Elliot Coen: El presidente Chaves, el pobrecito

Posiblemente mucha de la furia del presidente contra sus ministros viene por los pocos logros alcanzados por su administración. Él debe saber, que su “popularidad” está haciendo malabarismo entre una percepción que hoy le favorece y una realidad que no le acompaña que, tarde o temprano, se hará evidente.

Elliot Coen Riba, Consultor.

A principios de agosto realizamos una investigación sobre el costarricense, el presidente Chaves, entre otros temas. Para esta investigación usamos herramientas de neurociencia aplicada a la política. En este artículo les quiero compartir algunos hallazgos que encontramos que nos pueden dar algunas pistas de cómo el costarricense está percibiendo lo político, particularmente al presidente Chaves y a su gobierno.

Cómo hemos visto, los métodos tradicionales de investigación no están prediciendo los resultados de los procesos electorales. Muchos dirán que las encuestas se están equivocando. Los dos casos más recientes fueron las candidaturas de Arévalo en Guatemala y la de Milei en Argentina. Esto ocurre, no porque los métodos de investigación tradicionales sean malos, sino porque el ciudadano, no está respondiendo con la certeza que se desearía, muchas veces, porque el ciudadano, no dice lo que piensa porque no sabe lo que siente. Las encuestas, por ejemplo, indagan desde lo consciente mientras que la neurociencia nos permite recabar información del ciudadano desde el subconsciente. Una gran diferencia que nos ayuda a entender, con mayor certeza, la respuesta del ciudadano ante una pregunta cualquiera. Con la neurociencia podemos limpiar las respuestas “equivocadas”.

Por ello implementamos un Estudio Neuro que registró, procesó y analizó por medio de algoritmos la respuesta neurofisiológica, fisiológica, biométrica y analítica visual, a partir del impacto provocado por 46 variables específicas, obteniendo 3000 datos por minuto, para la construcción de la percepción emocional sobre cuatro objetos de estudio, entre ellos, el costarricense y, el presidente Rodrigo Chaves y su gobierno. En este articulo sólo compartiré algunos hallazgos sobre la percepción que tiene el costarricense sobre Rodrigo Chaves y su gobierno.

Me sorprende sobremanera cómo muchos análisis políticos que se han publicado siguen extrayendo conclusiones desde la figura del presidente y de su gobierno, desde su propia perspectiva profesional o, desde la perspectiva del político y no desde la perspectiva del ciudadano.

Para los que hacemos política digital la única perspectiva válida en el análisis político es la del ciudadano o elector. La política moderna no se centra en el político sino en el ciudadano.

Insisto que, la información que obtuvimos del ciudadano y que aquí comparto, es la percepción que tiene el ciudadano, en este caso, sobre el presidente Chaves y su gobierno. No es lo que yo crea, desde mi área de conocimiento, sino, que aquí se trata de lo que el ciudadano piensa y siente (consciente y subconscientemente) sobre el presidente Chaves y su gobierno.

El Estudio nos reveló que el presidente Chaves a principios de agosto tiene una valoración positiva del 67% del costarricense. Datos similares a algunas encuestas que han circulado pero que no deben cogerse a la ligera. Vamos a escudriñarlos.

¿Cómo es posible? Se preguntarán muchos si es un malcriado, un grosero, no tiene resultados tangibles. Recurrentemente me hacen la pregunta de ¿Por qué Chaves tiene tan altos índices de aprobación?

Precisamente las respuestas a esas preguntas si las podré responder gracias a los hallazgos que pudimos extraer con aplicando la neurociencia en nuestra investigación política.

Cómo verán el 67% que tiene una percepción positiva del presidente Chaves es porque el personaje les provoca excitación emocional (Excited en inglés). Podemos traducir que para el 67% de los costarricenses la figura del presidente provoca entusiasmo mientras que para el 33 % provoca disgusto.

La pregunta que hay que hacerse aquí es ¿Qué les emociona del presidente Chaves a los costarricenses? Respondiendo esta pregunta entendemos de dónde es que viene la aprobación que tiene el presidente Chaves.

Para ello, les dimos a las personas 5 rasgos positivos y 5 negativos del presidente Chaves que, previamente habíamos definido que podrían aplicársele.

Ahí encontramos que para el 27% de los costarricenses el presidente Chaves es una persona trabajadora (1), para un 23% es Intolerante (2) y para un 17% es Astuto (3), para otro 17% Inteligente (4) y para un 16% de los costarricenses es Honesto (5).

Del lado derecho del cuadro vemos la emoción que provoca en cada entrevistado el atributo que le asignaron al presidente. Cuando se trata del atributo de trabajador (1), el ciudadano se emociona (Excited), la Intolerancia (2) del presidente Chaves provoca felicidad en un 23% de los costarricenses, el que sea astuto (3) para un 17% sorpresa, y para el 17% que lo considera inteligente (4) provoca miedo. El atributo Honesto (5) provoca disgusto.

Es decir, que la percepción que ha logrado el presidente Chaves instalar en el inconsciente colectivo de trabajador es válida para el 27% de los costarricenses. Esto lo logra anunciando con bombas y platillos sus giras a Limón y Guanacaste por ejemplo o cuando aparece dando instrucciones al ministro Amador de que debe “apurar” la obra en La Galera o la Lima en Cartago entre otros muchos ejemplos de comunicación tendiente a instalar en el costarricense que el presidente Chaves es trabajador.

El atributo de intolerante que es un atributo negativo para una persona “políticamente correcta” provoca felicidad en el 23% de los costarricenses. Cuando indagamos más en la investigación nos encontramos que para el 23% de los costarricenses este atributo naturalmente negativo, es positivo para ellos, toda vez que les refleja una persona sincera, que dice las cosas como le parece, sin filtros.

Con respecto a que el presidente Chaves es astuto (3) causó sorpresa en un 17% de los costarricenses. No obstante, es una sorpresa que no mueve emocionalmente ya que esta cercana al centro donde se ubican los sentimientos neutros.

El atributo de Inteligente (4) que, naturalmente es positivo en este caso provoca una emoción negativa ya que el costarricense lo asocia con miedo. Un 17% de los costarricenses considera que es inteligente, pero les da miedo el uso que Chaves haga con su inteligencia ¿De qué será capaz? Es la pregunta que les asusta.

Pudimos concluir con respecto a Chaves que el alto índice de aprobación no está sustentando sobre él, sobre su liderazgo, mucho menos sobre logros tangibles, sino, sobre su estilo de gobernar y de comunicar por un lado y, por el otro, por características propias del costarricense que es mayoritariamente optimista y que siempre está dando oportunidades a quienes se equivocan. Chaves está disfrutando de la cultura del “pobrecito” típico del costarricense. Sus índices de aprobación vienen por ahí.

Esto lo confirmamos cuando procedimos a indagar sobre el gobierno del presidente Chaves.

El 48% de los costarricenses considera Bueno el gobierno de Chaves, un 21% es malo y para un 31% de los costarricenses le resulta indiferente. Mayoritariamente el gobierno de Chaves es desaprobado.

Ahora bien, cuando nos vamos a las emociones vemos que el 48% de los que dicen que el gobierno es bueno el nivel de excitación al calificar el gobierno de bueno provoca en los costarricenses una aprobación tímida mientras que el enojo que provoca en los que consideran que el gobierno de Chaves es malo es más fuerte, mucho más fuerte.

Si vemos la valencia que se muestra en el sentimiento global (gráfico inferior izquierdo) observamos que tiende hacia lo negativo.

Claramente, el costarricense, esta mayoritariamente, desaprobando el gobierno de Chaves. Cuando preguntamos sobre la perspectiva de futuro nos encontramos con los siguientes datos:

Es decir que, el costarricense en un 53% quiere cambio de cara al proceso presidencial del 2026. Evidentemente si la aprobación que tiene Chaves fuese vinculante con el gobierno y el futuro que los costarricenses esperan no estarían pensando, los ticos y ticas, que se dé un cambio.

Cuando vemos la emoción que despierta en el 47% de los costarricenses que desean continuidad vemos que es sorpresa. Parece ser que ellos, los que aprueban positivamente el gobierno de Chaves, no se esperaban que el rumbo de el país fuese el que llevamos. Están sorprendidos. Esta emoción es muy volátil toda vez que fácilmente, a falta de resultados tangibles, de logros medibles, esta sorpresa que es hoy positiva puede desaparecer de un día a otro. Contrariamente a la aprobación que tiene Chaves cuyos positivos provocan emoción, excitación. La exaltación que provoca Chaves es más parecida a la de un enamorado mientras que la que provoca el gobierno es más parecida a la que provoca una persona que apenas conocemos.

Es decir que atribuir la aprobación que presenta Chaves al gobierno no es lo correcto, ya que claramente el costarricense siente diferente sobre Chaves y su gobierno.

Los que quieren un cambio para el 2026 son el 53% de los costarricense cuya emoción generada durante la respuesta es miedo, es decir que, el costarricense, un 53% de los costarricenses, están asustados por el rumbo en que va esta administración.

Cuando validamos el sentimiento Global vemos que la emoción provocada de cara a la perspectiva de futuro es negativa.

Chaves se beneficia de la cultura del pobrecito que nos es propia a los costarricenses y por ello, sus índices altos de aprobación personales. No hay nada tangible que lo sostenga. Eso le debe quitar el sueño al presidente Chaves, sin duda.

Posiblemente mucha de la furia del presidente contra sus ministros viene por los pocos logros alcanzados por su administración. Él debe saber, que su “popularidad” está haciendo malabarismo entre una percepción que hoy le favorece y una realidad que no le acompaña que, tarde o temprano, se hará evidente.

Cuando la figura del presidente salga del escenario público, este gobierno, se derrumbará.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...