Eva Fraile: Cura mi corazón

Eva Fraile, Asesora Editorial – Madrid.

Mientras me tomo un café calentito en esta tarde de viernes, quiero contarte algo: He escrito un libro muy personal. Este mensaje quería haberlo mandado hace unas cuantas semanas, pero no me atrevía. ¿Cómo se da la noticia de que has escrito un libro? ¿Recuerdas cómo lo hiciste tú? ¿Sabes cómo lo harás en el futuro? Me encantaría que compartieses tu experiencia conmigo.

En la persecución de los sueños no todo son técnicas y trucos, a veces (más bien siempre), hay mucho componente humano.

Nací con una cardiopatía congénita. Mi problema, en concreto, se trata de una insuficiencia cardíaca que tiene nombre y apellidos y, por alguna razón, siempre he pensado que esa insuficiencia estaba en todos los ámbitos de mi vida, así que me he dedicado a esforzarme muchísimo para demostrarle al mundo que soy suficiente cuando, en realidad, no hace falta. Todos los somos. Y La Reina Lectora tiene mucho que ver con esto. Verás, detrás de la Reina hay una historia que puedes leer aquí, pero lo que te quiero transmitir en este mensaje es que durante los años que ella me ha acompañado también ha ocurrido algo mágico: No he vuelto a entrar en quirófano, cosa que antes era bastante habitual. Imagínate el escenario. Una niña-adolescente-mujer que se creía con un cuerpo frágil y que se torturaba pensando que tenía que esforzarse más que el resto, de repente, no solo abre un negocio propio y es capaz de hacerse un hueco en el gigante (porque esto no es un molino, tú lo sabes bien, esto es un jodido gigante) editorial, sino que en cada revisión médica firma una tregua con su corazón raro. Así durante todos estos años. Como podrás comprobar, ha sido una etapa dulce, un gran regalo de la vida. Pero los regalos también hay que saber gestionarlos. Y yo, a la par que me encontraba muy bien y me sentía casi invencible, me dejé de cuidar y me centré tanto en el trabajo (porque sigo pensando que tengo que esforzarme más que el resto para ser suficiente) que los picos de estrés se dispararon y me olvidé de mí. Así que un verano, en una revisión médica, me dijeron que mi cardiopatía estaba empezando a afectar al pulmón. ¿Sabéis lo primero que le dije a mi madre entre lágrimas cuando salí de la consulta? «Mamá, ¿qué voy a hacer ahora con toda esa gente que confía en mí y a la que ahora voy a dejar tirada?» Y me refería a vosotros, claro. Mi madre no daba crédito y solo acertó a responder: «Confiar tú en ellos. Te esperarán». Y ahí me tomé mi primer verano de vacaciones desde que había comenzado a trabajar en esto. Un verano lleno de miedos e incertidumbres porque no sabía cuál sería el veredicto final tras las pruebas. En ese tiempo, nació el libro. Un libro que intenta recoger solo las cosas buenas de todo esto y que intenta convertirse en un mensaje futuro para mí misma: Eres suficiente. El mundo está lleno de Amor. Y las personas adecuadas se encuentran en el camino.

Si estás leyendo esto es porque nos hemos encontrado en el camino así que quiero compartirlo contigo:

El domingo (creo) volveré a escribirte para contarte cosas que seguro que te interesan más: una pequeña revisión a cómo estoy planteamiento mi propio lanzamiento y qué tal está yendo, por si te ayuda con el tuyo.

Muchísimas gracias por este ratito de viernes.

Muchísimas gracias por estar aquí.

Un abrazo grande de mi parte y de parte de La Reina Lectora.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...