Federico Malavassi Calvo, Académico y ex Diputado.

Algunos sectores del Poder Ejecutivo están desaforados.

Alguna cabeza pensante debería “acatar” (en sentido tico,  “percatarse”) de que si continúan por tal vía será difícil que las decisiones que sí son correctas puedan contar con el apoyo de los medios y otros sectores nacionales.

Es que la repartidera de platas y el modo de usar el SINART no pintan bien para nada.  Ya la Contraloría ha iniciado las investigaciones y creo que pronto el asunto pasará a la investigación de la Fiscalía.  Las evidencias que han trascendido acerca del uso de los dineros del BCIE tampoco dan buena impresión.  ¡Todo lo contrario!

El asunto parece tangencial en relación con todas las contrataciones públicas y otros aspectos nacionales (tipo de cambio, infraestructura, CCSS, parón educativo) pero muestra un abuso del poder inaceptable en una democracia.

¿Por qué?  Porque tanto la libertad de expresión y libertad de prensa son esenciales en un Estado de Derecho y la manipulación de la información  que algunos miembros y ad láteres del Ejecutivo lucen, deja comprobación de algo que es más que una tendencia:  ya el Ejecutivo sufrió una condena en la vía del Recurso de Amparo por sus acciones contra La Nación, hemos presenciado los ataques a un empresario dueño de otro medio, presenciamos ataques todos los días contra una supuesta “prensa canalla” y, entonces, es claro que el manejo irregular de estos dineros, además de todas las faltas contra la legislación acerca de la contratación pública y manejo de recursos públicos, también va en una tendencia hacia la bukelización que el chavismo quiere imponer en nuestro país.

De modo que, aunque son contrataciones y movimientos administrativos cuestionables por sí mismos, estos movimientos de manejo de fondos mediando contratos “sastre” y abuso de la figura de sociedad anónima del SINART también retratan el movimiento del Ejecutivo contra la libertad de prensa y la libertad de expresión en nuestra sociedad.

Somos testigos de cómo se busca imponer la posverdad y una serie de consignas para convencer al público de que prensa y políticos son execrables y que el chavismo, en cambio, está próximo a la canonización.

Cuando desde la función pública se dispara de esta manera contra todos, resulta muy difícil encontrar aliados para aprobar proyectos de ley y de gobierno, pues la tendencia de todos los demás (ciudadanos, políticos, prensa y otros sectores sociales organizados) será defenderse de tan desnaturalizado ataque y de tan inconstitucionales e ilegítimas pretensiones.

¡Aviados estamos!

Avatar

Por Federico Malavassi Calvo

Federico Guillermo Malavassi Calvo es un abogado y político liberal costarricense. Fue el candidato presidencial por el partido Unión Liberal para las elecciones presidenciales del 2022. Presidente Junta Administrativa de la Universidad Autónoma de Centro América UACA.