Estereofón: no se pudre ni enmohece, pero…

El planeta es nuestro hogar y así debemos tratarlo, como si fuera nuestra casa la cual mantenemos limpia para poder vivir en ella. No cuesta,hagámoslo ya, es ahora

0

Ana Álvarez Rojas, Psicóloga.

Qué gran dolor de cabeza para todos aquellos que nos preocupamos por  hacer algo con los desechos que todos los días producimos los seres humanos. El plastoformo, isopor, plumavil, poliespuma, poliexpan o como quiera que le llamen en otros  países donde se hable español, es utilizado por la industria alimentaria y de la construcción por un montón de ventajas que posee. Yo no las conocía y me puse a leer y  descubrí que no se pudre ni enmohece pues en él no pueden crecer microorganismos, por lo tanto es  idóneo para empacar productos frescos; es muy ligero, resiste la humedad y absorbe impactos, por eso se usa para aislar productos delicados como electrodomésticos

También es un excelente aislante térmico y se ha comprobado que edificios que lo utilizan pueden llegar a ahorrar hasta un 40% de energía para climatizarlos. Atractivo   ¡ no creen !.  Pero ahí no termina el asunto, es un magnífico aislante sonoro y es 100% reciclable. Esto último sí me sorprendió. Resulta que, si se tritura, puede ser mezclado con material virgen para formar bloques  hasta con un 50% de material reciclado.

 Claro que tiene un “PERO”; dura 500 o más años en degradarse (si es que se degrada), ocupa mucho espacio en los botaderos de basura y es tan liviano que puede ser llevado por el viento a cualquier parte de la tierra o el mar, siendo en este último lugar muy perjudicial para los animales marinos ya que, las pequeñas bolitas que lo conforman pasan por alimento, estos se las comen y, al sentirse llenos, pues no se digiere, mueren por inanición. 

A esto tenemos que agregarle el hecho de que nosotros no hemos ayudado mucho con nuestros pésimos  hábitos de separación de la basura que producimos. Si lo botamos todo mezclado, es casi imposible separarlo para ser reciclado. Así que, empezando por mi conclusión, el mayor problema somos nosotros mismos, más que este  Poliestireno Expandido (EPS) que se usa  en el mundo alimenticio y  en el de la construcción y que no va a dejar de producirse por mucho que queramos pues los beneficios, tanto económicos como de su versatilidad para empacar alimentos y otros productos,  pesa demasiado en nuestra sociedad. Es más, los seres humanos ya debemos asumir nuestra tarea con responsabilidad y conciencia y dejarnos de tanto cuento.

Pero… ¿qué es en sí el estereofón?

El Dr. Guillemo Jiménez Villalta, investigador del Laboratorio de Polímeros de la Universidad Nacional, químico e ingeniero de polímeros nos explica que el estereofón    ( material plástico, espumado) está basado , claro está, en un polímero, es decir, cientos de miles de moléculas pequeñas (monómeros) unidas, conformando enormes cadenas de formas diversas y de gran fortaleza, llamado POLIESTIRENO (la unidad que se repite para formarlo es el “estireno”,  un hidrocarburo y que es tóxico). Según Jiménez, el estireno, al ser sometido al proceso de polimeración y convertirse en un polímero, deja de ser perjudicial si se está seguro que no queda ningún remanente de estireno que pueda ser extraído al estar en contacto con los alimentos. Su teoría es que estos empaques no están hechos para contener alimentos por mucho tiempo o el necesario para que esto suceda, que no presenta riesgo para la salud en su forma sólida y bajo “condiciones normales de uso “. Yo no sé ustedes pero  mejor no me arriesgo.

Ya la Universidad Nacional, desde julio del 2009, prohibió en sus sodas y restaurantes el uso de este tipo de empaques de comida y está en proceso, la aprobación de la ley   # 17378 (este proyecto pasó a estudio e informe de la Comisión Permanente Especial de Ambiente), que impulsa la prohibición del uso del estereofón.  Parece que algo vamos progresando al respecto. Entonces no hay vuelta de hoja,  la solución está en nosotros mismos, debemos reciclar, reutilizar, no botar todo a la basura, separar lo que es reciclable, limpio y seco para que pueda ser usado muchas veces más.  NO MEZCLAR LA BASURA, ahí está parte del secreto para que nuestra Tierra nos dure a nosotros, pero que también llegue a ser un lindo lugar para nuestros nietos y los nietos de estos.

CONCIENTIZARNOS, el planeta es nuestro hogar y así debemos tratarlo, como si fuera nuestra casa la cual mantenemos limpia para poder vivir en ella. No cuesta,hagámoslo ya, es ahora.

De la misma autora le podría interesar:

 

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...