Elliot Coen: Que no nos engañen los encuestados

Hay que destacar la necesidad de comprender que la aprobación de un líder político puede estar más relacionada con su estilo personal en lugar de su desempeño como gobernante

 

Elliot Coen Riba, Consultor.

Quienes estamos en este oficio de la consultoría política sabemos del culto al “Dios Encuesta” que muchos le profesan.

Sin duda, son una herramienta de investigación y de seguimiento importantísima pero que, en estos tiempos en que lo político no goza de “una sana reputación”, no están teniendo la capacidad predictiva que tuvieron en el pasado. Ejemplos de los grandes desaciertos son los resultados de las encuestas que hemos señalado en estas páginas varias veces. Hoy, no es ese el tema.

El tema que hoy quiero compartir es el cuidado que debemos tener con las conclusiones que saquemos de las encuestas actuales porque, no son las encuestas las que nos podrían estar engañando, sino los encuestados. Especial cuidado debemos tener quienes hacemos estrategia de campaña porque fácilmente podemos caer en errores estratégicos que pueden llevar al fracaso a nuestros clientes. Hoy en día estamos obligados a ir más allá de los porcentajes que nos dicen las encuestas y, por suerte, la tecnología actual nos ofrece posibilidades para ello que antes era inimaginables.

En estos días que el CIEP hizo pública su encuesta me han llamado algunas personas aún sorprendidas del índice de aprobación de Chaves. Lo que más me horrorizó es que algunos, ligeramente, se lanzan a proponer estrategias de “ataques” sostenidos contra el presidente Chaves para “bajarlo” de esa “aprobación” que las encuestan le dan, ya que enfrentarlo directamente es la única manera de bajar su popularidad.

¡Cuidado! Antes de cargar los misiles contra Chaves respondamos preguntas como estas: ¿La aprobación a Chaves es una aprobación a su gobierno? ¿Qué realmente le está aprobando el ciudadano a Chaves? ¿La aprobación de Chaves es un deseo de continuidad?

La aprobación a Chaves claramente surge de todas las mediciones a la fecha que no es una aprobación a su gobierno. La encuesta del CIEP da una aprobación positiva del 53% al gobierno y de un 57% al presidente, lo cual pone en evidencia que son dos cosas distintas. En ambos casos sufrió una disminución importante con respecto a la anterior medición de abril de este año. La tendencia, sin duda, es a la baja, tanto de la figura del presidente cómo de la gestión de gobierno. La aprobación de Chaves es alta pero ya no tanto y la del gobierno es aún menor. El camino lento o rápido hacia el precipicio es claro.

Concretamente sobre la aprobación a Chaves el mismo estudio del CIEP nos da unas luces importantes cuando comparten las razones particulares por las que aprueban la gestión del presidente Chaves y ahí, sobresalen, las características personales del presidente Chaves como “ser confrontativo”, “autoritario”, impone “su voluntad”, entre otras.

Confirma lo que nuestro Estudio Neuro de agosto pasado determinó: la aprobación a Chaves no es a su gestión como presidente sino a su estilo, a su forma de gobernar. Esta es una revelación fundamental que considerar a la hora de pensar en una estrategia de contraste contra el presidente Chaves.

Entre las razones particulares que tienen las personas que no apoyan al presidente Chaves, nuevamente no dan razones relacionadas con sus logros o ausencia de ellos como gobernante, sino rasgos de su personalidad. Ahí le atribuyen características negativas como “mentiroso”, “corrupto”, “autoritario” entre otras. Una vez más rasgos de su personalidad y no de su gestión como gobernante. Otra revelación fundamental que considerar para definir cualquier estrategia.

Hay que tener claro, visto estos datos, que la aprobación hacia Chaves no está ligada directamente con sus logros como presidente, sino con su personalidad para gobernar.

Lo que está diciendo el encuestado es que le “gusta” el estilo Chaves para presidente. Punto. Es decir que si aplicamos los arquetipos de Jung a la política podríamos decir que el encuestado quiere un Rebelde como gobernante. Resalto que “sigue queriendo” un Rebelde como gobernante. Se decantó por esa personalidad antisistema en las elecciones presidenciales pasadas y lo sigue haciendo en su gran mayoría, aunque es cada vez menos propenso a esa personalidad.

Chaves tiene su voto duro, en el “Reaccionario” (cómo hemos llamado a uno de los perfiles de costarricenses que diseñamos para efectos de comunicación política). Esta característica de algunas ticos y ticas representa el 32% de la población nacional.

Ese “costarricense reaccionario” que, es mayormente masculino, y que el CIEP también lo confirma que apoya a Chaves, es el que anda por nuestras calles en carro o moto y te manda un “madrazo” si te le atraviesas. Es el que “putea” por todo, se “queja” de todo. Es el que reacciono con enojo por todo. Es, el mismo, que anda en las redes sociales, con su discurso de oído, odio a todo y a todas y todos. Es el diputado que, a pesar de lo terrible que es haber roto el récord de homicidios, se ríe de ello con “que buen número para jugar a la lotería” (Diputada oficialista Ada Acuña). ¡Después preguntan porque la reputación del congreso es tan raquítica!

En esa personalidad “enojada” tiene Chaves su tierra fértil. ¿Cómo la abona? Siendo uno de ellos, echándole la culpa a otros, quejándose de nuestra institucionalidad, peleándose con todos de la misma forma que lo hacen sus “similares” en nuestras calles y redes sociales. Siendo un buscapleitos. Cada vez que lo “enjachen” en la calle, le griten un improperio, le hagan la “seña” está siendo objeto de un ataque de un seguidor de Chaves. Le puede poner la firma a eso.

En consecuencia, error estratégico sería, enfrentarse a él. Hacerlo es el mismo riesgo que correría en la calle si se le enfrenta al “malcriado” que le insulta en las calles. Muy bien lo expresa la sabiduría popular “cuando uno no quiere dos no pelean”. Si a mí me piden consejo como estratega les diría que no se metan con Chaves, poco a poco se ha venido desinflando y así continuará mientras su gobierno no tenga logros que mostrar. Enfrentarlo es atizar un fuego del que los costarricenses, en un 85%, no quieren más. (Todos los políticos deberían evitar difundir mensajes de odio en sus comentarios,85% muy de acuerdo, Cuadro 14, Informe CIEP).

Distinta estrategia aplicaría para el gobierno y sus jerarcas. Ahí otro gallo cantaría. Sin duda, estamos obligados, los costarricenses a pedir cuentas a nuestros gobernantes y ellos a dárnoslo. Las promesas incumplidas, las mentiras, los actos de corrupción, el manejo indebido de recursos públicos, el crimen y el narcotráfico en ascenso debe señalarse en voz alta si no queremos convertirnos cómplices de una mala administración.

De cara a las cantonales que en un par de semanas se nos vienen encima, quienes están corriendo por una alcaldía deberían dejar a Chaves fuera de la narrativa. A esa fiesta no lo inviten.

Obviamente no le va a gustar. Él ha estado tratando de convertir esas elecciones en un referéndum sobre su gestión. Quienes le adversan deberían de tener cuidado de no subirse al cuadrilátero donde él está esperando para soltar sus manotazos. Las cantonales no son de su dominio, no deben serlo. No muerdan el anzuelo que por varios partidos intenta lanzar para convertir a Chaves en un protagonista del proceso municipal.

La política, nos guste o no, es más simple que lo que muchos creen. Se trata simplemente de los ciudadanos y sus necesidades.

El encuestado, es decir, el ciudadano, analiza lo político desde otra perspectiva, no subido en un pulpito académico o mediático, sino mirando su billetera vacía, añorando el empleo que no encuentra, viendo cómo sus esperanzas de una vida mejor se desvanecen conforme pasan los días. Esto, una vez más, la encuesta del CIEP lo confirma. Limón que fue la única provincia que ganó Chaves hoy no lo quiere, simplemente, porque Chaves no ha llenado los zapatos que le pidieron ponerse. El encuestado castiga las promesas no cumplidas. De ahí el descrédito que tiene la política.

La desaprobación de Chaves en el ciudadano de Limón, Puntarenas y Guanacaste, es decir, el ciudadano que le dio los votos a Chaves para que ganara la presidencia, es contundente. Un dato que confirma que han perdido la esperanza que una vez pusieron en el presidente Chaves.

Los encuestados también podrían engañar a muchos aspirantes a alcaldías, vice alcaldías, regidurías que igualmente se apresuraron a correr al “Partido de Chaves” porque “la aprobación es tal que va a arrollar en las próximas cantonales”. Craso error. Las elecciones municipales son harina de otro costal. Lo que ahí van a encontrar es una mina vacía. Ahí no está el oro que les va a asegurar sus “chambas”.

El encuestado que va a votar en las próximas cantonales va a votar por su vecino, el dirigente que conocen desde chiquito, que lo han visto “joderse” en una Junta de Educación, en un Comité Cantonal de Deportes o en una Asociación Comunal. El que saben de qué está hecho, al que no le comen cuento, el que saben quiénes eran sus padres, de donde vienen y para donde van.

Por eso, el candidato liberacionista tiene ventaja, sin duda. El candidato del PUSC también y los de algunos partidos cantonales que igualmente tienen historia, historia con sus comunidades. Si, porque las cantonales no se trata de “bateadores emergentes”, sino de esos líderes y lideresas locales, que han estado ahí siempre, luchando porque recojan la basura, le hagan un parque, un gimnasio o una cancha en su barrio, mejoren una calle o invitando a empresas a instalarse en sus distritos para generar empleos y oportunidades a su gente.

Recapitulando, diría que hay que destacar la necesidad de comprender que la aprobación de un líder político puede estar más relacionada con su estilo personal en lugar de su desempeño como gobernante, de ahí que con el cerebro frío no hay que caer en la trampa de enfrentar directamente a líderes populares en lugar de centrarse en sus gobiernos y menos mezclar estos escenarios políticos con procesos electorales locales, donde las necesidades y preferencias de los ciudadanos son muy distintas.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...