Emmanuel C. Prado: Alarma en los recortes a la educación pública del país, tendencias y trayectorias del Gobierno

Ministra de Educación Pública, Anna Katharina Müller da signos de un giro en la política educativa. Pero tendencias recientes, parecen profundizar un modelo austericida en la materia.

0

Emmanuel C. Prado, Politólogo.

El Gobierno ha estado esquivando los señalamientos de múltiples sectores en muchas direcciones: algunos muy importantes provienen del sector educativo. Las demandas después de la pandemia de COVID-19, como la brecha digital, la profundización de la pobreza, el rezago en matemáticas y español: son cuestiones que distorsionan la realidad educativa del país en términos de planificación de políticas públicas.

Lamentablemente, los grandes perdedores terminan siendo el estudiantado que queda bajo el cerco de tiro, entre los recortes del gobierno, y los fusiles críticos del sector magisterial que exige mejores condiciones laborales. A todo este contexto se suma un cambio de gobierno con tintes autoritarios y que ha tenido una acogida popular muy alta. Según algunos estudios de opinión, la popularidad de Rodrigo Chaves en la segunda más alta de toda la región Latinoamericana.

Todo este contexto en estos primeros meses de gobierno, son un “reacomodo” de cómo se comportará el gobierno en las diferentes carteras. El tema educativo es indispensable para no sufrir un declive en el futuro de generaciones que se enfrentarán a escenarios de empleabilidad cada vez más competitivos y en contextos de urgencia para la reactivación económica. Por ello su importancia, y el factor que es tremendamente relevante es, como decía la abuela “sin cacao no hay chocolate”, los recursos económicos para el próximo año 2023.

Según las más recientes señales del MEP, existe una tendencia recortista en términos de gastos fijos para operar. Ejemplo de ello, es la recolocación de 234 funcionarios que trabajan como supervisores del Ministerio en Centros Educativos y Direcciones Regionales. Se suma a esto, la reciente suspensión de contratos de alquileres con algunos conglomerados económicos como el BCT, Edificio Raventós, entre otros aún no anunciados. Este ahorro que el gobierno quiere generar, a dónde se dirige: ¿hacia un hincapié recortista en materia educativa, o realmente a la eliminación de algunos contratos jugosos que han beneficiado por años a manos de privados?

La experiencia con este Gobierno es que, si bien Chaves tiene un norte definido de desestabilizar las élites económicas actuales, o por lo menos, amenazarlas: no tiene la menor preocupación en generar él, nuevos grupos igual con jugosos intereses. Para ello podemos visualizar fuertes inversiones en su campaña política, por ejemplo del empresario exliberacionista, Calixto Chaves.

Si sumamos a lo anterior la petición que ha realizado el Consejo Nacional de Rectores (CONARE) a la ministra de educación para que convoque a la Comisión de Enlace para que negocie el FEES desde el pasado 07 de Julio, es también de interés en la dimensión educativa. Las reacciones de la ministra ante esas solicitudes han sido totalmente ninguneadas, y por el contrario, ha sido contundente la agenda de la ministra en las celebraciones de la Anexión de Nicoya en Guanacaste.

A esta misma petición, se suma la Asamblea Legislativa que está tramitando con la firma  de 11 legisladores(as) una moción para externar a la ministra la necesidad de que convoque a la mesa negociadora del FEES. Dicho órgano normalmente se convoca entre junio y julio para negociar el presupuesto para las universidades públicas.

Todos estos indicadores, nos lleva a pensar que tal hermetismo, opacidad, omisiva voluntaria, son altas posibilidades de que el presupuesto destinado a la educación pública este año sea realmente un recorte solapado. ¿Por qué motivos?

Desde la administración de Luis Guillermo Solís, que el FEES se negocia de manera anual, siempre que las negociaciones empiezan tarde o se ven con poco avance a finales de Julio, provocan recortes o disminuciones significativas en el presupuesto para las universidades. Para el sector magisterial del MEP, todavía prevalece un estancamiento en relación con 1200 plazas que desde el 2019, están estancadas por la no aplicación de pruebas de idoneidad, esto agrava lo que se conoce como interinato prolongado, que profundizar la precaridad laboral del talento humano en cualquier trabajo.

Y probablemente la alarma que más debe prendernos en este escenario, es la inflación anual presentada entre el 2021-2022, que refleja un incremento del 10.6% (desde el 2009 no se ven estas cifras de inflación).

Este escenario va camino en contracorriente de las mejoras presupuestarias que requiere la educación en el país. Vamos a visualizar en las próximas fechas, por motivo de la discusión del presupuesto 2023, si el presidente y su gabinete no sufren un desgaste generalizado producto de decisiones donde tocará decidir entre la educación, o bien entre otros sectores que también, con gran agravo, han vivido una tormenta durante la pandemia de covid-19.

En ANEP hemos estado realizando un trabajo importante dando seguimiento a temas importante para el Magisterio Nacional. “Plataforma Lyra” es una iniciativa que busca promover pensamiento crítico en torno a las mejoras país para la educación. Puede seguir más información en este enlace.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...