Estados Unidos: debe proteger el derecho al voto

“Las elecciones generales de 2022 en Estados Unidos son una importante prueba de la determinación del país de adherirse a los principios fundamentales de la democracia y los derechos humanos”, dijo Amanda Klasing, jefa del programa Iniciativa por la Democracia en Estados Unidos de Human Rights Watch. “Los propios funcionarios electorales están bajo amenaza, y las autoridades estadounidenses deben garantizar urgentemente que los votantes, los trabajadores electorales y los grupos cívicos puedan participar libremente en el proceso electoral, sin miedo ni intimidación”.

En su informe, Human Rights Watch aborda la necesidad de alinear los procedimientos electorales de EE.UU. con las normas internacionales de derechos humanos, incluyendo la prohibición de cualquier discriminación racial en el voto. También analiza el papel fundamental que desempeñan las organizaciones de la sociedad civil en la protección de la integridad de las elecciones estadounidenses y cuestiones clave como la responsabilidad del gobierno de contrarrestar la desinformación y de actuar para evitar la intimidación de los votantes, incluida la presencia de armas o de las fuerzas del orden en los colegios electorales.

Aunque la legislación internacional sobre derechos humanos “no impone ningún sistema electoral concreto”, según las Naciones Unidas, sí establece obligaciones en materia de derechos de voto y no discriminación que son vinculantes para los gobiernos nacionales, estatales y locales de EE.UU.

Una democracia sana es aquella que se basa en la voluntad del pueblo y protege los derechos de todos, señaló Human Rights Watch. Las instituciones democráticas inclusivas son vitales para la protección de los derechos humanos: ayudan a garantizar que las voces de las personas sean escuchadas, que los grupos cívicos puedan operar de forma independiente, que las elecciones sean libres y justas, y que los derechos estén protegidos por la ley.

En EE.UU., algunos agentes estatales y no estatales intentan silenciar o limitar la labor de estos grupos. Las leyes estatales violan el derecho al voto y la desinformación sobre las elecciones de 2020 está erosionando la fe pública en las elecciones y las instituciones democráticas. Esta dinámica es especialmente visible en el periodo previo a las elecciones generales del 8 de noviembre.

Los funcionarios encargados de administrar unas elecciones libres y justas en EE.UU. han sido objeto de un mayor escrutinio, acoso e incluso amenazas de muerte desde las elecciones de 2020, en parte debido a las falsas afirmaciones del expresidente Donald Trump y sus partidarios de que había una conspiración para privarle de la presidencia en 2020, señaló Human Rights Watch. Un grupo de trabajo del Departamento de Justicia de Estados Unidos, en estrecha colaboración con la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), informó en agosto de 2022 que había revisado más de 1.000 denuncias de incidentes hostiles o de acoso contra trabajadores electorales, y que casi el 11 % cumplía el umbral para una investigación penal federal. En octubre, el FBI emitió una amplia declaración de advertencia sobre las amenazas a los trabajadores electorales antes de las elecciones de noviembre.

Human Rights Watch también proporciona información en el informe sobre las leyes, políticas y prácticas perniciosas que limitan el poder de los votantes negros, y el importante papel que desempeñan las organizaciones no gubernamentales en la protección de la integridad de las elecciones estadounidenses. Estos grupos que operan a nivel estatal y local están en la primera línea de la protección de la integridad de las elecciones estadounidenses. Ayudan a registrar a los votantes, les informan sobre sus derechos y cómo votar, y se ponen en contacto con los funcionarios electorales locales cuando hay problemas.

La sociedad civil y los observadores no partidistas desempeñan un papel importante en una democracia saludable, dijo Human Rights Watch. Algunos legisladores estatales han aprobado leyes que reprimen la participación de grupos no gubernamentales en el registro o el apoyo a los votantes, incluyendo leyes con fuertes multas e incluso sanciones penales.

El derecho internacional de los derechos humanos ofrece una hoja de ruta útil para avanzar en estas y otras cuestiones candentes relacionadas con las elecciones estadounidenses, dijo Human Rights Watch. Mientras los ciudadanos estadounidenses acuden a las urnas, se están poniendo de manifiesto otros problemas de derechos humanos en EE.UU. y en todo el mundo. Uno de ellos es el vínculo entre los políticos que fomentan los temores xenófobos para construir el poder político, un tema que se ve en los contactos entre funcionarios en Texas y en Hungría, por ejemplo. Otra es la incapacidad de países como Brasil y estados como Georgia para garantizar plenamente que todos los votantes con derecho a voto se sientan seguros y capaces de ejercer sus derechos sin el terror fomentado por la discriminación racial.

“La justicia racial es fundamental para la práctica real del derecho al voto en EE.UU., en Brasil y en todo el mundo”, señaló Klasing. “No puede haber democracia sin justicia racial, y no puede haber justicia racial sin democracia”.

Las elecciones generales de noviembre son muy importantes para los derechos humanos en EE.UU. Hay 36 elecciones a gobernador, incluso en estados influyentes como Texas y Florida. En todos los estados habrá elecciones legislativas estatales, con proyectos de ley pendientes en las cámaras estatales de todo el país para proteger y atacar muchos derechos humanos, como el derecho al acceso al aborto, a la reunión pacífica y otros.

Todos los escaños de la Cámara de Representantes de EE.UU. están en juego, junto con 34 escaños del Senado. Y hay iniciativas electorales locales en muchos estados, como en California, Michigan, Kentucky y Vermont, que consideran cuestiones relacionadas con el aborto y los anticonceptivos. Estas iniciativas estatales se han vuelto cruciales para garantizar el acceso continuo al aborto a nivel estatal, ya que la garantía constitucional federal de casi 50 años fue anulada por el Tribunal Supremo de EE.UU. en junio.

Aunque la Decimotercera Enmienda de la Constitución de EE.UU. abolió técnicamente la institución de la esclavitud, estableció una excepción que permitía la continuación de la esclavitud “como castigo por un delito”. Más de 150 años después de la aprobación de esta enmienda, los votantes de Alabama, Luisiana, Oregón, Tennessee y Vermont están considerando medidas que prohibirían explícitamente todas las formas persistentes de esclavitud y servidumbre. Los votantes de Colorado, Florida y Nueva Jersey tomaron previamente medidas para prohibir esta excepción racista.

El sistema de trabajo en las prisiones de EE.UU. es un legado de la esclavitud y una forma de explotación económica, y las desigualdades raciales persisten hoy en día. Los negros están encarcelados de forma desproporcionada y, por tanto, están sobrerrepresentados entre quienes trabajan en las cárceles. En diciembre de 2020, Human Rights Watch apoyó una enmienda a la constitución de EE.UU. que “prohibiría el uso de la esclavitud y la servidumbre involuntaria” como castigo por un delito. En la actualidad, casi un millón de personas en EE.UU. trabajan mientras están encarceladas en prisiones estadounidenses.

Las reclamaciones engañosas de fraude electoral, las peligrosas demandas judiciales que socavan el principio básico de “una persona, un voto” y los confusos cambios en las normas electorales constituyen peligrosas fuerzas anti derechos que están en juego en las actuales elecciones de mitad de mandato y más allá. Los derechos humanos ofrecen una hoja de ruta fácilmente definida a través de este peligroso terreno, señaló Human Rights Watch.

“Mantener el rumbo para garantizar la democracia requiere descartar y sortear todas las distracciones en favor de la protección del derecho al voto para todos”, dijo Klasing. “Nadie, ya sea un votante o un funcionario electoral, y sin importar sus opiniones políticas, grupo social o raza, debe perder de vista ese simple hecho”.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...