Emparejar la cancha: misión imposible

0

Dennis Meléndez Howell, Economista (Ph.D.).

Los señores diputados rechazaron, nuevamente, emparejar la cancha impositiva para acercarnos un poquito a un esquema más justo de pago de impuestos, al eximir discriminatoriamente a las cooperativas del pago de impuesto de renta, siendo, muchas de ellas las actividades más lucrativas del país. Con eso han cometido una enorme injusticia con los demás costarricenses que debemos llevar la enorme carga fiscal de un aparato estatal gordo e ineficiente, sobre nuestras espaldas.

Es inaceptable este tipo de discriminación a los grupos empresariales más grandes de este país. El importe sobre la renta grava lo que los mismos cooperativistas llaman apropiadamente “excedentes”, es decir, lo que les sobra después de haber pagado todos los costos de producción, incluyendo las remuneraciones a sus propios agremiados. Por lo tanto, ¿Cómo pueden aducir que eso perjudica su producción o su capacidad financiera?

Uno de los principios fundamentales de las cooperativas es la ausencia del fin del lucro como objetivo. Los “excedentes” se llaman así porque es resultado “accidental” de su actividad, por el hecho de que “han cometido errores” a la hora de fijar los precios de venta de sus productos.

¿No es más que justo que contribuyan de eso “que les sobra” con el financiamiento de los gastos del estado, que a ellos también benefician, con los bemoles que a todos nos afectan de la ineficiencia estatal, pero al que todos los demás contribuimos?

El modelo cooperativo, como lo han demostrado grandes empresas como la Dos Pinos, Coopevictoria, Coopesa, múltiples empresas financieras, agroindustriales (como cafetaleras, paperas) y de generación y distribución de electricidad, es más que exitoso, por sí mismo. No hay razón para que los demás costarricenses les tengamos que llevar parte de la carga que a ellos corresponde, que están, más que muchos, en capacidad de pagar pero que se suma al agobio que los demás pagamos.

Estas injusticias son las que manchan las acciones para tratar de resolver nuestro gravísimo problema fiscal. Entre todos debemos empujar para sacar la carreta del barreal. No se vale que algunos se monten en ella.

 

Comentarios

Cargando...