy bien manejadas.

Sorprende como la candidata Saborío no invirtió en las redes, no entendieron ni supieron usarlas.  A mi juicio, la razón de que no estuviera en la segunda ronda estaría por ahí. Sus estrategas se equivocaron alejándose de las redes sociales con la intención de protegerla de memes y ataques. Una vez más, los del palco, subestimando al gallinero.

Las redes sociales arremetieron contra Rolando Araya el 15 de noviembre cuando se dio el allanamiento de algunos alcaldes por el caso Diamante, incluído su hermano Johnny. Definitivamente este hecho perjudicó a Araya. El gallinero se pronunció.

Fabricio, por su lado, gastó en grande y por ello, logró los alcances que logró, muy similares a los de Figueres pero, en él, no había la experiencia que intentó vender y por ello no se tradujo en votos. Se vendió como arroz con pollo bien preparado y no es más que gallo pinto, la mona aunque de seda se vista, mona se queda. Una vez más, el palco subestimando al gallinero quien si sabe distinguir entre un actor y un estadista.

Las predicciones de todo mundo fueron muy variadas ante un escenario inédito y frente a un alto índice de abstencionismo según lo registraron varias encuestas. Sin embargo, creo que la radiografía que nos. brindaron las herramientas de monitoreo de las redes sociales, si reflejaron el sentir del electorado,el cual fue desatendido por los estrategas apegados a conceptualizaciones del siglo pasado.

Por lo anterior, es importante para ejemplificar, señalar que el Social Engagement que nos interesa es una KPI (Key Perfomance Index) fundamental en todo análisis de la información de redes sociales. Básicamente mide el grado de fidelidad o compromiso que tiene una comunidad con su marca, en este caso con el candidato. En este cuadro vemos a Figueres muy exitoso y a un Araya, a partir de diciembre por encima de los demás. ¿Algo nos dice eso? Si. Definitivamente.  Una vez más Lineth Saborío muy por debajo de sus contrincantes a pesar de que contaba con la bendición del electorado en las encuestas que circularon. ¿Qué pasó? La cúpula del PUSC y/o su estratega no entendió la importancia de las redes sociales y no invirtieron correctamente en ellas. Lineth Saborío tuvo su momento, como lo señalé una vez, pero su cúpula no lo aprovecharon, no leyeron la información que brindaban las redes sociales.

Con una sociedad frustrada (35% de la población está deprimida), la gente no se levanta pensando en lo importante que es para el país, ser amigo de Richard Branson o si, un eventual Presidente, será bien recibido en las oficinas del Banco Mundial.

Los del gallinero, me incluyo en ellos, lo que necesitamos es saber si nuestros ingresos alcanzarán para lo básico, el alquiler o la hipoteca, si nuestros hijos tendrán la educación que tuvimos nosotros, si nos sobrará un poquito para ir a la playa en vacaciones, si nos sobrará, como sociedad, unos colones para que 1 de cada 4 ticos no pase hambre, si la pensión por la que cotizó la recibiré. Los del gallinero lo que queremos es que no perdamos 4 horas al día en un autobús para ir a nuestros trabajos a ganarnos un salario que no nos alcanza.

Si de verdad los candidatos Figueres y Chaves quieren que la gente se monte en el tren de las elecciones, conquístenlos, con propuestas a soluciones reales para sus necesidades. De políticos rajones estamos hartos, de promesas incumplidas cansados, de trapos sucios empachados. En un meme leía uno de estos días: «Queremos nuevas mentiras».

El 6 de febrero el elector nos recordó, a todos quienes estamos en política de una u otra forma, que, al fin de cuentas, los pecados del pasado, pertenecen al pasado. El pueblo tico nos comunicó, en silencio, lo que Jesús: el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. En fin, nos dijo, que las elecciones no son para elegir un santo sino un hombre, pecador como todos, que nos saque de este atolladero en que nos metió en 8 años el PAC y el Covid.

Figueres, Chaves, ustedes tiene una enorme responsabilidad ante la ciudadanía, no pequen más, sean transparentes sinceros y comprometidos con el país, basta de  discursos vacíos y de la demagogia electorera, hagan bien las cosas. Recapaciten sobre sus defectos y supérense como personas ante un reto que va más allá de defectos que no tiene que profundizarse. El mensaje del pueblo el pasado 6 de febrero fue contundente, quieren cambio y propuestas, van más allá de preferencias partidistas, buscan un líder capaz y consecuente con los principios propios de la ciudadanía costarricense.

Así las cosas: ¿Cuál de estos señores cumplirá con nuestras aspiraciones? ¿A cuál de estos señores elegiremos el 3 de abril?

Lo veremos.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...