Emilia Fallas: El sector cultura que muera

Insisto, limitarlo a la diversión, además de ofensivo, es el abordaje más liviano que podría hacer el Gobierno en este momento de crisis.

0

Emilia Fallas Solera, Académica y editora.

Hay que reconocer que en este Gobierno se ha hecho una excelente labor, sin precedentes, por parte del sector salud, encabezado por el Ministerio de Salud y la CCSS, sus jerarcas y funcionarios —que esta pasará como un gran logro en la historia costarricense–, y es una razón por la que aún podemos presumir de uno de los mejores países en atención de la salud de Latinoamérica y entre muchos del mundo; incluso de países con altos niveles de desarrollo humano.

También hay que anotar los esfuerzos que han hecho los funcionarios de la mayoría de instituciones por sostener el barco en esta crisis que ha llevado ya casi dos semanas de un trabajo y coordinación súper ardua para mantener el equilibrio, en lo que sea posible, con nuestras poblaciones de atención. Pese al caos organizacional que esto implica, los funcionarios han tratado de hacer sus esfuerzos y ver cómo se atiende la emergencia de la mejor manera. De esto doy fe porque en esto hemos estado sin descanso hasta las noches y fines de semana la mayoría de los que tenemos algún vínculo con instituciones públicas, como debe de ser, pues esta es la prioridad que nos tiene que ocupar en este momento.

Pero también yo soy parte de un importante sector que ha estado en vilo: el subsector editorial del/sector cultura: y de nuevo, aquí es donde la burra botó a Jenaro.

Con mucha preocupación he visto que la respuesta ante esta enorme crisis que se le ha ocurrido al Gobierno es que los artistas, bibliotecas, etc. abran opciones en línea para ENTRETENER A LA POBLACIÓN mientras que estén en sus casas.

Vayamos por partes:

  1. ¿Ya el Gobierno pensó quienes van a entretener a los artistas, escritores y colaboradores que vienen detrás en las colas de producción cultural cuando venga el caos del desempleo y bancarrota para la mayoría emprendimientos del sector literario y cultural que viven solo de la producción del libro o del bien cultural?
  2. ¿Es la respuesta llenar un formulario en SICULTURA que de una vez dejará lista la información (datos del sector) y el trabajo —de la forma más completa que se haría en toda la administración a costa de la necesidad del sector— de las estadísticas país en el sector cultura?
  3. ¿Cuál estrategia puntual ha pensado la cartera de Cultura para reactivar específicamente al subsector editorial y la industria del libro?

Yo considero la producción literaria y cultural con una profundidad y seriedad cien veces mayor que su mera función de entretener y de mantener datos estadísticos.

La literatura, las expresiones artísticas y culturales tienen una función más importante en el desarrollo de los pueblos: tiene funciones sociales, cognitivas, provocadoras del pensamiento para la interpretación y desarrollo de las naciones, entre muchas funciones más que cualquier persona sensata y con conocimientos básicos las sabe y no es necesario repetir aquí.

Yo siento ofensivo poner a mis autores y a los colaboradores que están en la cadena de producción, a que se pongan a entretener al pueblo mientras el sector se va desplomando: primero un IVA el año pasado que deja fuera y desmotiva la producción literaria y creativa, luego un panorama anual desolador ante una crisis severa por la emergencia nacional/mundial y un Estado que tiene el tema del libro y la cultura como su última prioridad.

Detrás de cada editorial hay una cadena sumamente afectada: autores, ilustradores, diagramadores, librerías, correctores y filólogos, imprentas (y la gente que trabaja en ellas que es bastante), colaboradores en promoción y distribución; y así, músicos, artistas, el sector del teatro, de la danza, artesanos, gestores, entre muchos más que solo dependen de su actividad, que deberán enfrentar planillas, despidos, deudas adquiridas para su producción, y el sinfín de detalles y acciones que hay detrás.

Incluso, con esto no solo me refiero a la producción cultural privada, también incluyo a la producción editorial y artística que se genera desde el mismo Estado: vienen muchos meses de estancamiento y poca movilidad de los bienes culturales.

Ahora bien, estoy segura de que el gremio, que además hace usualmente la actividad de las letras, las artes y la cultura con mucho amor y vocación —como siempre— no se negará a «entretener al pueblo». Yo misma deseo que estos días de cuarentena la pasen leyendo mucho, pero entro en esta dualidad y sigo sintiendo ofensivo minimizar la producción cultural a esto en un Estado en el que usualmente, cada emprendimiento, cada artista, escritor o gestor ha tenido que hacer lo que puede por sus propios medios y recursos: con mucho esfuerzo individual, sin el reconocimiento de su producción como debería de ser y el posicionamiento ante la sociedad del verdadero valor e impacto social y económico que el sector ha tenido y tiene para el país.

Seguiremos siendo un número en las estadísticas de gestión de un Gobierno, a pesar de que nuestros productos culturales salen en esencia de los presupuestos, esfuerzos, voluntades, amor y recursos propios de los emprendedores culturales.

Así, también abro a todos esto que escribo, que además sé que recoge el sentir de la mayoría de colegas editores, emprendedores, escritores y artistas y no solo mi pensamiento.

Está bien, disfruten y entreténganse en la cuarentena, me alegra que en tiempos de crisis reconozcamos el valor de las letras y la producción artística y cultural, pero sepan que detrás de ese libro que está a la par de la taza de chocolate o café hay un esfuerzo y un beneficio mayor para el país que entretenerlo.

Insisto, limitarlo a la diversión, además de ofensivo, es el abordaje más liviano que podría hacer el Gobierno en este momento de crisis.

Si le interesa recibir información diariamente:


Emilia Fallas Solera.

Directora editorial en Letra MAYA y docente universitaria. Graduada en Literatura y Lingüística, Administración Educativa, doctoranda en Pensamiento Latinoamericano. editoresmaya@gmail.com

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...