Eunice Odio: del olvido injusto al recuerdo vívido

0

“Asomada a mi pecho
tatuada en él como la edad
y el daño.

Como una suave grey de colinas
cuyo rumbo retorna con el habla,

Habla mi amada
con su amor que tiene
apenas pecho diurno y voz descalza.”

Versos del poema “Canción del esposo a su amada”

En la Facultad de Letras, en el 2005, se ubicó una escultura en homenaje a Eunice Odio. La obra fue elaborada por Mario Parra, esta forma parte de un trío que incluye a otras dos artistas: Yolanda Oreamuno y Margarita Bertheau. Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

En la Facultad de Letras, en el 2005, se ubicó una escultura en homenaje a Eunice Odio. La obra fue elaborada por Mario Parra, esta forma parte de un trío que incluye a otras dos artistas: Yolanda Oreamuno y Margarita Bertheau. Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

El 18 de octubre pasado, se cumplió el centenario del nacimiento de la poeta, ensayista y periodista Yolanda Eunice Odio Infante, momento en que se retrotrae toda su obra, todo su pensamiento, todo su accionar en una corta vida de apenas 54 años distribuidos en Costa Rica, el país que la vio nacer, Guatemala, Estados Unidos y México, donde falleció.

Si bien la poeta costarricense logró en vida algunos reconocimientos por su trabajo, fue después de su muerte que su obra adquirió mayor relevancia en el ámbito literario y cultural, lo cual es calificado como injusto por algunas personas, ya que sus textos siempre fueron muy valiosos.

“Este es un acto de justicia poética tomado en un sentido peculiar. Hacemos justicia al honrar, al releer, al tornar importante, al dotar de significado la obra de la gran poeta costarricense Eunice Odio. Y como la justicia poética suele tener un efecto edificante, a quienes la atestiguan les deseo que esta serie de actividades (conmemorativas del centenario) los dejen satisfechos, convencidos de que finalmente una poeta que tardó en ser escuchada ha superado la injusta incomprensión que alguna vez la marcó”, expresó Alí Víquez Jiménez, director del Departamento de Literatura, de la Escuela de Filología, Lingüística y Literatura, durante el acto de inauguración de las celebraciones por esta autora.

LEA TAMBIÉN: XII Exhibición anual de estampa artística Eunice Odio fue dedicada a la profesora emérita y artista plástica Grace Herrera

Durante el acto de inauguración del homenaje a Eunice Odio, Ivonne Robles Mohs, directora de la Escuela de Filología, Lingüística y Literatura, calificó a esta poeta como «la que alcanzó buena victoria». Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Durante el acto de inauguración del homenaje a Eunice Odio, Ivonne Robles Mohs, directora de la Escuela de Filología, Lingüística y Literatura, calificó a esta poeta como «la que alcanzó buena victoria». Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Al respecto, Ivonne Robles Mohs, directora de la Escuela de Filología, Lingüística y Literatura, compartió un párrafo de una de las cartas escritas por Odio, donde expresa: “no importan nuestras vidas —las vidas de los poetas y los artistas— sino en la medida en que vivimos en forma congruente con nuestro trabajo, no importa que vivamos pobres o aun ignorados o desconocidos, lo que importa es aspirar al gran poema pintado o escrito y la mayor alegría es lograrlo, saber que lo hicimos aunque nadie llegue a reconocerlo, sino hasta que hayan pasado siglos de nuestra muerte”.

En ese mensaje, Eunice parece anticipar la experiencia que ella misma viviría, pues fue luego de su muerte que realmente su obra tomó mayor relevancia. A pesar de ello, en 1947, recibió el premio centroamericano de poesía ‘15 de septiembre’ por su poemario Los elementos terrestres.

Robles recordó que el nombre de Eunice significa etimológicamente «la victoriosa o la que alcanza buena victoria» y, dada su reconocida contribución al desarrollo de la literatura latinoamericana, considera que, sin reparo, se le puede decir: “Eunice, la que alcanzó buena victoria”.

Legado internacional

Marlen León Guzmán, vicerrectora de Docencia, rescató la rebeldía académica de Eunice Odio —quien demostró esa resistencia desde que estaba en el Colegio Superior de Señoritas—, así como el ser una apasionada de la poesía moderna y su interés por encontrar siempre un entorno en el que pudiera aportar y llevar luz por medio de sus obras.

Dado su tránsito por varios países, León destaca que ella “fue dejando semillas de su legado, que con el pasar de los años han germinado en floraciones, frutos y flores, cuyo carácter academicista y cultural tiene la peculiaridad de mantenerse vigente por toda la eternidad”.

El centenario del nacimiento de Eunice Odio es según León una invitación para que, como comunidad universitaria y costarricense, se concientice sobre la importancia de abrirle espacio a estas mujeres que, considera, merecen hoy más que nunca un inmenso tributo a sus obras y a sus experiencias de vida.

Del 14 al 18 de octubre, la Escuela de Filología, Lingüística y Literatura, en colaboración con el Área de Letras, el Centro de Estudios Mexicanos UNAM-Costa Rica y la Biblioteca Nacional, ofreció un amplio y diverso programa de actividades para conmemorar los 100 años del nacimiento de esta importante autora costarricense. Algunas de las actividades fueron, entre otras, exposiciones, conciertos, recitales de poesía, charlas, conferencias y mesas redondas.

La obra de Eunice Odio ha generado diversas antologías y libros sobre su legado. Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

La obra de Eunice Odio ha generado diversas antologías y libros sobre su legado. Foto: Laura Rodríguez Rodríguez.

Nidia Burgos Quirós
Periodista, Oficina de Divulgación e Información
Áreas de cobertura: vida estudiantil y letras

 

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...