Eugenio Araya Chacón, Ingeniero.

Con frecuencia veo comentarios en los que se asegura que la energía que Costa Rica consume es 100% de fuentes renovables. Esto es absolutamente incorrecto. El 60% de la energía que se consume en el país procede de fuentes fósiles que son los combustibles que se utilizan en los vehículos y gas en procesos industriales y cocinas comerciales y de hogares. Solamente el 40% de la energía proviene de fuentes renovables en forma de electricidad.

El patrón de consumo de los hogares y empresas es semejante al del país, dado que el consumo nacional es la sumatoria de todos los consumos individuales de su población. Así entonces, en un hogar típico, el consumo de energía de fuentes fósiles representará aproximadamente el 60% del total de la energía consumida y la energía eléctrica solo el 40%.

Las empresas que promueven la venta de celdas solares deben corregir sus ecuaciones financieras teniendo en cuenta el consumo total de energía, de tal forma que considere la sustitución de los vehículos de su cliente por autos eléctricos con el fin de lograr una mejor tasa de retorno de la inversión en el sistema fotovoltaico, que alimentaría entonces la casa y los vehículos. Las empresas constructoras y las agencias de vehículos eléctricos podrían hacer esfuerzos conjuntos para lograr empujar ambos la reconversión energética.

Más allá todavía, generalmente cuando se piensa en conversión energética se tiende a pensar solo en energía fotovoltaica. Las celdas solares tienen un bajo factor de planta -su capacidad de producir energía- de cerca del 22%. Para comenzar no producen durante la noche, donde se pierde un 50%, y su producción en tempranas horas de la mañana y en las últimas horas de la tarde es bastante baja, resultando entonces en ese factor de planta tan bajo.

Considerar la instalación de mini generadores eólicos resulta en una mucho más rentable inversión, toda vez que una mini eólica tiene un factor de planta ligeramente superior al 70%, pues puede producir energía las 24 horas del día mientras haya un poco de viento y su valor en el mercado es muy económico. Una sola mini eólica de 2 KW puede proveer toda la energía de una casa promedio y su valor ronda los $700 en el mercado.

La transición energética solamente se da cuando los usuarios de la energía tienen ventajas económicas en la migración hacia otras energías. Pensar que la transición se dé por motivos de consciencia es utópico. Los ciudadanos noruegos recientemente nos dieron esta lección al bajar sustancialmente la compra de vehículos eléctricos en ese país una vez que se dejaron de dar incentivos económicos.

Avatar

Por La Revista CR

Medio de comunicación digital.