Ernesto «Che» Guevara: Mesa redonda en el IESTRA

El Ché Guevara no se dejó seducir por puestos, cargos, favoritismos ni comodidades. Siempre fue generoso. Luchó contra la inercia, el dogmatismo y el estilo burocrático como una forma de vida.

0

Vladimir de la Cruz. 

(Transcripción de las intervenciones en la Mesa Redonda realizada por el Insittuto de Estudios del Trabajo, IESTRA, de la Universidad Nacional, el 16 de octubre del 2007, con motivo del 40 aniversario de su caída en combate en Bolivia. Participan Vladimir de la Cruz, Director, Gabael Armas, Sub Director, Cristian Figueroa, Profesor y el Vice Cónsul de Cuba, Sr. Arneo Ortiaga)

Vladimir de la Cruz: Los pueblos y nuestra juventud en mucho se ven en la vida social de Ernesto “Che” Guevara. Ernesto tuvo una vida muy joven, pero fue muy rica, muy fructífera y muy ejemplar, trabajó con afán su vida, por lo que él creía y en los propósitos con que se comprometió para servir a causas justas.
Hemos convocado a esta reflexión para analizar algunos rasgos, de la vigencia del Ché Guevara, en el pensamiento y la práctica social política contemporánea, en el recuerdo del 40 aniversario de su muerte. Probablemente no ha habido más actividad en el país, en torno a recordar la figura del Ché, por los acontecimientos que ha tenido la sociedad costarricense, desgarrada en la lucha del NO y el SI al Referéndum, por varios meses, que ha distraído la atención y la práctica política del debate a este tema. De manera que sirva este acto como un pequeño esfuerzo para recordar al Ché en esta hora de Costa Rica y de América.
En el caso nuestro, el Instituto de Estudios del Trabajo (IESTRA) ha querido celebrar el 50 aniversario de su caída en combate, en octubre de 1967, y hacer una reflexión también sobre algunas de sus ideas, porque es un hombre que se le puede valorar desde muchos ángulos, a pesar de que la época en que él se desenvuelve, y el activismo político y revolucionario en que él actúa, inmediato a su muerte, es corto en tiempo, pero es proyectado a nuestros días en una gran cantidad de facetas de su pensamiento, lo que se puede abordar hoy, en distintos ángulos, no solo en la parte de él como hombre, como ministro, como guerrillero, como combatiente, especialmente como internacionalista revolucionario, en donde ofrenda su vida, que yendo y asistiendo a proyectos ideales de nuevas sociedades, asiste a África y América en compromiso de su lucha. En ese sentido, probablemente deja también una riqueza extraordinaria y mucha de su obra es una obra de discurso y de material de trabajo del día, de la obra diaria, de la obra revolucionaria que se iba haciendo, incluso así se llamaba una revista de los primeros años de la Revolución Cubana, de la obra diaria de la marcha de un proceso de cambio que iba inevitablemente a conmover al continente.
Ernesto el Che Guevara, yo me atrevería a decir que es una de las personas que hoy tiene más significado mundial. Dato que saque hoy de Internet, es que hay 697.000 referencias directas sobre Ernesto Che Guevara, no que lo mencionan, sino trabajos que se han publicado, pequeños o grandes estudios. Esto da una idea extraordinaria de un personaje que, a pesar de haber caído en combate hace cuarenta años, sigue teniendo esa vigencia en su pensamiento y en el reconocimiento, que no es solo por andarlo en camisetas, o por haberse popularizado por la famosa foto de Korda, sino porque sigue vibrando, de muchas maneras, como ejemplo.
Un caso similar, guardando las proporciones, por supuesto, lo constituye nuestro poeta Jorge Debravo para las juventudes actuales. Me atrevo a pensar, que de aquí, de los que estamos en este Auditorio, solo yo lo conocí físicamente, y tal vez por haber sido contemporáneo suyo, y compañeros que fuimos de luchas, pero el resto de la gente joven aquí no lo conoció. Sin embargo, sigue siendo el poeta más vendido dentro del país y dentro de la juventud. Y, sus valores, sus conceptos humanistas, idealistas y de compromiso están ahí exaltados, y habiendo fallecido, también, relativamente a una edad cercana a los 30 años.
En el caso del Che, era un hombre inquieto, que nacido en 1928 y fallecido en 1967, asumió temprano el compromiso y las preocupaciones, y las sensibilidades de conocer su patria Argentina, y desde allí hacer un largo recorrido por el continente que le permite sensibilizarse en temas de salud, donde ya había iniciado su carrera de medicina, y se gradúa de médico en 1953. Y, en ese paso por el continente también llegó a Costa Rica. Y de pasó por Costa Rica el Che tuvo una de las experiencias más ricas en su formación, que fue haber hecho recorridos por la zona bananera de la United Fruit Company, que le permitió también sensibilizarse, en ese sentido, y conocer una realidad que se había caracterizado por la explotación a la que habían sido sometido nuestros países, por la compañía bananera, por el monopolio internacional y que había puesto apellidos, incluso denigrantes a nuestros países, llamándoles repúblicas bananeras, de una manera despectiva.
En ese sentido la presencia del Che en el área de Costa Rica, en los años que le toca pasar por aquí, en la década del 50, en su ruta hacia Guatemala, donde va a ubicarse unos días en el proceso revolucionario de Jacobo Arbenz, y le toca estar en la caída de Arbenz también, juega un papel importante en ese momento, que no es del caso ahora mencionarlo, porque si no robaría yo todo el show aquí, y no me interesa quitarle el tiempo a este acto, donde tenemos invitado al Vicecónsul de Cuba, aquí en Costa Rica, y unos compañeros del IESTRA que van a elaborar algunas ideas específicas del pensamiento económico del Che y de otros aspectos relacionados con el trabajo y la cultura organizacional, para entender que en unas áreas de administración el Che sigue teniendo una proyección extraordinaria.
En 1955, en México, el Che conoce a Raúl Castro y unos días después a Fidel con quien va hacer una entrañable amistad, y va formar parte de un grupo de jóvenes, que bajo el ideario martiano, y en el centenario del nacimiento del gran líder de Cuba, de la independencia de Cuba, José Martí, en el año 53, habían realizado un acto extraordinariamente importante, que culminó con el asalto al Cuartel Moncada, la detención posterior de líderes estudiantiles, el encarcelamiento de ellos y luego la salida de Cuba hacia México, donde también encuentran en México grupos que les contribuyen a ellos a formar su pensamiento político, que eran los republicanos españoles y algunos de ellos, como el General Bayo, que influye mucho también en la preparación militar que van a recibir en México para enfrentar la dictadura de Batista. En el fondo esa fue su primera actividad.
El 25 de noviembre del año 1956, ese grupo de jóvenes, que era un grupo bastante numeroso en ese momento, salieron hacia Cuba, desde el rio Tuxpan en México, llegando a la zona de los Calleros el 2 de diciembre de ese año y desarrollando, después, un enfrentamiento donde quedan muy pocos sobrevivientes.
Se incrustan en las montañas de la Sierra Maestra, que no son tan grandotas como las de aquí, ni tan exuberantes como las de aquí. Había en la zona montañosa, donde a ellos les toca quedarse por la circunstancia del momento, una larga tradición de lucha campesina, de luchas precaristas que es muy importante decirlo, de esa manera, en la zona de El Realejo, que es desde donde empiezan a desarrollar sus prácticas operativas revolucionarias que van a concluir el primero de enero de 1959, después de dos años de combates, desde finales del 1956, todo el año 1957 y 1958 hasta el 59 en que triunfa el proceso con la huida de Batista en ese momento. muy pocos Esa experiencia de luchas precaristas había sido desarrollada por el Partido Comunista de Cuba, en la década del 30, y esos campesinos constituirán un baluarte muy importante de apoyo en la Sierra Maestra para la lucha guerrillera que ellos impulsan.
El Che Guevara, que era de origen argentino, en reconocimiento a su compromiso por la causa en la lucha contra la dictadura y el proceso en el que se había incrustado, el 9 de febrero del año 1959 el gobierno cubano le otorga la nacionalidad de Cuba, como si fuera nacido en Cuba, no como un adoptado, ni nacionalizado sino por derecho propio, por nacimiento.
A partir de allí, con el desarrollo de la revolución, obviamente cumplió un papel muy importante, muy significativo y se integra activamente desde los primeros días de la insurrección armada, del triunfo de la Revolución hasta 1965, en que él prácticamente decide asumir nuevos compromisos internacionales de lucha, renuncia a los puestos de Gobierno y del Estado que tenía, renuncia incluso a la nacionalidad cubana, para no comprometer en su causa al Gobierno cubano revolucionario, e inicia una lucha internacionalista que lo lleva a recorrer parte del África, en el Congo, donde hay una experiencia muy rica de lucha por la vivencia colonialista de allí y termina, finalmente, en Bolivia.
En ese período, antes de ir hasta Bolivia, como funcionario de gobierno de la Revolución Cubana, había, participado en distintas actividades políticas y encuentros internacionales, y había visitado diferentes países, en como los emiratos árabes, Egipto, en el Egipto cuando estaba la revolución de Nasser, del nacionalismo árabe, en la India, Tailandia, Japón, Indonesia, Pakistán, Marruecos, todos los países socialistas centrales, la Unión Soviética, China, Corea del Norte. Allí estableció las relaciones más importantes con los grandes líderes internacionales de aquella época y, por supuesto, va tener una idea, en ese sentido, muy rica de los procesos de lucha internacionalista que habían.
Brevemente, en ese momento, hay que señalar, que después de la II Guerra Mundial se inicia un proceso de lucha anticolonial mundial que va a desarrollar Movimientos de Liberación Nacional, y luchas armadas contra el colonialismo y el imperialismo en África y en Asia, y eso le enriquece a él mucho también en su visión de los problemas revolucionarios de su época.
Pensemos nada más, que desde 1945 hasta ahora, la ONU, que se constituye en aquella época con Cuba y Costa Rica como integrantes originales, eran solo 52 países, y hoy la ONU tiene 192 países en constitución, que resultan todos esos países de esa lucha nacional libertadora anticolonial. Eso es importante entenderlo.
Y, esto pasa también con las cosas importantes de Cuba, que no hay tiempo de precisarlas, de las agresiones a Cuba, de la invasión de Bahía Cochinos, de las hostilidades militares que se impulsaban en su contra desde las costas de Centroamérica, de la presión ejercida en América Latina por parte de los Estados Unidos, desde la Conferencia de Punta del Este, y aquí mismo en Costa Rica, cuando al Gobierno de Mario Echandi se le presionó para que rompiera diplomáticamente con Cuba, cuando vino aquí el Canciller cubano Raúl Roa, que fue muy importante, en el acto que se hizo en Teatro Nacional, donde él defendió la Revolución Cubana, para los que estábamos en esa época, jóvenes como ustedes, viendo el proceso de la revolución cubana, el nuevo aire fresco que recorría América, donde se van a desarrollar una serie de procesos en los cuales el propio Che va a jugar un papel importante con su contribución práctica, en las discusiones de las teorías, o los conceptos de las teorías político revolucionarias de aquella época, lo del foquismo armado, que fracasa en esos días, los golpes militares en Argentina, Ecuador, Bolivia, Brasil, la época del retorno a las dictaduras, la confusión que provoca el conflicto chino-soviético, en aquella época a nivel internacional, la división de los partidos comunistas, en el grupo de los 81 y los otros grupos que habían, la invasión de Estados Unidos a Vietnam, y a República Dominica en 1965, con el compromiso cochino del Gobierno de Liberación Nacional, de Francisco Orlich, que manda una tropa de colaboración de 20 policías de Costa Rica, en esa invasión, el genocidio que se produce de las izquierdas en Indonesia, los asesinatos de los líderes independentistas y de luchadores de África, como Patricio Lumumba, Ben Barca en África, y otros, van a constituir parte de ese entorno que mueve al Che Guevara a vivir la época que le toca vivir, acompañado de tres procesos revolucionarios triunfantes: Cuba, Argelia, que en 1954 había logrado independizarse de los franceses, y que había iniciado un proceso de lucha contra el colonialismo francés muy importante y, por supuesto, Vietnam, que si se libera del colonialismo francés en 1954, es agredido por los Estados Unidos, en ese momento.
En Costa Rica, en ese mismo periodo 1962-1966, el Gobierno de Liberación Nacional, de Francisco Orlich, prestó el territorio costarricense, como lo hizo Luis Alberto Monge, con la contra revolucionaria de Nicaragua, para que en la costa Atlántica de Costa Rica se establecieran, y operaran desde allí, las bases de las unidades contrarrevolucionarios cubanos, y desde allí movilizar la contra revolución a Cuba. Dichosamente aquí hubo movimientos y gente valiente, acaba de morir uno de ellos, Marvin Wright, “Calalú”, en Limón, que arriesgando su vida, penetró las zonas de Tortuguero, porque como hombre dispuesto a dar su vida en esta lucha, en el espionaje de esos grupos, que operaban desde Costa Rica hacia Cuba, en una ocasión, naufragó en su bote y fue a dar a hasta Panamá.
En agosto de 1964 el Che había estado en el Congo, en la ONU y después le tocó vivir la época en que matan a Lumumba, y se desarrollan los movimientos en Brazaville, y él hace una gira por África en el año 65. En vísperas casi de salir de Cuba, porque el 14 de marzo se retira del gobierno revolucionario, asiste al Seminario Económico de Solidaridad Afroasiática reunido en Argel, donde critica un poco las relaciones de los países socialistas, incluso las relaciones que había con Cuba, que también había como cierta presión, no de la Unión Soviética, sino de la China, con el que el gobierno cubano tuvo que establecer una política dura, y eso decía mucho, no solo de la situación, sino de la relación obviamente de los países pequeños con los grandes, pero evidencia mucho el proceso revolucionario cubano, de la independencia del mismo, de los valores que se enseñaban ahí, muchos que impulsaba el propio Che Guevara.
Durante los 6 años que opera y trabaja durante la revolución cubana se desempeñó como jefe militar de La Cabaña, de Capacitación del Ejército Rebelde, fue Jefe del Instituto Nacional de Reforma Agraria, fue Presidente del Banco Nacional, Jefe Militar de la Región de Occidente, Ministro de Industrias, miembro de la Dirección del Partido Comunista con responsabilidades en la Junta Central de Planificación, representante internacional en diversas funciones. Cuando fue Presidente del Banco firmaba los billetes “Che” y le estampaban a mano, la contra revolución cubana, como broma, porque el firmaba Che, una cruz antes de “Che”, para que se viera “+che”, para relacionar al líder soviético de la época, Kruschov o Kruschev con el Ché y con la Revolución cubana.
En los años 1965 y 1967 él viaja a África y se mantiene en África, por unos meses, en esos procesos, que mencioné. Ya se había despedido de la Revolución Cubana y la había eximido de las responsabilidades que podría acarrear su presencia revolucionaria en otras partes.
En ese mismo período, en América Latina, se habían desarrollado algunos movimientos guerrilleros, con saldo negativo, cuando mueren en América Latina, líderes de las guerrillas latinoamericanas como Guillermo Lobaton en Perú, Camilo Torres en Colombia, Fabricio Ojeda en Venezuela, Luis Turcios Lima en Guatemala y se produce en 1967, la Batalla de Pancasán, en Nicaragua, donde muere un grupo muy importante de la dirección sandinista de esos años, entre ellos, un costarricense, miembro de la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional, que era Carlos Agüero Echeverría. Esa derrota de Pancasan, a propósito, permite rectificar el orden de los acontecimientos en la lucha político militar de Nicaragua, y desarrollar la lucha que conduce heroicamente, y correctamente, al triunfo de lo que va ser el Movimiento Revolucionario del Frente Sandinista unos años después, cuando se entiende que la lucha armada no puede triunfar sola sin apoyo de la lucha política y la movilización social y revolucionaria en las ciudades. En cierta manera se pone en evidencia la derrota del llamado foco militar de la revolución como se impulsaba en esos días.
En 1966 el Ché está en Bolivia. En junio de 1966 está preparando su misión, en un año y 3 meses después cae preso el 8 de octubre y fue asesinado el 9 de octubre. Lo asesinaron y liquidaron físicamente creyendo que con eso acababan con el Che y salió, como el Ave Fénix, más fortalecido en el alma de los pueblos y los jóvenes en todas partes del mundo.
Hoy sus compromisos, sus palabras, sus actitudes, probablemente, serían consideradas subversivas, no aptas. Sin embargo, es un hombre que en ese sentido, en su práctica personal y de vida y sino, ahora nos lo dice el Cónsul Arneo Ortiaga, fue un hombre que no se dejó seducir por los puestos, no se dejó seducir por los cargos, no se dejó seducir por los favoritismos ni por las comodidades. Siempre fue un hombre generoso en ese sentido, al punto de que esos valores humanísticos suyos constituyeron para la Revolución Cubana, para la Cuba actual, y por la Cuba desde el 59 hasta hoy, un ejemplo en la figura del Che que ha permitido educar a todas las generaciones de niños cubanos bajo la idea de “ser como el Che”. Pero, “ser como el Che”, en ese concepto, era ser mejores ciudadanos, mejores hombres y mujeres, mejores seres humanos, con actos al alcance de cada uno. “Ser como el Che” era tender una mano al sufrido, a los necesitados. “Ser como el Che” era formar a los niños en que no fueran demagogos, en procurar desarrollar su inteligencia, en formar hábitos de trabajo.
El Ché es un hombre que desarrolla el trabajo voluntario en Cuba y es muy interesante en eso porque era un hombre que, en ese concepto de trabajo voluntario, se exigía a sí mismo, y exigía de quienes dieran ese trabajo voluntario lo dieran sobre el trabajo ordinario, no sacrificando el tiempo de trabajo. Si alguien iba a trabajar voluntariamente, debía ser después de su trabajo.
Hacia el trabajo voluntario y podía hacer todas las tareas y los compromisos que como funcionario de la Revolución tenía, era valiente, duro, muy duro con él mismo, más que con nadie. Esta es una cuestión muy importante en él.
Decía que no debían hacerse, que no se debían crear asalariados dóciles al pensamiento oficial, ni becarios que vivan al amparo del presupuesto ejerciendo una “libertad” entre comillas. Escribió muchas veces como “francotirador”, que no era un sinónimo sino que era una actitud. Era un hombre muy crítico en ese sentido, en el concepto ese seudónimo, muy acorde a su posición vital. El trabajo voluntario lo definía como aquel que se realiza voluntariamente en horario extra laboral sin recibir remuneración alguna. De esa forma él modeló y moderó su vida, su conducta y su actitud ante la vida.
Muchos de los cambios que hoy se producen en la Revolución Cubana, hoy justamente, en estos días, a propósito de la conmemoración, se han revitalizado conceptos alrededor del pensamiento del Che y parte de eso.
Ahora tal vez podemos comentar algunos de esos significativos cambios importantes. Fue una persona que en métodos de trabajo, y de eso nos va hablar ahora Cristian Figueroa, criticó el burocratismo, gestionó la agilización del trabajo o del aparato estatal, creía en una producción sin trabas, y en la responsabilidad por la producción. En ese sentido, sin lugar a dudas, también tendía a romper la inercia, el dogmatismo y el estilo burocrático con una forma de vida.
En esta actividad que estamos realizando hoy, también podríamos decir, brevemente, que fue un hombre culto, que leyó, y leyó en abundancia, dentro de las limitaciones que el tiempo del trabajo revolucionario le imponían.
El Che era de carne y hueso, era un hombre que no solo leía la obra política de Marx y Lenin, sino que también leía a Papini, Baroja Goitisolo, a Mao Tse Tung, a los grandes clásicos, a Martí por supuesto, que es como una obra permanente en el ideario cubano, la Odisea, la Ilíada, Homero, leyó mucho a John Reed, que era uno de los grandes revolucionarios, a Shakespeare, Alexa Marima, a León Felipe, Antonio Machado.
Con algunos autores y escritores, contemporáneos suyos, tuvo hasta correspondencia y terminó, en una cosa que descubrí un día de estos, haciendo poemas, que en estos días están editando en un libro, aunque pequeño, de poemas, en España, México y por supuesto en Cuba.
Es un hombre que estudia, que trabaja, que ama, que es amado, que construye amistades, que lucha y que anhela que el hombre viva en un mundo mejor.
Con esto iniciamos un espacio de tiempo donde van a participar dos compañeros del IESTRA, Gabael Armas, Subdirector, Cristian Figueroa, compañero nuestro en la dirección de IESTRA, también el querido compañero Arneo Ortiaga, del Consulado de Cuba, que también lo hemos invitado para que participe con nosotros, y tenga, en este tiempo, algunos comentarios y algunas ideas con respecto a lo que vamos a ver y a comentar del pensamiento diverso y rico del Che, que es fecundo, que expresa el proceso de la revolución en Cuba.
Daremos inicio con Cristian.

Cristian Figueroa: Primero, vamos a empezar con aquel estilo centroamericano de saludar no a uno por uno sino a todos inclusivamente, “Compañeros todos”, de una sola vez.
Se ha escrito tanto del Che y es una persona que se ha estudiado tanto que queda muy poco que decir, por lo que estuve pensando en el tipo de público que podíamos tener y adiviné que la mayoría iban a ser estudiantes.
Como parte del qué hacer del Instituto nos interesa también saber qué aporte nos pudo haber dado el Che en materia de trabajo, y en materia de administración, que son nuestro dos énfasis claros que tenemos.
Voy a hacer una pequeña referencia sobre el Che que me va a dar y a identificar todos los argumentos que tenemos en materia de liderazgo con base en dos discursos, que realizó el Che, sobre el análisis del Gobierno cubano, en el que hacía una gran autocrítica, y la otra es sobre el trabajo, sobre cuál debería ser una nueva actitud sobre el trabajo lo que voy a tratar de ligarlo también con lo que vivimos hoy, en estos días, con lo del TLC.
Para empezar vamos hacer una serie de referencias rápidas pero sí importantes, basadas en el glosario de 1928. Desde su infancia tuvo problemas de salud, un tema que casi le causa la muerte. El 10 de diciembre de 1929 es el día de nacimiento de su hermano, ese día también se le diagnostica neumonía nuevamente. De ahí en adelante una serie de diagnósticos le van diciendo que tiene asma. Es por eso que él no puede entrar temprano al sistema educativo y su madre es quien le da sus primeros pasos en la educación, quien fue una gran influencia en él. Su madre era de pensamiento socialista y era una persona que era totalmente distinta a todas las mujeres de la época. Utilizaba el pelo corto, en esa época utilizaban el pelo largo, lo que era fuera de lo normal, le inculca una serie de valores y una serie de principios que lo moldean en lo que realmente va ser el Che, primero, el estudio de la poesía, durante sus primeros años decía de memoria las poesías de los principales autores, algunos de los que Vladimir mencionó.
En 1945 presenta revisión para poder ingresar al ejército, y los médicos de influencias le dicen que él no podía ser militar por su salud. Así, con su madre empezó o vivió los inicios de los estudios, inclusive le inculcó el francés que también es algo importante de aprender.
En sus primeros años, cuando tenía 17-18 años ya había hecho su primer viaje en bicicleta, él se da cuenta que le hace falta dinero y estudia para laborista de sueños y es contratado en la provincia. Posteriormente renuncia tras la enfermedad de su abuela Ana y la influencia de su padre, que era ingeniero, que era constructor llamémoslo así, lo cambia a una influencia hacia la medicina. Se dedica a cuidar durante su último tiempo a su abuela e inicia sus estudios de medicina e ingresa a la Facultad de Medicina. En su primer año renuncia y decide hacer su primer viaje a Latinoamérica, junto con dos de sus amigos. El 11 de abril después de haber regresado, él decide, después de haber estudiado individualmente hacer exámenes para obtener el título de medicina.
Leí, junto a estos datos, adicionalmente, todas las obras del Che Guevara desde 1957 a 1960, porque es importante destacar que el Che todo lo que hacía lo escribía, apuntaba inclusive las frases que le gustaban en sus diarios personales porque tenía varios. Parte de esas frases se reflejaban en sus discursos.
Partiendo de sus discursos, nos podíamos dar cuenta de que él hablaba de una manera totalmente inclusiva, ¿Cómo? Decía “compañeros todos”, “nosotros”, tanto de las virtudes como de los errores, hablaba de “nosotros”. Desde el punto de vista del liderazgo, un líder inclusivo es un líder positivo, bastante participativo. Así era el Che. Fue uno de los que dirigió el trabajo voluntario en Cuba, trató de hacer participar a la mayor cantidad de gente en ese trabajo voluntario, tenía una cultura de mérito bastante destacada, que le llevó a que muchos de sus discursos y, particularmente el discurso sobre el trabajo voluntario, en la entrega de títulos de un trabajo voluntario, él destacó la participación de una persona, le decía el compañero Armet, una persona que dio más del trabajo voluntario que estaba estipulado, adicionalmente, que le logró ahorrar al Gobierno cubano mucho dinero, porque decidió no utilizar andamios para pintar. Decidió utilizar dos carretas y sobre dos carretas montó una banca y sobre esa banca con un palo de escoba logró pintar. Vean ustedes que hablar de un discurso de una persona destacable es que es una persona que refleja su liderazgo de tipo inclusivo, y refleja esa cultura de mérito. Y, esa cultura de mérito lo llevó inclusive a ponerle el nombre de uno de sus coroneles Camilo Cienfuegos, y le puso a uno de sus hijos Camilo, en mérito de todo lo que le había ayudado.
Algo muy importante de él en el liderazgo es que nunca perdió sus objetivos. Los tenia marcados y nunca perdió sus objetivos, ni siquiera estando en poder, ni teniendo la oportunidad.
A lo largo de todos sus discursos y cartas que ahora voy a leer dos, que son para mí las claves, se denota una guía de una forma de actuar, con objetivos.
Era extremadamente comunicativo, todo lo expresaba en cartas así como las directrices en la época de la revolución que como autoridad de gobierno emitía. Cuidaba que la comunicación suya fuera totalmente inclusiva. Hay más. Un ejemplo fue Carlos Franqui, que era el director del periódico Revolución. Después de la caída de Batista, el periódico Revolución saca un artículo indicando que el Che selecciona una casa en playa tal. Decía más o menos: “El Che decide ubicar su estadía en playa tal”. Entonces, él envió una carta y le dice que él no es quien para juzgar a nadie y que él no es quien para juzgar ni siquiera al periodista, pero que es importante que se aclare en el mismo periódico, que después de la revolución él estuvo enfermo, él estaba enfermo en ese momento, y que por motivos médicos, porque su asma era de humedad, el médico le recomendó ir a la playa, y que él había seleccionado en una de las playas una casa que se había tomado en el régimen de Batista, porque sencillamente la gente que tenía que vivir con él, él no podía estar en ninguna casa pequeña porque tenía gente a la par de él. Que había seleccionado esa casa pero que en el momento en que él se repusiera iba a devolver la casa. Vean cual es el detalle, por las pequeñas delicadezas de la comunicación que se puede tener, porque entrar al gobierno y decir seleccionamos tal casa, de un volumen y un tamaño grande, podría ocasionar molestias en todos.
Una persona directa y franca, directamente al grano, lo que se refleja absolutamente en todos sus discursos. Tan franco que llega hablar incluso en contra de sí mismo, pensando en el artículo del burocratismo, y de la misma Rusia en su discurso en Argel.
Era una persona también que le gustaba predicar con el ejemplo, pues era una persona con problemas de salud, pero participó en el trabajo voluntario lo que bien nos explicó Vladimir.
El trabajo voluntario no era el trabajo voluntario que nosotros hacemos. Era que si nosotros trabajamos como secretarios, en el trabajo voluntario, no seguíamos trabajando voluntariamente como secretario, sino que debíanos hacerlo en áreas distintas. Eso para él es lo que forma el carácter, lo que le enseña y ayuda a la gente a ver otras cosas que no estaban viviendo.
Es importante destacar que si alguien hacia algo bien él lo decía si alguien hacia algo mal también lo decía, aunque sea él mismo. Promulgó algo que es muy importante, que todavía nosotros escuchamos en administración, que es la evaluación del desempeño del grupo de trabajo voluntario, e individualmente a cada persona, para poder darle el mérito a quien lo merece.
A pesar de todos sus problemas de salud él siempre buscó solucionar sus problemas, meritorio para un buen líder, no importa cuál sea el obstáculo, incluso salud. Era una persona totalmente estudiosa e investigativa.
A veces cuando estamos en la vida rutinaria no vemos los problemas que tenemos en nuestra vida cotidiana. El Che el ser analítico lo lleva a criticarse a sí mismo, como se aprecia en sus discursos sobre el burocratismo. Voy a leer una pequeña carta, a sus hijos, del 15 de febrero de 1967, en la que se demuestran dos cosas: una, su forma de ser, dos lo que pensaba.
“Queridos Hildita, Aleidita, Camilo, Celia y Ernesto:
Si alguna vez tienen que leer esta carta, será porque yo no esté entre Uds.
Casi no se acordarán de mi y los más chiquitos no recordarán nada.
Su padre ha sido un hombre que actúa como piensa y, seguro, ha sido leal a sus convicciones.
Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada. Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.
Hasta siempre hijitos, espero verlos todavía. Un beso grandote y un gran abrazo de
Papá”.
Esa pequeña carta a sus hijos lo que refleja son dos cosas: uno, su amor por el estudio, que le llevó a que antes de empezar su revolución estudiara tácticas militares en Guatemala y, la otra, también es importante, porque él es una persona militar, y para un militar usualmente expresar sus sentimientos es un poco difícil, pero de acuerdo a la lectura el Che era una persona kinestésica. ¿Por qué? Por su forma de hablar se refleja. Se entiende como él percibe el mundo de una forma, lo que expresa también. El, en su forma de hablar, expresaba adjetivos como “queridos”. No dejaba ninguna carta sin decir “abrazos Che”. Hablando del sentido del tacto, en su carta “queridos hijos (el sentimiento), sean siempre capaces de sentir en lo más hondo”, estamos hablando de kinestésica. “Un beso grandote y un abrazo de papá”. A pesar de que es un poco difícil, en otra de sus cartas dice que él siente a su padre y a su madre, que lleva tiempo de no estar con ellos, y que no les ha podido expresar todo lo que sentía. Esa forma de ser lo lleva a la conclusión de que es una persona. Para quienes sabemos de eso podemos dar cuenta que la mayoría de las personas latinoamericanas son kinestésicas. Su forma de hablar kinestésica llegaba para aquellos kinestésicos que estaban ahí, lo que es un tipo de liderazgo, una forma de hablar que lo lleva a un liderazgo bastante interesante. En ese sentido es importante porque hablando de materia de cualidad investigativa, y su auto critica personal, y la crítica de todo lo que ve, y la crítica de todo lo que entiende, él desarrolla su discurso contra el burocratismo.
Dentro de ese discurso la parte importante que tenemos nosotros, en relación con la administración, es la necesidad de poder organizar el aparato estatal de un modo racional. Esa necesidad también la tenemos nosotros en Costa Rica, esa necesidad de centralizar muchas de las operaciones de la empresa, del Estado. En muchas de las operaciones del Estado, en la actualidad, no se les da el poder de toma de decisiones a las personas. Eso también se trató en el discurso sobre el burocratismo. Ese burocratismo que lo justificaban tres razones primordiales: la primera, la falta de un motor interno. Ese motor interno es el interés individual de cada uno de poder mejorar y hacer las cosas mejor, y evitar ese conformismo que nos lleva hacer exactamente lo mismo, de si esto es lo que me pagan por hacer, esto es lo que hago, ejemplo observable en toda la cultura latinoamericana en materia de Estado. La segunda, es la falta de organización que produce muchos cuellos de botella, por lo que tenemos nosotros que acudir a 3, 4, 5 oficinas y todo termina en una. Ese problema se refleja en sus discursos de criticar esto, ¿por qué lo estamos haciendo así?, si se puede hacer de otra forma. Y, la tercera causa de burocratismo que ve un tanto generalizada, es la falta de conocimiento. En la época de los inicios de la Revolución en Cuba era justificable. El nivel educativo en Cuba, en esa época, era bastante bajo, pero en los aparatos estatales sucede lo mismo. Esa falta de conocimiento nos lleva a que tengamos que atrasar los procedimientos, posponer las decisiones. Eso fue parte de sus conclusiones en materia de burocracia, lo que es importante destacar porque todas las seguimos viviendo, y no hemos podido solucionarlas.
Siguiendo en materia de liderazgo del Che, uno de sus cartas más importantes, a mi gusto, es la que manda a Fidel, cuando renuncia, que la hace pública el 3 de octubre de 1965. Voy a leerla para que lo tengamos presente. El le dice a Fidel:
“Fidel: 

Me recuerdo en esta hora de muchas cosas, de cuando te conocí en casa de María Antonia, de cuando me propusiste venir, de toda la tensión de los preparativos.
Un día pasaron preguntando a quién se debía avisar en caso de muerte y la posibilidad real del hecho nos golpeó a todos. Después supimos que era cierto, que en una revolución se triunfa o se muere (si es verdadera). Muchos compañeros quedaron a lo largo del camino hacia la victoria.

Hoy todo tiene un tono menos dramático porque somos más maduros, pero el hecho se repite. Siento que he cumplido la parte de mi deber que me ataba a la revolución cubana en su territorio y me despido de ti, de los compañeros, de tu pueblo, que ya es mío.

Hago formal renuncia de mis cargos en la dirección del partido, de mi puesto de ministro, de mi grado de comandante, de mi condición de cubano. Nada legal me ata a Cuba, sólo lazos de otra clase que no se pueden romper como los nombramientos.

Haciendo un recuento de mi vida pasada creo haber trabajado con suficiente honradez y dedicación para consolidar el triunfo revolucionario. Mi única falta de alguna gravedad es no haber confiado más en ti desde los primeros momentos de la Sierra Maestra y no haber comprendido con suficiente celeridad tus cualidades de conductor y de revolucionario. He vivido días magníficos y sentí a tu lado el orgullo de pertenecer a nuestro pueblo en los días luminosos y tristes de la crisis del Caribe. Pocas veces brilló más alto un estadista que en esos días, me enorgullezco también de haberte seguido sin vacilaciones, identificado con tu manera de pensar y de ver y apreciar los peligros y los principios. Otras tierras del mundo reclaman el concurso de mis modestos esfuerzos. Yo puedo hacer lo que te está negado por tu responsabilidad al frente de Cuba y llegó la hora de separarnos.

Sépase que lo hago con una mezcla de alegría y dolor; aquí dejo lo más puro de mis esperanzas de constructor y lo más querido entre mis seres queridos… y dejo un pueblo que me admitió como su hijo: eso lacera una parte de mi espíritu. En los nuevos campos de batalla llevaré la fe que me inculcaste, el espíritu revolucionario de mi pueblo, la sensación de cumplir con el más sagrado de los deberes: luchar contra el imperialismo dondequiera que esté; esto reconforta y cura con creces cualquier desgarradura.

Digo una vez más que libero a Cuba de cualquier responsabilidad, salvo la que emane de su ejemplo. Que si me llega la hora definitiva bajo otros cielos, mi último pensamiento, será para este pueblo y especialmente para ti. Que te doy las gracias por tus enseñanzas y tu ejemplo y que trataré de ser fiel hasta las últimas consecuencias de mis actos. Que he estado identificado siempre con la política exterior de nuestra revolución y lo sigo estando. Que en dondequiera que me pare sentiré la responsabilidad de ser revolucionario cubano y como tal actuaré. Que no dejo a mis hijos y mi mujer nada material y no me apena; me alegro que así sea. Que no pido nada para ellos, pues el Estado les dará lo suficiente para vivir y educarse.

Tendría muchas cosas que decirte a ti y a nuestro pueblo pero siento que son innecesarias, las palabras no pueden expresar lo que yo quisiera, y no vale la pena emborronar cuartillas.
Hasta la victoria siempre, ¡Patria o Muerte!

Te abraza con todo fervor revolucionario,

Che”
¿Qué sentido tiene la carta de renuncia? Refleja algo bastante importante: ¿cuán líder se puede ser? Bastante líder aún no siendo el máximo jerarca y su actitud refleja muchas cosas, el reconocimiento del liderazgo de otras personas y la humildad de él frente a esas otras personas. Esto no se vive en Costa Rica, no lo vivimos siquiera en la lucha del TLC. ¿Por qué no lo vimos en el TLC?, Porque el mismo Otón Solís, el mismo diputado del PASE, nunca quisieron respetar la jerarquía. El mismo día de las elecciones dijo: “primero voy a mi partido y luego iré”.
Se puede ser un excelente líder, aún no siendo la máxima cabeza, cuando su actitud lleva a unir y nunca a desunir. El Tratado de Libre Comercio a nosotros nos ha unido bastante, a pesar que después del 7 de octubre no se constituyó un partido.
Es importante destacar de su estilo de liderazgo. Podemos ser líderes, pero hay que respetar la autoridad y, por último, en materia de trabajo voluntario, primero, el concepto del Che del trabajo voluntario. ¿Por qué ese trabajo voluntario? En él refleja su conocimiento y su amor por la poesía, porque en sus primeras frases, cita a León Felipe, mencionado por Vladimir en su intervención. El Che textualmente dice: “pero el hombre es un niño laborioso y estúpido que ha convertido el trabajo en una sudorosa jornada, convirtió el palo del tambor en una asada, y en vez de tocar sobre la tierra una canción de júbilo se puso a cavarla”. Estaba criticando a nosotros, en materia de trabajo, el trabajo que nos esclaviza, el trabajo en algo que nos es difícil. Esa no debería ser la nueva actitud sobre el trabajo que se debe tener, elemento que se vivió también y hemos estado viviendo aquí en estos días en esto del Tratado de Libre Comercio, cuando se unificó un pueblo, ofreciendo trabajo voluntario en cosas no relacionadas a lo que hacían usualmente, y con un fin último. En su discurso, el Che dice: “el trabajo voluntario no debe importar ¿cuánto me ayuda el Estado? ¿cuánto economiza el estado ese trabajo voluntario?, sino el trabajo voluntario fundamentalmente es el factor que desarrolla la conciencia de los trabajadores”. O sea, que ese trabajo voluntario no debe de ser medido únicamente con el rendimiento económico que se obtiene a partir de ese trabajo voluntario, sino que por esa forma se puedan mover corazones y se pueda hacer pensar a otra gente distinto, para pensar no en uno sino en varios, elementos que vivimos en la lucha del Tratado de Libre Comercio, donde todos pensábamos en todos y nunca en uno mismo, como se recoge en el pensamiento de Bertolt Brecht: “Hay hombres que luchan un día y son buenos, hay hombres que luchan un año y son mejores, hay hombres que luchan muchos años y son mejores, pero hay hombres que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”. No importa cuán pequeño o cuán grande sea el objetivo si luchamos toda la vida seremos imprescindibles.

Vladimir de la Cruz: Muchas gracias Cristian. Ahora compañero Gabael Armas, nuestro subdirector del IESTRA.

Gabael Armas: Es difícil asumir este reto de hablar del Che Guevara. Indudablemente para mí ha sido todo un reto, porque a partir de este análisis que me atreví hacer, con lo que me planteó Vladimir, quedan varias interrogantes en mi persona, por ejemplo: ¿qué he hecho por mi familia?, ¿qué hecho por mi país?, ¿qué hecho por mi Universidad, por la sociedad?, ¿qué hecho por el mundo?
A partir de ahí, cuando uno se enfrenta a este tipo de personas, grandes líderes, uno realmente se queda asustado, se queda asombrado de que definitivamente uno a la par de estas personas, de estos grandes líderes, uno tiene mucho que aprender. Son ejemplo no solo de un país sino de toda la humanidad y, en especial de los jóvenes. Algunos aspectos, que ya Vladimir y Cristian dejaron claros sobre el perfil del Che, me interesa rescatar. El Che Guevara no solo era un guerrillero, era un intelectual, se enfrentaba a todo tipo de personas, desde personas en la ONU, en la OEA, en distintos foros a nivel internacional, donde él defendía su posición y también era propositivo, algo que era muy importante tomar en cuenta.
Un escritor definitivamente, lo que planteaba Vladimir, supo escribir, que está por salir a la luz pública, un libro de poemas siendo médico. Así es que no era cualquier persona. Imagínense, un médico que tenía esa sensibilidad social, ese espíritu de colaboración por ayudar a los seres humanos, de donde le nace precisamente, lo que es prácticamente su esencia como ser humano, esa esencia que lo llevó a convertirse en el médico, y llegar a ministro con lo que se rozó con la clase política, no solo de Cuba sino a nivel mundial, a nivel internacional.
Fue aventurero, como ya lo mencionaron aquí, con sus viajes que hizo por Argentina, un poeta que admiraba a Neruda y tuvo la visita, cuando fue Ministro de Cuba, de Pablo Neruda, idealista. ¿Qué más se puede decir del Che Guevara? Idealista. Siempre con sus pensamientos de lucha por una sociedad mejor, por un mundo mejor. Un revolucionario no solo desde el punto de vista del armamentismo, de la guerrilla, sino revolucionario de pensamiento, pero de un pensamiento social, un humanista, de colaboración. Un líder. Cristian destacó las dotes de liderazgo que tenía Ernesto Che Guevara y sobre todo, su humildad, que a él lo caracterizaba en todas sus acciones. Reconozco, siguiendo en esto al Che, que el haberme metido en esta experiencia de analizar los discursos del Che Guevara en la ONU y en la OEA, definitivamente ha sido una gran experiencia, un gran aprendizaje y una gran reflexión sobre el aporte que él hizo, y sobre la vigencia que de sus ideas desde el punto de vista del comercio internacional, con la dinámica del comercio internacional que hemos vivido y que se está viendo hoy, que acabamos de pasar una jornada de lucha, la del TLC, la del referéndum.
De sus discursos en la ONU y en la OEA, rescato frases suyas, que siguen siendo vigentes. Sobre la participación del Che Guevara en Punta del Este, Uruguay, en la Conferencia del Consejo Interamericano Económico y Social, ante la OEA, en agosto de 1961, dijo: “el pueblo que compra manda, el pueblo que vende sirve, hay que equilibrar el comercio para asegurar la libertad, el pueblo que quiere morir vende solo a un pueblo, y el que quiere salvarse vende a más de uno”. Si lo plasmamos al contexto actual, nos damos cuentas que hoy se han diversificado las relaciones comerciales entre los pueblos, prueba de ello es que existen la Unión Europea, el Mercosur, el Cafta, el Nafta, entre otros.
También es importante, como se dice en términos económicos, que no hay que poner los huevos en una sola canasta, no hay que casarse con un único tratado internacional, no hay que casarse con un único país en materia comercial, sino que hay que hacer el esfuerzo por tratar de comerciar con distintos países del mundo, siempre y cuando se respeten los intereses del país.
Hoy se han establecido muchas relaciones bilaterales. Costa Rica lo ha hecho con Chile, con México, pero la ciencia de esto es verificar si realmente esas relaciones bilaterales han funcionado, ¿qué beneficios han traído a la sociedad costarricense?, lo que era una de la preocupaciones del Che. El estaba de acuerdo con el libre comercio, pero un libre comercio donde los beneficios trasciendan no solo a los intereses de unas cuantas personas sino trasciendan a los intereses del pueblo como tal, de la sociedad en general.
Otra frase, en esa conferencia de la OEA, dice que el pueblo que quiere ser libre, lo sea en negocios. Si esto lo llevamos al contexto actual podemos ver que todo pueblo tiene que tener derecho a la distribución de los negocios como prefiera, y no que se lo impongan. Eso ya quedó en la reflexión a raíz de lo que ha pasado con muchos tratados de libre comercio, donde prácticamente vienen siendo impuestos, vienen condicionados y no están acordes a la realidad del país, donde se debe considerar y respetar las particularidades de cada país, Cada país es diferente, por lo tanto es importante que en esta libertad de negocios, esta posibilidad de hacer transacciones comerciales, con otros países, debe privar que se respete la idiosincrasia del país, que se respeten los valores, los principios del país, que se respete, en el caso de Costa Rica, nuestra Carta Magna, que refleje básicamente el sentir costarricense, y que se respete la legislación que existe y toda la cultura en general que existe en el país. Se debe negociar en condiciones de igualdad, dignidad y justicia.
En el contexto actual las negociaciones no han sido en condiciones de igualdad, mucho menos de justicia. Tampoco dignas, porque para nadie es un secreto el enorme poder económico que tienen los países desarrollados. El capitalismo tiene la capacidad prácticamente, para ponerles un ejemplo, comparado, que mientras nosotros duramos seis meses negociando un Tratado de Libre Comercio, en Chile duró diez años, para negociar su Tratado de Libre Comercio. Mientras nosotros mandamos en una semana, o quince días, a nuestro equipo negociador a Estados Unidos, desde allá ya habían venido equipo de negociadores a investigar cual era nuestra idiosincrasia, qué tenía nuestro plan de desarrollo, qué decía el Estado de la Nación. Este tipo de condiciones de igualdad y dignidad prácticamente no las supimos como gobierno, como Estado costarricense y mucho menos como equipo negociador.
Se respeta la libertad de tomar las decisiones en el ámbito de negocios, tenemos en este momento libertad para tomar nuestras propias decisiones en materia comercial.
En cuanto al Che tenía un especial interés por los técnicos. Digo especial interés porque los criticaba mucho. Decía: “no puede haber técnicos que hablen de técnicas cuando está de por medio el destino de los pueblos”. ¿Qué significa eso si nos vamos al contexto actual? Que hoy hay muchos consejos técnicos, hay mesas de negociaciones, se designan equipos de negociadores en materia de Tratado de Libre Comercio, por ejemplo, y se designa un grupo para participar en conferencias internacionales, pero, realmente, ¿esos equipos, esos negociadores, están conscientes de la responsabilidad que llevan, de que está en juego todo lo que ellos planteen en los tratados, en los artículos, en los documentos que se vayan a firmar?, ¿saben que está en juego el futuro de un país, el futuro de un pueblo?
¿Ese, nivel de conciencia social de la responsabilidad que voy a tomar yo como técnico, se tiene? El indicaba que no, porque desgraciadamente detrás de cada equipo técnico siempre había un equipo político, que va a sustentarse en los informes técnicos para tomar las decisiones acorde a sus intereses políticos. Entonces, él planteaba esa discrepancia con los técnicos, y también aquí lo termina de reflejar, cuando dice: “hecho también por técnicos, muy sesudos, es la planificación del desarrollo en América Latina”. ¿Qué está pasando si llevamos esto al contexto actual? Vemos que existe una estructura crediticia de organismos internacionales, por ejemplo el BID a nivel latinoamericano, que está muy cuestionada, ¿por qué?, porque son empréstitos que vienen condicionados. Si yo te presto algo a cambio de, ni siquiera le dan al país la libertad de tomar las decisiones ¿en qué se van a invertir esos recursos que estoy pidiendo mediante un empréstito? Créditos previamente condicionados, donde hay que cumplir una serie de medidas internas como en los famosos Programas de Ajustes Estructurales en los 80´s, poder tener ser sujetos de esos préstamos o créditos.
Hoy hay otro tipo de medidas que exigen, como las famosas agendas paralelas, son medidas internas que se deben tomar para que Tratado de Libre Comercio pueda desarrollarse. Según los técnicos, se exigen tasas de crecimiento anual para ser sujetos de crédito, condicionan al país para poderle prestar exigiendo tener una tasa de crecimiento anual. Al respecto el Che dice: “casi todos los señores representantes de esta conferencia le ha dicho sí a la Alianza para el Progreso”, un programa que se desarrolló con el propósito de generar cooperación internacional en materia de proyectos, en materia de financiamiento, pero si eso lo traemos al contexto actual nos damos cuenta que hoy hay otro tipo de alianzas, MERCOSUR, Cafta, Nafta, la Unión Europea, CARICOM, tipos de alianza que prácticamente se les ha llamado así pero es importante, como lo indica el Che, que este tipo de alianzas comerciales sean buenas en la medida que signifiquen una mejoría en la sociedad civil. Indica, por ejemplo: “es importante que se den este tipo de alianzas comerciales siempre y cuando signifique una mejoría en el nivel de vida de todos los ciudadanos, no de unos cuantos”. ¿Con este tipo de alianzas que se están desarrollando a quien se está beneficiando, a qué tipo de empresa, a todas las empresas, o a toda la comunidad, o se queda un sector excluido y ese sector que queda excluido?, ¿qué mecanismos de contingencia podemos desarrollar para poder apoyar a ese sector excluido? Ese tipo de cosas prácticamente hoy no se están cumpliendo.
Alianzas que sirvan, como lo planteaba el Che, que sirvan para crecer, para consumir productos internos. Plantea él, que se consuman productos internos y, después, plantear la necesidad, si es necesario traer, productos de otros países, asegurarnos paz social. Que ese tipo de alianzas aseguren paz social. Debemos preguntarnos si esas alianzas que se están dando hoy, o la que se acaba de dar, con el Cafta, contribuirá a asegurar la paz social, o si más bien al contrario, va a traer división en los pueblos? Plantea ahí que no se atemoricen, que se garantice que este tipo de alianzas no atemorizaran a nadie. Este tipo de pensamiento si lo traemos a la realidad de lo que acaba de pasar, hemos visto una cultura del miedo, a los que están en contra de tratado de libre comercio.
Otra frase: “Cuba criticó los subsidios y el dumping de productos primarios por parte de los países industrializados”. Aquí otra dinámica se está dando en el comercio internacional, muy fácil establecer relaciones comerciales con un país subdesarrollado, pero ¿en qué condiciones se está compitiendo?, cuando a los productos agrícolas en Estados Unidos, se los subsidia y aquí en nuestro país se tiene que competir con esos productos subsidiados, con lo cual más fácil se baja de precio con precios bajos subsidiados, y más fácil desplazar rápidamente a la competencia.
En materia comercial esta situación no ha cambiado, los países desarrollados siguen dando subsidios a sus productores, siguen estableciendo medidas, siguen dándose restricciones a la importación de productos, sino que lo diga la experiencia que tuvo una empresa costarricense, que cuando iba a importar a México le exigieron medidas sanitarias y fitosanitarias. Entre a México, exporte, pero con las condiciones impuestas, cumpliendo con esos requisitos. También es igual con las famosas normas ISO que existen, las famosas certificaciones de calidad que existen, que hay que cumplir con eso. Pero, ¿qué pasa?, ¿estarán los pequeños y medianos empresarios capacitados y preparados para cumplir con esas certificaciones, con esas normativas existente en materia de calidad para poder exportar esos productos? Nos damos cuenta que hoy se crean certificaciones de calidad para poder exportar. Esa frase tiene vigencia hoy, dado la dinámica de comercio internacional actual, y de la que nuestro país y los países latinoamericanos están viviendo.
Otra frase del Che dice: “la condición previa para que haya una verdadera planificación económica, es que el poder político esté en manos de la clase trabajadora”. Sobre lo que él plantea, ¿qué nos dice el contexto actual? Que hay hablar de participación ciudadana. Vemos en las municipalidades que se habla de presupuestos participativos, donde supuestamente las comunidades deben participar en el desarrollo y elaboración de los presupuestos. En el plan de desarrollo cantonal se habla de participación, participación en la toma de decisiones a nivel del país, pero la realidad es que no es así. Si vemos el Referéndum, en el caso de Costa Rica, es un esfuerzo importante que se hizo en materia de toma de decisiones, desde el punto de vista de darle la participación a la sociedad. En esa ocasión fuimos diputados por un día, pero ¿en qué condiciones se dio esa participación ciudadana?, ¿fue la más justa, la más equitativa? Los del NO frente a toda una maquinaria de transportes, una maquinaria televisiva, una maquinaria publicitaria, ¿se compitió en las mismas condiciones?, ¿fue real esa participación?
También hoy los planes de gobierno se convierten en planes nacionales de desarrollo y están cambiando cada cuatro años de acuerdo a los intereses del gobierno de turno. Esta participación de los sectores en el diseño del proyecto país, en el diseño de planes de desarrollo no existe, ni siquiera aquí, mucho menos en muchos países de Latinoamérica, lo que nos demuestra también que esa frase del Che está vigente más que nunca.
Otra dice: “nos proponemos planes racionales de desarrollo”. No dice planes nacionales sino planes racionales de desarrollo, con coordinación de asistencia técnica financiera de todos los países industrializados interesados. Hoy son diseñados de conformidad a intereses de grandes gobiernos de turno, que no reflejan los intereses de la comunidad, no están acorde a la realidad de los pueblos estos planes de desarrollo. No son racionales, porque están diseñados acorde a los intereses de un gobierno de turno y la asistencia financiera viene también condicionada, te presto si cumplís con estas condiciones, si llevas a cabo estas medidas internas.
Siguiendo con el pensamiento del Che nos dice que una vez iniciado el camino del desarrollo la educación debe marchar paralela a él. Los técnicos decían que una condición para generar desarrollo previa debería ser la educación y vivienda. El dice no, lo contrario, paralelamente al desarrollo la educación debe ser un compromiso permanente de los gobiernos, de los Estados, de los pueblos, por lo tanto hay que darle todas las condiciones, hay que aumentarla en el presupuesto y establecer negociaciones que no afecten el desarrollo de la educación en todos los niveles.
Esta, que es el pan de cada día, de lo que está sucediendo hoy en día en nuestras instituciones del Estado y también en muchas instituciones semi privadas, semi públicas dice: “solamente un cambio estructural total en las relaciones de producción puede determinar que existan de verdad condiciones para el progreso de los pueblos” ¿Qué nos quiere decir esto?, que muchas veces los problemas no son de fijar tipos de cambio, de establecer políticas cambiarias, sino más bien son estructurales, en materia de gestión, de eficiencia de los estados a la hora de enfrentar sus servicios a los ciudadanos, instituciones, como lo planteó Cristian, burocráticas, entrabadas, que no son eficientes, con altos índices de corrupción, con mala administración. Eso prácticamente está demostrando que las instituciones del estado se han vuelto inoperantes y que es urgente una reestructuración del aparato estatal para hacerlo más eficiente, más acorde a las necesidades de la ciudadanía.
Existen problemas de administración interna en los asuntos del Estado, no hay legitimidad por parte de la ciudadanía frente a lo que es el Estado, la forma de administrar, de gestionar los aspectos pertinentes al Estado. Vivimos en un mundo que está profunda y antagónicamente dividido en agrupaciones, en naciones que representan tendencias económicas y sociales muy distintas. Vemos que en los últimos 40 años no ha cambiado, sigue habiendo divisiones.
Esta otra frase dice: “es la penetración de los capitales de los países desarrollados, la condición esencial para establecer la dependencia económica”. Si nos vamos al contexto actual, definitivamente las tremendas inversiones extranjeras que tenemos hoy, más, en el sector turismo, en el sector servicios, que están creciendo enormemente, la compra de empresas nacionales que se está dando últimamente, Atlas la semana pasada ya vendió sus acciones, Decapro en que Microsoft absorbió el 49% de sus acciones, la Pozuelo y otras muchas empresas que prácticamente han sido absorbidas por las empresas trasnacionales. Eso se está dando, es pan de cada día y ahora con la nueva dinámica del comercio internacional se va a dar con mucha más razón.
Existe una dependencia tecnológica por parte de investigación y desarrollo. Los países desarrollados si tienen, inclusive en las empresas transnacionales existen, equipos que están 24 horas permanentemente investigando y desarrollando productos, en materia de tecnología de la información. En cambio, en los países sub desarrollados como el nuestro, no hemos desarrollado esa capacidad para que las empresas tengan un departamento de investigación y desarrollo que se dedique a transformar los procesos de producción y a mejorar sus bienes o servicios que le están ofreciendo a la sociedad.
La utilización de la fuerza y presiones. Esto se ha tenido muchas veces. Son las presiones, no solo desde el punto de vista de atacar un país como Irak, sino presiones desde el punto de vista, como las que no se ven, por debajo de la mesa, de tipo económico, comercial, las certificaciones, las medidas dumping que existen. Todo ese tipo de presiones que se utilizan para establecer esa dependencia económica, especialmente de los países sub desarrollados. Los famosos organismos internacionales que hoy en día siguen otorgando créditos a nivel mundial, el BID, el Fondo Monetario Internacional, en su momento el GAP, con sus políticas que tienen que ser cumplidas a cambio de obtener recursos para poder desarrollar proyectos de inversión. Ojalá estos proyectos de inversión fueran para el bienestar de la sociedad costarricense, que fueran acordes a la necesidades, pero muchas veces vienen condicionados, sin margen de flexibilidad para que el país tome la decisión de invertirlo en lo que más signifique progreso y en aquello que sean sus prioridades.
De la participación del Che Guevara en Ginebra, en la Conferencia Mundial de Comercio y Desarrollo de la ONU, en marzo de 1964, es importante rescatar la siguiente idea: “existe además la posibilidad de que algunos países sub desarrollados exporten manufacturas a los países capitalistas e incluso de que se hagan acuerdos a largo plazo para lograr el mejor aprovechamiento de las riquezas naturales de algunos de los pueblos”. Estos acuerdos a largo plazo, lo que ya tenemos hoy en día. Tenemos laterales y multilaterales, Tratados de Libre Comercio, caso concreto el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica con Estados Unidos.
Otra idea del Che dice así: “es necesario el total ejercicio de principio de autodeterminación”. Esto es importante. El principio de autodeterminación es un principio establecido por la ONU y, dice: “el principio de autodeterminación que consagra la Carta de las Naciones Unidas y la reafirmación del derecho a disponer de sus recursos para darse la forma económica y política que más le convenga al pueblo y a escoger sus propias vías de desarrollo y especializó la actividad económica sin ser por ello objeto de represalia de ningún tipo”. ¿Cuál es el contexto actual? ¿Se respeta este principio de autodeterminación? Da la posibilidad de que nuestros pueblos tengan el derecho de disponer de nuestros recursos como sea conveniente, de adoptar nuestra forma de organizarnos como nosotros consideremos convenientes acorde a nuestras particularidades. ¿Participa el pueblo en esta autodeterminación?, la respuesta yo la tengo muy clara, es no.
Dice el Che que los imperialistas alegarán que la culpa de su desarrollo la tienen los países subdesarrollados. ¿Cuál es el contexto actual? Que se han dado esfuerzos de integración, por ejemplo cuando vemos el Sistema de Integración Centroamericana, pero, ¿qué pasa? Que el SICA no ha funcionado como se supone que debe ser, como una verdadera unión centroamericana. Está claramente demostrado a través de la historia de la conformación del SICA que eso no ha sido viable, no ha sido por voluntad política, por incapacidad de gestión, organización, por distintos motivos. La realidad es que el SICA no está funcionando y a esto se refería el Che. Que para poder nosotros, un país en desarrollo, debemos que trabajar de forma unida y más aún de los países subdesarrollados con Estados Unidos, porque no se refleja tampoco, en ese sentido, una verdadera integración comercial. ¿Por qué? Porque cada país tiene sus intereses, tiene sus particularidades y hay algunas pautas generales que le interesan a Estados Unidos, pero las de cada país no están reflejadas en el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.
También, la vigencia de los organismos se cuestiona aquí, la vigencia de los organismos. ¿Serán convenientes?, ¿Estarán vigentes los organismos nacionales hoy? El Che indicaba a hace 40 años que a los países desarrollados no les interesa que surjan otros organismos internacionales, lo que le interesa es mantener vigente los organismos ya existentes. ¿Por qué?, porque siguen la filosofía, porque siguen la política y la dinámica de los países desarrollados que participan directamente en estos organismos, y el Che plantea que no es necesario crear nuevos organismos, pero que tengan una nueva conciencia ahí.
En la Asamblea General de la ONU, el 11 de diciembre de 1964, él plantea unas cuestiones generales en su discurso. Habla sobre algunas bases contrarrevolucionarias en Costa Rica, en Nicaragua, algunas discrepancias con Panamá y Colombia, habla de las relaciones económicas por parte de los países desarrollados y Cuba, sobre embargos. Un ejemplo que plantea el Che es el embargo que se le impuso al pueblo cubano con las compras de medicinas, él envío de brigadas estadounidenses a Cuba, el rompimiento de relaciones de Bolivia con Cuba, por presión de Estados Unidos, y ahora también de la indignación de Venezuela, porque Cuba le envió unos informes de Estados Unidos donde hablaba acerca de condiciones que tenía el pueblo venezolano que no le interesaba al pueblo estadounidense.
Como conclusión, ¿cuál es la conclusión general después de este esfuerzo por tratar de analizar algunos extractos del pensamiento Che, plasmado en sus participaciones en la ONU y en la OEA?
Como conclusión general capto que el Che si está de acuerdo con el Libre Comercio, como él lo plantea, y habla de establecer relaciones comerciales. Finalmente, habla de que el comercio internacional es un instrumento para el desarrollo, pero siempre y cuando se cumplan algunas condiciones: una, que se respete el principio de autodeterminación de la ONU, en toda su plenitud, dos, que los países tengan el derecho a disponer de sus recursos naturales, culturales, a como lo crean conveniente, que se respete el derecho a organizarse. Que cada país se organice de una forma tanto económica como política, tal como los pueblos lo consideren conveniente, que se respete ese principio y se respete el derecho a escoger las vías de desarrollo y el manejo económico por parte de cada uno de los países. Y, finalmente, que existan organismos internacionales que promuevan la igualdad y un trato justo, que en esas integraciones se dé un trato justo que no se da.
En términos generales este fue el esfuerzo que traté de hacer a raíz de este gran reto que me planteó Vladimir. Repito, me voy con la satisfacción de tener ahora más que nunca un compromiso, con la satisfacción de entender de que existen personas que se han entregado prácticamente a las causas por los más pobres, a la gente más necesitada, que se han enfrentado ante grupos económicos poderosos, que luchan por sus ideales, y también es una reflexión para su servidor, de que en este pequeño espacio, en mi lugar de trabajo, en mi Universidad, es tratar de seguir el ejemplo del Che Guevara.
No me había metido sinceramente, aquí voy a pecar de humilde, como era el Che, solo en esa visión del revolucionario guerrillero nada más, pero después, en su pensamiento económico, de esta reflexión me he dado cuenta de que es un hombre invaluable, y que ojalá permanezca para las futuras generaciones como ya lo es en mí. Muchas gracias por todo.

Vladimir de la Cruz: Muchas gracias a Gabael. Vamos a dar la palabra al compañero del Consulado cubano, Arneo Ortiaga, Vicecónsul en Costa Rica.

Arneo: Gracias. En primer lugar, agradecer esta invitación. La actividad como tal, la oportunidad de este encuentro, como explicaba Vladimir, antes de empezar la actividad por la efervescencia política que ha habido en Costa Rica las últimas semanas, que no han habido más actividades sobre el Che. Pero, a pesar de eso por ejemplo, hoy Jorge Rodríguez, el Cónsul General nuestro, que estaba anunciado en esta actividad no pudo estar aquí con ustedes, porque está en otra actividad sobre el Che.
La semana pasada estábamos en el Centro de Cine en una semana sobre el Che.
Después de escuchar, amplia y realmente las intervenciones de Vladimir y de los compañeros, sobre el Che, brevemente me concentraré en algunos ejemplos, de por qué está vigente el Che, como dice el tema que nos convoca. ¿Por qué 40 años después de su caída en combate, de su asesinato, está vigente?
Partimos de una cosa, de la decisión, por orden de la CIA, de asesinarlo, para no tener un juicio justo, quizás con razón, porque hubiera sido otra Historia, otra situación su existencia en ese juicio. Toman la decisión, más importante, que es desaparecer y ocultar sus restos.
Estamos reunidos hoy viendo otras actividades internacionales relacionadas con este recuerdo. El “Aló Presidente Chávez” del domingo fue, precisamente, en Santa Clara, Cuba, sobre el Che. Acabamos de ver Tele Sur en muchas regiones, donde cubrieron con amplias entrevistas a tres presidentes actuales, hablando de Latinoamérica y sobre el Che, Rafael Correa, Evo Morales y Hugo Chávez, y coinciden los tres. Son entrevistas en sus países. No es que están reunidos hablando en un sitio donde coinciden los tres, desde su visión, en ¿cómo conocieron al Che? Siendo los tres niños, y muy jóvenes, ¿cómo influyó el Che en ellos? En su formación como lo ven, tuvo vigencia el Che, en sus corriente políticas, con sus matices y en cada país.
Se habla de un socialismo cubano, socialismo venezolano, pero dentro de la corriente del socialismo del siglo XXI, le reconoce vigencia el aporte al Che. Muchos de nosotros somos parte de la generación de esa carta de despedida del Ché, de la imagen de la guerra revolucionaria en Cuba, es decir, de los que crecimos teniendo al Che cercano.
Pudiera parecer exagerado, pero hay que hablar con los estudiantes cubanos como se estudia el Che, cómo se vive. Pongo un ejemplo. Hace diez años los restos del Che, y de sus compañeros cubanos, fueron trasladados hacia Cuba, en un acontecimiento histórico, muy conmovedor. Los restos recorrieron la mitad de Cuba para llegar hasta la Provincia de Santa Clara. En ese momento, precisamente, estamos hablando del año 1997, Cuba luchaba para salir del período especial, que es la forma cubana de llamar la terrible crisis, de la cual todavía estamos saliendo, de la cual no hemos salido, a partir del doble bloqueo, el impuesto por Estados Unidos y el que provocó el derrumbe del campo socialista, donde nos quitaron la escalera, como decimos en Cuba, nos quedamos con la brocha en la mano.
En ese momento tan difícil, no estábamos esperando un museo. Los restos, no se vieron con visión de pasado ni tampoco es exagerado decir, como se le llamó así, y de manera muy profunda, que venía de nuevo el Che, en ese momento. Y, digo que no es exagerado, porque el Che, se lo comentaba a Vladimir, ha sido algo recurrente en el proceso de revolución cubana, han habido alrededor suyo corrientes.
El socialismo es una teoría que está en desarrollo, en construcción y aplicación, y el Che ha tenido mucho que aportar, para Cuba, en el proceso de rectificación de errores, que se interrumpe, por lo que es especial el pensamiento económico del Che.
Les voy a recomendar, ya que estoy tocando el tema, dos libros para profundizar en el pensamiento económico del Che. Hay uno, que son sus “Apuntes críticos de la economía cubana”, del Che. Es un libro de combate de ese hombre que fue ministro de varias canteras, quien escribe ese libro o en el que se recogen estos escritos. No es un pensador que está separado de sus actividades para hacer un libro. Es un libro que se ha mencionado muy elocuentemente, muy demostrativo de las críticas del Che sobre el socialismo real en ese momento. Estamos hablando no de ahora, sino de principios de los años 60s, que es un momento muy difícil porque hay que entender que son críticas al único país, a los únicos países que están ayudando a Cuba, en el momento que se acrecienta la guerra. Hay que tener valentía para escribir en la forma que lo hizo el Che. Hay que analizarlo en ese momento que se produce, y es muy profunda esa crítica. Critica los manuales con que se enseña el socialismo y la economía política. Es parte de la autocrítica que tenemos que hacer, que hay muchas.
El pensamiento económico del Che en Cuba, su figura, su trascendencia es tan grande que no nos avocamos solo a esta faceta de su pensamiento económico. Desde hace 22 o 23 años para acá, ese término es difícil verlo en Cuba, en la literatura cubana, donde está la presencia del Che. ¿Por qué hablar del pensamiento económico del Che? Porque el Che es guerrillero, es decir, hay otras cosas que parecieran más aplastantes en él, y porque hay que decirlo, estábamos recibiendo influencia de otras teorías económicas que parecían probadas y aceptadas.
Cuando empieza la rectificación, hay un reencuentro con el pensamiento del Che. Ese es el primer libro. Y el otro, que ha sido más mencionado, recoge ese mismo nombre, y se llama así el “Pensamiento económico político”.
Otro ejemplo, que se vio en muchos países, muchos seguro que lo vieron, el periódico “El país”, de España, es una nota en la que Cuba le devuelve la vista al hombre que mató al Che Guevara, a Mario Terán, el asesino que mató al Che, el que le disparó. No es un acto propagandístico, no lo sabían los médicos cubanos. Es parte de la vigencia del Che, es parte de la grandeza del Che. Los médicos de la Operación Milagro, formados en las condiciones que lo hacen en Cuba, quiero decir que si para todos los cubanos tiene vigencia el Che, para lo médicos también, además de que el Che era médico. Están formados en eso. De ello nadie duda.
En Bolivia, en la Misión Milagro, se presentó un día un hombre pobre, abandonado, fue noticia en los días de octubre de 1967 porque fue el que asesinó, el que disparó, después de tener que beber y emborracharse, porque de otra manera no podía, y todavía se tomó otro trago, y el Che le dijo, esa frase tan metida por los asesinos, los testigos mismos, en declaraciones y entrevistas, donde el Che le dice, “dispare, vas a matar a un Hombre”. Y, ese Mario Terán en su momento, dijo que lo vio muy grande, lo dice así mismo. Claro que tenía que ver un gigante.
Ese hombre nunca más fue noticia, hoy es un anciano, estaba casi ciego, un don nadie, ahí viviendo y fue operado. Pero, se supo meses después porque un hijo suyo fue a un periódico Boliviano, de lo cual hay una foto de la época. Todavía el hombre está vivo, y los medios no lo sabían, eso se conoció después. Es lo que yo les mencionaba, porque fue operado sin rencor, generosamente.
Hay mucho que se pudiera decir del Che, pero la vigencia del Che es convertirlo, para algunos, en un objeto de mercado. Todos lo hemos visto, lo hemos conocido, en estos momentos. Alrededor de este 40 aniversario se está organizando una venta, que no cabe en el pensamiento del Che, que fue un hombre que incluso huyó de las cámaras, y eso lo dice todo el mundo, a pesar de una las fotos más famosas del mundo, la de Korda, pero esa es una de las contradicciones que hay en torno a la reflexión sobre el Che. El no lo quiso eso, ni hubiera querido esto. El Che es otra cosa.
Casi que no tuviéramos otra forma de referirnos a él. Ernesto Guevara nació en Argentina y para los cubanos es difícil pensar en el Che como extranjero. Somos un pueblo muy conocido por internacionalistas, que recibimos en su tiempo a Máximo Gómez, y tenemos muchos ejemplos, hasta norteamericanos. Pero, ese es otro alcance, casi que sociológico, que hay que tocar en las investigaciones del Che, de que él tampoco se sintió extranjero en Cuba. Y lo que logró, con un pueblo con características propias que ustedes saben, como todos los pueblos, muy particulares, pues todos las tenemos, pero que él las conoció y se compenetró desde el primer día con los cubanos, desde México que los identificó incorporándose a la lucha desde ese inicio. No es que fue alguien más que peleó.
A nosotros no nos gustan las comparaciones en Cuba, pero en el Che uno de los rasgos de su personalidad es la capacidad de comunicarse con todo el mundo. Siguió siendo el Che. Esa frase se la pusieron por ser argentino, pero se identificaba en todos los sectores, desde los rasgos humanos, cuando podía hablar en una reunión de economistas, cuando fue uno de los voceros principales de la Revolución, no solo de los ministerios que ocupó, hablando en sucesos y eventos que le tocó vivir, desde el inicio del bloqueo, en Playa Girón, en los acontecimientos de Octubre, cuando iniciaron la relaciones con el campo socialista, donde el Che fue de nuestros principales verbos, y de los más importantes de esa etapa de la revolución política, y en el campo exterior cuando hablaba.
Nunca se ha escuchado un sentimiento de la población cubana que dijera no al Che porque es un extranjero que vino a mandar, o algo parecido. A él lo vimos como en el proceso de independencia de este continente. Es un ejemplo como Bolívar, como muchos extranjeros que participaron en la luchas libertadoras como si fueran propias en los diversos países, porque en determinados momentos las definiciones no son geográficas. Ese es otro rasgo del Che.
Quiero agregar otra, que recuerdo, muy importante sobre el Che. Hace 20 años, cuando el 20 aniversario, algo que dijo Fidel ese día, “Hay muchos hombres sin decoro, pero hay hombres en sí mismos que llevan el decoro de muchos hombres”, recordando la frase martiana, a la que se le puede añadir, “y hombres que llevan el decoro del mundo”.
Algo más, brevemente. Ustedes han oído hablar de la “Ruta de la Victoria”, de Ho Chi Min en Vietnam. Esa ruta, que durante mucho tiempo no se supo cuál había sido la participación cubana, fue hecha por ingenieros cubanos. Mucho tiempo después lo revelaron. Eso es un ejemplo.
Hay otros, la presencia de una visita secreta de Fidel, en plena guerra a Viet Nam, habla de cuál fue nuestra participación. Han sido los Vietnamitas los que más han hablado de esa visita. Cada vez que un dirigente vietnamita visita Cuba habla de que ellos tienen la nostalgia, la insatisfacción es la palabra, de que la ayuda que Cuba les prestó ellos no han podido saldarla. Bueno, hablamos de distancia. Ellos tienen una altísima estima con los ingenieros e instructores militares cubanos.
Cuba se comprometió muy fuerte con ellos y, actualmente, las relaciones económicas están en una fase muy grande y buena. Hay colaboración en los dos sentidos, por ejemplo en el área de la construcción se habla mucho de carreteras y la participación de ingenieros cubanos. Es muy fuerte actualmente. Por ejemplo, hace pocos días, en una visita de vietnamitas a Cuba, el que presidió la Delegación de Vietnam, fue precisamente el Ministro de la Construcción.

Vladimir de la Cruz: Y hay, quizás, un impulso muy importante, en ese período, de la década del 60, cuando el Che estaba vivo, de solidaridad con Vietnam, porque Vietnam se había convertido, como el lugar más importante de lucha antiimperialista. Estados Unidos era la potencia hegemónica y Cuba desarrolla en aquella época dos organismos que contribuyen a estimular la solidaridad internacional y la lucha revolucionaria, haciendo de Vietnam un ejemplo, que es cuando el Che, justamente, afina aquella frase, de “crear, dos, tres, más Vietnam”, que en el fondo reivindicaba la heroicidad de ese pueblo, implícitamente decía sobre el apoyo de Cuba a Vietnam, y mostraba, en esa frase, la contradicción más importante, en el plano internacional de esa época, la de la lucha antiimperialista.
Cuba desarrolla y asume una responsabilidad histórica, muy grande, que la enfrenta con algunos países socialistas incluso, cuando impulsa la Organización Tricontinental donde se reunieron las fuerzas revolucionarias de todas partes del mundo, no solo las fuerzas comunistas, interesadas en combatir al imperialismo en donde fuera.
Eso era parte de la solidaridad con una guerra que todavía no había terminado, y segundo, en América Latina, impulsó la Organización Latinoamericana de Solidaridad, la OLAS, donde participaron prácticamente los grupos de izquierda de Costa Rica, que en esos años eran los más significativos que habían, o los que existían en ese momento, aún con contradicciones del propio Partido Comunista respecto a la lucha armada. En esta reunión por el Partido Vanguardia Popular estuvo, me parece, Arnoldo Ferreto.
A nivel estudiantil en Cuba se impulsa la OCLAE, la Organización Continental Latinoamericana Estudiantil, a la cual la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica, FEUCR, ingresó oficialmente, y jugó también un importante papel de agitación y de lucha solidaria.
De manera que, en el caso de Vietnam, estos organismos, si uno los percibe en esa dimensión, eran parte de un concepto no solo de solidaridad con ese pueblo sino de reproducir esa lucha en otras partes del mundo con base al ejemplo Vietnamita, y por su puesto con la colaboración cubana que ahí existía.
Entiendo también, no conozco datos, de que en este momento hay una asesoría muy importante turística de Cuba en Vietnam, debido a que Cuba ha desarrollado el turismo como uno de los elementos más importantes del desarrollo económico, incluso con participación mixta, española y otros países europeos. Vietnam tiene como 7.000 u 8.000 kilómetros de costas que dicen ser de las playas más hermosas que hay, donde están desarrollando un proyecto turístico enorme, con el que pretenden convertir esa zona en un área de gran atracción turística en los próximos años.
Ortiaga: Otro asunto es la vigencia del Che. ¿Vigente o más fuerte su presencia? Una vigencia del Che es el internacionalismo. Lo que cambia, es la adaptación con ese internacionalismo, al apoyo a movimientos de liberación nacional. Son determinadas etapas, como fue la parte de la defensa nacional de Cuba, ante la agresión de Estados Unidos. Pero, es muy fuerte hoy.
También se puede mencionar, con ejemplos internacionalistas, la Operación Milagro, de Cuba, que propone operar gratis de la vista, en Venezuela, a 10 millones de latinoamericanos, cifras impresionantes a nivel internacional.
Tenemos la formación de médicos en cifras que van aumentando, cifras son relativas, porque solo en Venezuela, se ha dispuesto con varios miles, se dice 40.000, precisamente con métodos médicos cubanos, con nuevas formas de estudiar medicina. Son nuevas formas de enseñar medicina. Un médico cubano enseña a 4 o 5 médicos venezolanos, allí donde tiene su consultorio, utilizando las tecnologías actuales por internet, con asesoría y con la práctica. Es decir, ese médico asiste, desde el primer año, a clases prácticas, con los pacientes de un médico cubano, en vez de hacerlo cuando está en un cuarto o quinto año de la carrera. Las auditorias que se han hecho han demostrado que es mejor que los médicos se hagan allá y así, es un método superior a los que estamos formando en Cuba. O sea, que cambian los conceptos.
En Venezuela está subiendo la misma formación, y matemáticamente se puede medir. La educación del internacionalismo es muy fuerte en Cuba.
En la etapa inicial de la revolución sandinista, en la primera etapa, asesinaron un maestro cubano. Eso era una posibilidad. Sobre eso hay un documental que es muy bueno que rescata este papel internacionalista en la educación.
También, hay un documental, sobre las Brigadas Internacionales, donde participan médicos. Allí hablan “los médicos” del Che, de cómo esta inculcado eso, porque van a cualquier lugar, a los más difíciles. Ahí se ven las brigadas internacionales, las condiciones en que trabajan y de vida que asumen, los salarios que hay que pagarles. El médico cubano va con su mochila. Tienen la formación de la medicina general integral y, después, la de una especialidad. Pero, no es solo medicina, es más un estudio, es una formación más amplia, por la que su presencia es más rica.
También se puede proyectar la figura del Che en lo que se podría llamar una Revolución Cultural, término que existe en Cuba. No es la Revolución Cultural China, es otra cosa. Es precisamente una nueva etapa masiva, que es muy largo explicar, desde la municipalización, es decir, de hacer en cada municipio una Universidad, sin perder la calidad, procurando la oportunidad y posibilidad de la cercanía de la Universidad con la población. Lo que hicimos fue multiplicar, en vez de cerrar, universidades. Creamos universidades.
Además, Cuba antes tenía solo dos canales de televisión, ahora tiene 5 o 6, porque hay uno en cada provincia. Hay dos canales estrictamente educativos y otros canales educativos que son para niños de primaria y secundaria, pues es una máxima llevar a la sociedad la educación.

Vladimir de la Cruz: Yo diría que esa internacionalización cubana se manifiesta ahora en esa Operación Milagro, incluso habíamos invitado a esta actividad, no sabemos porque no vino, porque asiste siempre y viene preparado, el compañero Rogelio Cedeño, que fue beneficiado justamente de esa medicina cubana en Venezuela, donde le realizaron esa operación de sus ojos y le resultó exitosa. En esta colaboración internacional los costarricenses ya suman como 300, los que han ido a Venezuela, a cargo del gobierno cubano, y se ha beneficiado de su medicina y solidaridad, una cosa impresionante teniendo nosotros un sistema de seguridad social como el que tenemos. Sin embargo, han sido costarricenses que han tenido que ser atendidos, en este caso, en esa particular proyección de Cuba, en medicina de los ojos, en Venezuela, porque aquí no se les puede brindar esa atención o tienen que esperar mucho tiempo para que se le dé.
En la alfabetización también se muestra el internacionalismo, con métodos muy avanzados desarrollados en Cuba para combatir el analfabetismo, antes en Nicaragua, actualmente en Bolivia, en que Cuba colabora y, en este momento, en Ecuador.

Ortiaga: Venezuela fue el segundo país que se declaró precisamente para dar su apoyo, con este método de alfabetización, de lo conocido a lo desconocido, es analfabeto en letras, que es el primer método evidente.
Lo otro que quería mencionar, hablando ustedes de internacionalismo es que la Operación Milagro fue un resultado de la necesidad., como lo fue la colaboración en la alfabetización. Cuando la empezamos a hacer en Venezuela, la alfabetización de cualquier edad, porque había gente adulta que no podía ni sabía leer, por lo que Cuba hace una inversión, no solo de la vista, de 200 millones de dólares en equipo médico, sino de la revolución, de los últimos cuatro o cinco años, que hemos hecho en la salud. Nos pusimos a la orden para cualquier población, a nivel de operaciones médicas que se hacen en los países con altos costos. No solo hablamos que se está operando la vista, se está operando con elementos más novedosos.
Es muy interesante apreciar la ayuda del alcance de ese internacionalismo, porque no es un simple desprendimiento. Es el concepto nuestro.
Vietnam fue una forma de hacernos libres a nosotros. En Vietnam se evitó la invasión de Estados Unidos, se contuvo a Estados Unidos, esa es la visión cubana. Eso tuvo mucho que ver porque pudiera haber sido Cuba la invadida por Estados Unidos. Cuba estaba con muchas más probabilidades por la misma cercanía con Estados Unidos, con más razones le tocaba jugar el rol, casi que la suerte nos ha ayudado. Pudo haber sido Cuba.
Pero, en el ser internacionalistas, nosotros vemos dos nuevas alternativas, o se destruye este mundo si sigue el neoliberalismo a ultranza o se salva. Para salvarlo hay que ser sostenible la alternativa. Cuba lo está haciendo. Cuba no lo podría hacer solo.
En esto que estamos hablando es lógico que tiene que haber otros actores, y hay apoyo de Venezuela, como una forma de salvar esa otra alternativa. Así lo vemos en Cuba. Es la mejor forma de salvar el mundo. No es algo alocado. Es un concepto muy Guevarista, muy del Che y se está viendo. Uno escucha hablar a otros que están aplicando los conceptos y se cuidan lo mismo.
Hace 15 o 20 años el neoliberalismo se puso como un modelo único, una receta que no se podía rechazar, que se presentaba como una verdad que la daban de tapaboca, hasta se decía que la historia había desaparecido, que no había historia, que era el fin de la historia.
Vladimir de la Cruz: Otras manifestaciones más del internacionalismo cubano se pueden ver en la formación de médicos costarricenses en Cuba, que ya suman varias decenas, en 2000 médicos anuales que van, de toda América Latina, a Cuba a prepararse en medicina allá, en la Escuela de Deportes en Cuba, de la cual nosotros, y la Universidad Nacional, ha sido beneficiada porque allá se han preparado maestros, y en la Escuela de Cine Latinoamericano donde también tenemos costarricenses que llegan constantemente a preparase allá, a mejorar y desarrollar una actividad, dentro de las artes, que ya estamos recibiendo positivamente. Es parte de un esfuerzo que ha hecho el pueblo cubano.
La prueba, digamos en extremo, en solidaridad, del internacionalismo cubano, cuando se produjo el Huracán Katrina, en los Estados Unidos, en que el gobierno cubano estuvo dispuesto mandar ahí los aviones y médicos, especialistas en ese tipo de desastres naturales.
El gobierno de Bush se negó a recibir ayuda de Cuba. Se negaron a recibir esta ayuda a pesar de que el gobierno de Bush abandonó a los negros, porque ese era el barrio y la zona de los negros, y de los pobres, de New Orleans. Yo conocí esa zona. Les interesaba destruir, desde antes del Huracán, esos barrios, porque era gente rentista, que estaba por la seguridad social, era gente que estaba ahí a cargo del gobierno y por lo que querían deshacerse de esos barrios. Por eso ellos no permitieron que llegara la ayuda humanitaria de Cuba, una cosa verdaderamente cruel. Katrina, en los Estados Unidos, en que el gobierno cubano estuvo dispuesto mandar ahí los aviones y médicos, especialistas en ese tipo de desastres naturales.
El gobierno de Bush se negó a recibir ayuda de Cuba. Se negaron a recibir esta ayuda a pesar de que el gobierno de Bush abandonó a los negros, porque ese era el barrio y la zona de los negros, y de los pobres, de New Orleans. Yo conocí esa zona. Les interesaba destruir, desde antes del Huracán, esos barrios, porque era gente rentista, que estaba por la seguridad social, era gente que estaba ahí a cargo del gobierno y por lo que querían deshacerse de esos barrios. Por eso ellos no permitieron que llegara la ayuda humanitaria de Cuba, una cosa verdaderamente cruel.

Ortiaga: La relación Cuba Rusia hoy no es igual a cuando existía la Unión Soviética. Nunca es igual, es de otro tipo. Puedo mencionar que ha sido difícil porque la refinería que construimos fue con mucho esfuerzo, con aporte ruso y dinero ruso, pero con mucho esfuerzo cubano y recursos cubanos, que se construyó antes de derrumbe de la Unión Soviética. Ahora, con ayuda Venezolana, vamos a empezar a disfrutar un proyecto que estaba parado. Con esas dificultades también la central nuclear, un proyecto que involucró un museo, también se va a terminar. Un obstáculo que existió por mucho tiempo es la reclamación de Rusia, de que heredó de las relaciones económicas de la antigua Unión Soviética, una deuda millonaria de Cuba con Rusia. Nosotros sacamos los datos de la afectación, que no es igual a lo que dice Rusia, que es el argumento de Cuba, y no hay diálogo. Sobre las relaciones económicas, en general con Rusia, es que desde hace un par de años ellos, no van a tocar el tema de la deuda, que lo dejamos de lado, y van a pasar la página.

Vladimir de la Cruz: También está el caso de Chernóbil.

Ortiaga: Bueno ese es un rasgo más de las relaciones con Rusia y la Unión soviética, porque involucra más a Ucrania, pero habla de nuestra solidaridad, que es lo que no se dice. Todavía hay niños, y nosotros desarrollamos algunos medicamentos novedosos, para las quemaduras nucleares y la rehabilitación de los niños y personas afectadas.
Hay una crisis en EEU, que se ve en el documental del cineasta Moore. Han descubierto, en ese documental, que hay una cantidad de personas que viajan a Cuba a tratarse médicamente, y en este caso es pagando, y muchos son de rehabilitación, de ortopedia.
Hace dos o tres días leí que, por ejemplo, compañías de aviones, de carga y de pasajeros hacia América Latina, de aviones que salen el año que viene, van a empezar a operar hacia Cuba. Igual la adquisición de camiones de Bielorusia y otras regiones que Cuba paga con productos.
La Operación Milagro, con relación a China, que también la realizamos, no es colaboración gratuita, es pagada, y bien pagada por China, en las provincias más pobres de ese país. China está muy interesada a extenderla hacia otras provincias.
Hay tres grandes proyectos donde hay empresas mixtas, fábricas biotecnológicas Cubano-China, en el área de servicios médicos que es una de las formas de exportar y de recuperar, a pesar de la crisis.
La forma de intercambio que impulsamos ahora, por ejemplo, no es solo de níquel, azúcar, cítricos, u otros productos, así, por ejemplo, con Venezuela es de médicos, agrónomos etc., de servicios y especialistas profesionales.
¿Qué significado tiene hoy el Che? El Che como “símbolo ejemplo” está rescatado. Pero a veces no se sabe mucho de este significado. Algo le llegó a este concepto de crítica también, recibe miradas agresivas de alguna gente. La batalla precisamente era profundizar en su pensamiento.
Ahora hay un debate de cómo salvar la revolución, convencidos de que vamos a vencer, los problemas viejos que arrastramos y otros nuevos. Tenemos muchas cosas de qué autocriticarnos, y ha llegado el momento de la camisa quitada, como decimos en Cuba, y lo viví en varios lugares, en el Partido y en Asambleas Populares. Me tocó ver varios de esos debates y no es porque alguien tenga la camiseta fuerte.
¿En qué momento, con que valentía, el Che abordaría cada uno de esos debates? No habría tiempo aquí para explicar esto, pero un extranjero como el Che hizo ver, a estudiosos y pensadores, que si ellos no eran capaces de ayudar al agricultor, y lo que vale la agricultura, donde los hizo aterrizar, porque les hizo ver que si ellos no eran capaces de entender y atender ese agricultor, ese hombre que es tan importante porque le da la comida a sus hijos, produce los bienes materiales a la sociedad, si ellos, como pensadores, no son capaces de ver eso, nunca serían pensadores revolucionarios, ni un pensadores ubicados en Cuba.
No se puede exigir a cada cubano que sea como el Che, en el valor absoluto del término. ¿Pero de que clase de hombre estamos hablando? ¿Quién era el Che realmente? Era muy crítico, en el plano del salario, más allá de la etapa socialista, decía que después de pagar un salario justo, había que pagar una estimulación extra económica. En la etapa actual no es posible hacerlo con todo el mundo. El médico que cure por dinero, primero no es médico, ¿como va a ser un médico revolucionario?, ¿el soldado que no defiende una área porque no le han pagado, no es soldado y menos soldado revolucionario?

Comentario de un asistente: Cuando el Che Guevara muere en 1969, yo tenía 6 años de esperar por nacer. Me faltaban 6 años para nacer. Daniel Ortega tenía 17 años y estaba en la cárcel. Particularmente Cuba tiene una vocación bastante importante hacia el joven, lo digo porque aquí estamos dos participantes del XV CLAE, uno de esos soy yo. El gobierno cubano se ha involucrado con los estudiantes de manera bastante importante. Nosotros, cuando éramos una generación de estudiantes en 1998, llevamos a 30 estudiantes de zonas rurales, que bajo el compromiso de que ver como vivían los cubanos los llevamos a estudiar a Cuba medicina. Bajo ese compromiso tenían que trabajar en sus zonas rurales para devolverle toda esa generosidad que el gobierno cubano había tenido para con ellos, poder volver y poder inculcar ese mismo espíritu del Che en lo social.
Otro de los elementos que es importante es la actitud frente al trabajo, el trabajo voluntario, y es que en esta época es rico hablar de eso porque en esta época, en Costa Rica, hemos tenido mucho trabajo voluntario, como ha sido en la lucha contra el TLC. Hemos pensado mucho de lo social y poco de economía. En realidad hablamos de mucho de lo que perdíamos socialmente, y de lo que iba a representar para unos pocos, o para el país, pensando en términos económicos como el producto interno bruto, o el crecimiento de exportaciones e importaciones, pero se dejó de hablar eso, y no se dejó hablar de lo social. Ténganlo por seguro, porque cuando estábamos en la votación del TLC habían muchos niños que portaban camisas del NO, que sea como sea usted les preguntaba y decían: “porque en materia de ambiente…, materia de tal…, porque los pobres…”. Eso dice mucho del Che. No justificamos ninguno de los argumentos de los defensores del NO al TLC pensando que era parte del pensamiento del Che pero pudo haber reflejado al Che en su accionar. Eso es parte de lo que ganamos en ese TLC, porque no lo perdimos todo y ganamos esa conciencia de muchos estudiantes, de colegios, de niños, con sus padres comprometidos, que repetían lo que los mismos padres hacían y decían, lo que escuchaban en debates, o lo que escuchaban en la calle. Sea como sea, ese pensamiento le ha tenido un miedo a pensar en lo social y un miedo de hablar de lo social, es más político y realmente hablando, es más bonito hablar de economía que de lo social, ganar menos con lo social por los costos que trae. Económicamente hablando todas esas acciones de Cuba en materia de mercado, de eso no se habla ya. En esta época se habla más de lo social y se piensa en lo social.
Comentario de un asistente: A mí me parece que una de las formas para mantener esa vigencia del pensamiento del Che en los jóvenes, es precisamente hacerlo desde su niñez. Me parece que el sistema educativo en este momento debería darle valor a aquellos grandes hombres latinoamericanos. Los libros de estudios sociales, hablan de Abraham Lincoln, hablan de un montón de cosas, pero no hay ese reconocimiento a esos grandes hombres latinoamericanos que dieron sus esfuerzos, como en este caso el Che. Me parece que ahí se puede concientizar, sensibilizar a los jóvenes de que existen personas latinoamericanas que orgullosamente han dado su vida, y que nos han enseñado una serie de valores que se han perdido en esta sociedad que es necesario rescatarlos desde la niñez. En esta experiencia, de entender un poco el pensamiento del Che, mi hija me pregunta ¿Quién es el Che? Mi hija tiene 11 años y pasa hablando porque ha estado ahí, preguntándome cosas, que si nosotros logramos desde el mismo sistema educativo explicar, como el aporte de estos grandes hombres latinoamericanos me parece que sería un justo reconocimiento a esos hombres y a la misma sociedad latinoamericana.
Ortiaga: Cuando ustedes estaban hablando de Che yo pensaba, no es tan fácil. Si Martí dijo cosas que hoy no se publican. ¿Cómo lo van poner en un libro escolar? Hay clases de Martí que pisan a la oligarquía, y que preocupan, y se podría decir de muchos pensadores. Es una batalla que no es tan fácil y hasta las figuras de nuestros países próceres, la visión que se nos da también la vivimos con Martí en el pasado. La imagen que se puede buscar y apreciar en los libros de historia de la Seudo República, en Cuba, uno se dice cómo lograron hacer este libro, cómo lograron ocultar tanto. Ahí está la cosa. En cuanto al pensamiento de la actualidad también un pensamiento de combate, un pensamiento activo, de acuerdo a la circunstancia. Hoy estamos de nuevo en una batalla que tiene vigencia en los libros, pero si ustedes entran a determinado sitios de internet, vinculados a Cuba, lo ven fuerte, que no lo estamos utilizando todavía, donde aún queda mucha cosa, hay mucho de los escritos del Che que fueron notas al margen, que son libros en proceso, son notas de lo que él quería escribir. Por ejemplo, algo que se ha mirado mucho es la biografía que se hizo de él, o sobre los manuales, las notas que él pone. Ahí hay muy pensamiento, pero eran materiales de estudio, no es que él escribió otro manual, es que el hizo una crítica de ellos. Hay mucho material en las cartas. Ese discurso que les mencionaba de hace 20 años, se lo recomiendo. Hay sitios cubanos en que todo está digitalizado, 2×3 se llama el buscador cubano principal, y nuestra competencia es Google. 2×3 es una frase usada en Cuba, que en dos por tres te resuelvo eso. No sé si aquí también, pero si lo pone en letras en internet aparece. Ahí están todas las obras del Che, todos los discursos de Fidel. La ventaja de ese buscador es que si usted quiere buscar algo de Cuba o sobre Costa Rica publicado en Cuba es mejor buscarlo ahí. Es un sitio cubano, un buscador
Vladimir de la Cruz: Antes de terminar, primero, les agradezco la presencia larga que han tenido en una reflexión que ha sido rica para todos. Nosotros mismos hemos aprendido aquí. En segundo lugar, aquí en las universidades, hicimos una marcha sobre la autonomía universitaria, defendiéndola. En Cuba hay unos artículos universitarios y discursos del Che cuando él va a la Universidad y tiene que enfrentar un poco el problema de la autonomía en Cuba, y resuelve el problema de la autonomía en Cuba, incluso citando a Gabriel Del Mazo, uno de los grandes reformistas de Córdoba, que tiene publicados unos libros gruesos, donde se recoge toda la lucha por la autonomía universitaria en América Latina y en Argentina, y convence a los estudiantes universitarios, de Cuba, de que el problema de la autonomía no es luchar por un espacio independiente, de una universidad separada de gobierno en gobiernos que no tienen que ver con su pueblo, sino que la autonomía se resuelve en Cuba haciendo que la Universidad se integre activamente en el compromiso de transformación y mejoramiento de calidad de vida de la sociedad cubana. Esta es una cosa muy importante, porque a veces nosotros somos celosos de la Autonomía Universitaria, yo mismo soy muy celoso de la Autonomía Universitaria de aquí. Sin embargo, si uno ve al Che es una confrontación total, pero es otra realidad. En tercer lugar, la valoración de la presencia del Che nos ha permitido también refrescar que nuestro país fue solidario en la lucha por la independencia de Cuba. Desde 1869 cuando se dio el Grito de Yara, aquí se publicaron artículos en la prensa y cuando se desarrollaron parte de esas luchas el territorio costarricense sirvió para que nuestro país, en la Península de Nicoya, en Hojancha, se acogiera calurosamente a Antonio Maceo, quien fundara la colonia cubana, y se desarrollara desde ahí un movimiento de actividad y de solidaridad con Cuba, e incluso al punto de que intentan matar al prócer, en la esquina del Teatro Variedades, en Costa Rica. Y, después de dos visitas del propio Martí a Costa Rica, en 1893 y 1895, a pocas semanas antes de su muerte, y del establecimiento de los grupos costarricenses del Partido Revolucionario, que contribuían desde Costa Rica, a desarrollar la solidaridad con Cuba, de manera que esa estrecha relación histórica ha sido permanente, y está enriquecida con la presencia de estudiantes en Cuba, de la solidaridad indudable que hace el gobierno el pueblo cubano sacrificio enorme con médicos, sus maestros, con su ciencia y conocimiento, con su arte con el cine, con todos nosotros contribuyendo a forjar Nuestra América, la que decía Martí. Esta es la vigencia, queridos compañeros, del Che. Muchas gracias a todos y muy buenas noches.

 


Vladimir de la Cruz

Político, historiador, profesor universitario y ex embajador de Costa Rica en Venezuela. Escribe para varios medios de comunicación. Fue candidato presidencial del partido izquierdista Fuerza Democrática en tres ocasiones.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...