Fernando Cruz: El Quijote, una quijotada y nuestra imperfección

Una reflexión del Quijote sintetiza nuestras cumbres y abismos, nuestra generosidad y nuestra pequeñez.

0

Fernando Cruz Castro,  Abogado, Magistrado, Presidente de la Corte Suprema de Justicia.

El caballero andante le dice a su escudero:
«… Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobre todo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia donde quiera que estén […]» (Miguel de Cervantes-Don Quijote de la Mancha.)  El Quijote tiene la permanencia  de  la sabiduría que desconoce la muerte.  Cervantes hace gala de su conocimiento de la naturaleza humana. Acepta que volamos y reptamos, que  condenamos y nos absolvemos.
Es cierto, nuestras indecisiones, son un gran obstáculo. Nuestro enemigo interior. El temor al poderoso, ese poder desnudo que enmudece nuestra conciencia; ese poder que requiere controles,  transparencia, contrapesos, para que no triture nuestra humanidad.  El temor a nosotros mismos, esa inseguridad que nos paraliza, que nos hunde en el egoísmo. Maravilloso decir que lo más fácil es equivocarse, por supuesto, fragilidad y vulnerabilidad, que según nuestra insensantez, lo resolvemos con  soberbia,   orgullo y el culto al ego. Siempre se abre el cielo ante el perdón, ese infinito restaurador, para viajar ligero de equipaje, recordando aquel verso del caminante que deja atrás rencores y venganzas. Ser mejores con la conciencia, conscientes de la  lejanía de  la perfección, especialmente la nuestra.  El reconocimeinto a nuestra ruta de equivocaciones que se corona  con una pretensión de elevada utopía,  que quizás suscita un  escepticismo burlón : hacer el bien y combatir la injusticia, a toda costa. A eso le llaman una «quijotada», como si esa pretensión fuera una locura, porque ha sido desterrada de la «cordura cotidiana», el pragmatismo de la supervivencia. En un párrafo, Cervantes  describe la condición humana y sus aspiraciones, las que no pueden ignorarse, para no perder de vista la «locura de la bondad y del perdon» y la defensa de lo justo, aunque se pierda la batalla, aunque deba recogerse el ropaje de la derrota, retomando la cabalgadura del idealismo militante.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...