Fabio Molina: Es tiempo de sacrificio y solidaridad

Conforme las medidas se agudicen y toquen más fuerte nuestros bolsillos, es necesario adelantar los escenarios con desprendimiento e impedir que el coronavirus nos lleve al abismo o a la morgue.

0

Fabio Molina Rojas, Abogado.

Todo debe alcanzar para todos. ¡Fuera el egoísmo salvaje!

Consumamos menos agua, electricidad, y combustibles. No desperdiciemos alimentos ni productos de limpieza, menos productos farmacéuticos.

La producción agrícola, ganadera, granjera, de todo tipo de alimentos y bebidas debe continuar.

El país debe cuidarse de los contagios, no obstante, sin frenar el aparato productivo.

El 80% del empleo y la riqueza proviene del sector privado; si entramos en pánico colectivo, cavaremos una fosa común.

Medidas compensatorias para sostener el principal motor de la economía:

  1. Atención alimentaria y subsidios a las familias vulnerables de los quintiles de ingresos más bajos y a los desempleados.
  2. Continuidad de los comedores escolares para los niños que lo requieran.
  3. Horarios flexibles y disminución de los mismos para poder contraer la planilla sin despedir gente.
  4. Disminución del costo de los servicios públicos nacionales y municipales para toda la población.
  5. Disminución de las tasas de interés, tanto de los créditos bancarios como de las tarjetas de crédito, asi como disposición a decretar moratorias de pago en principal e intereses por 90 días sin afectar la calificación de riesgo del deudor en el sistema.
  6. Eliminación de todo tipo de privilegios como pensiones de lujo, anualidades excesivas y pluses de altos salarios.

Por ahora los funcionarios públicos recibirán la totalidad de sus salarios pero una drástica caída en los ingresos por causa del debilitamiento del sector productivo los arrastrará a situaciones de imposibilidad de pago de remuneraciones. Solo un sector empresarial sólido y emprendedores valientes y creativos, junto a un sector público dinámico y comprometido, podrá superar esta tragedia que apenas empieza. No a las ideologías y populismos partidarios que aprovechan la coyuntura para generar odio y luchas sin sentido sobre si la supremacía del Estado sobre la empresa privada y viceversa. No se debe diluir neuronas cuando están en juego miles de vidas de seres humanos

Hay que hacer un inventario de recursos sanos para usarlos progresivamente, si es necesario, por ejemplo:

  1. Superávit de instituciones.
  2. Recursos ociosos de los bancos.
  3. Fondos de pensiones.
  4. Transferencias improductivas.
  5. Empréstitos sin ejecución.

Todo debe formar una masa o bolsa financiera que esté disponible para enfrentar esta emergencia.

No es un «sálvese quien pueda» más bien un «remamos todos en el mismo barco».

Conforme las medidas se agudicen y toquen más fuerte nuestros bolsillos, es necesario adelantar los escenarios con desprendimiento e impedir que el coronavirus nos lleve al abismo o a la morgue.

Incluso desde casa, todos podemos contribuir.

Si le interesa recibir información diariamente:

Fabio Molina Rojas, Abogado, fue Alcalde de Alajuela, Presidente Ejecutivo del Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM) y Diputado ante la Asamblea Legislativa.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...