Falacia del hombre de paja

0

Eli Feinzaig, Economista.

Fernando Durán-Ayaneguí publicó con todo descaro en la red social Facebook comentarios descontextualizados, que no corresponden a la realidad y que además fueron hechos con mala intención, al desvirtuar posiciones que he mantenido y sostenido con la seriedad que los lectores me conocen. Por ello es que no pienso dejar pasar la oportunidad para poner las cosas en el lugar que corresponde.

Tengo que decir que por mentes como estas es que personas como Fernando Durán-Ayanegui, rector de la Universidad de Costa Rica cuando estudié allí, nunca deberían de haber dirigido entidades estatales.

No es por las falacias de razonamiento a las que recurre en este post, que uno jamás esperaría de un hombre de ciencias y de letras como lo es el exrector. El Dr. Durán-Ayanegui crea un hombre de paja (https://bit.ly/1O0ZdW4) al asumir que cierta circunstancia trágica me hubiera alegrado, con lo cual pretende restarme mérito o respetabilidad por algo que nunca he dicho.

Tampoco es por la forma cobarde en que lo hace: lo pone en su muro personal de Facebook, no me ‘taguea’ y además me bloquea de manera que ni siquiera me es permitido ver su perfil, para no hablar de ver el post en el que me calumnia. Tira la piedra, se toma un selfie, lo muestra a sus amigos, esconde la mano y se va a refugiar cobardemente en su casa.

Piénselo, estimado lector: en manos de personas así ponemos a la juventud costarricense. No es de extrañar el nivel de violencia verbal y argumentación falaz que prevalece en las redes sociales. Es lo que se enseña en las aulas universitarias, por acción, por omisión y por la vía del ejemplo. Es lo que aprenden los jóvenes profesionales, incluidos aquellos que después irán a las aulas escolares a contaminar las mentes de niños y adolescentes con este tipo de razonamientos.

Pero no es por lo anterior que personas como don Fernando nunca debería ocupar un puesto de dirección en una institución pública, sino por la abyecta ignorancia que revela acerca de los principios básicos de la administración.

Dice este señor que el museo de Rio de Janeiro se quemó (https://bit.ly/2wJJlrV) porque no tenía un superávit para cambiar el cableado eléctrico. Ese, precisamente, es el problema: el mantenimiento rutinario de las instalaciones nunca puede depender de la generación de un superávit.

Repito: una entidad bien administrada no puede esperar a tener un superávit para dar mantenimiento a sus instalaciones. El mantenimiento y mejora de las instalaciones deben ser rutinarios, permanentes y bien planificados. Los recursos necesarios para ello deben ser presupuestados y ejecutados año tras año, y las instalaciones eléctricas de los edificios viejos deben ser reemplazadas siguiendo un cronograma que se puede diseñar con varios años de anticipación, en vez de esperar a que las cosas estén a punto de caramelo para correr a ver de dónde sacar la plata.

El Museo de Rio no se quemó por falta de un superávit para cambiar el cableado eléctrico. El Museo de Rio se quemó porque era dirigido por incompetentes con complejo de superioridad moral y cultural que probablemente prefirieron hacer cosas como comprar el piano de cola más caro que existe en el mercado y ponerle butacas de $600 (cada una) a una Aula Magna que, en otras circunstancias, yo hubiera aplaudido.

A los “gerentes” como Durán-Ayanegui -o Salom, o Jensen, o decenas de otros como ellos- les encanta construir obra nueva, pero no se les ocurre que es necesario presupuestar su mantenimiento año tras año. Es por eso que en algunas universidades europeas siguen usando edificios de hace 250 o más años, mientras que en la UCR el edificio de Ciencias Económicas ya estaba decrépito en 1984 -cuando entré a la U y Durán-Ayanegui era rector- a pesar de haber sido construido en los años 60 o 70.

Entonces, don Fernando (capaz que llega a leer este post, porque mi muro y mi página están siempre abiertos, a diferencia de los suyos), no culpe a quienes exigimos responsabilidad en el uso de los recursos públicos de los costosos errores que algunos incompetentes cometen al frente de instituciones públicas como el Museo de Rio, la Universidad de Costa Rica o el Instituto Costarricense de Electricidad. No le luce, y lo hace quedar en ridículo.

Eli Feinzaig, es Economista, consultor y empresario. Liberal, demócrata y librepensador. Presidente del Partido Liberal Progresista.
#SoyLiberal

Comentarios

Cargando...