Fernando Nietzen: ¿Minería sostenible y compatible?

La aplicación despolitizada de la ciencia encierra un inmenso potencial de ayudar a los ciudadanos de cualquier país a vivir con dignidad. ¿Qué estamos esperando para salir del hueco?

0

Fernando Nietzen Rovira, Geólogo.

El Desarrollo Sostenible sí es posible en cuanto a nuestros recursos minerales.  Sin embargo, se nos ha programado a creer que si un recurso no es renovable entonces su desarrollo no puede ser sostenible, son dos cosas distintas. Si el recurso es aprovechable de manera ambiental y socialmente aceptable, su aprovechamiento es sostenible y permite que otros recursos y actividades también lo sean.

 ¿Por qué razón aceptamos que nuestros antepasados autóctonos aprovecharan los recursos minerales, pero a los actuales ciudadanos, incluidos los indígenas se les prohíbe hacerlo? Todos merecemos maximizar beneficios y vivir con dignidad.

El concepto de economía sustentable afirma que los recursos, explotados de un modo ambientalmente responsable, son un contribuyente clave para mantener el crecimiento y la estabilidad económica.

En términos de la vida humana podemos decir que muchos recursos mineros son renovables tal como en el caso de los materiales aprovechables de un Cauce de Dominio Público, el río va normalmente a traer nuevo material con cada crecida. Por su parte, los metales van a ser aprovechados de formas cada vez mas amigable con el ambiente y con mejores métodos y tecnologías para su reutilización.

Supongamos por un momento que dichos recursos minerales tengan una vida finita ¿Es eso justificación para no aprovecharlos y no convertirlos en bienestar social con elevado valor multiplicativo?  El no utilizar lo que tenemos a mano asegura el subdesarrollo de nuestras generaciones futuras, incluso podemos proteger [prohibir utilizar], un recurso para el futuro y cuando ya se entienda y acepte la necesidad de desarrollarlo, resulta que ya no es valioso debido al avance de la tecnología. Ese podría ser el caso de los hidrocarburos en unas tres o más décadas.

Los recursos generados por el aprovechamiento de minerales se pueden convertir en otras actividades de gran beneficio para nuestra sociedad que pueden dar fruto de forma sostenible. Inclusive los recursos que hoy reciben grupos netamente conservacionistas provienen en gran medida de alguna industria o proyecto que utilizó recursos naturales no renovables para generar esa riqueza. No son consecuentes ni poseen credibilidad quienes a ultranza pretenden ser los “campeones de la naturaleza” mientras utilizan y hasta abusan de los recursos a los que ellos pretenden oponerse.

Resulta que la llamada “Industria Verde” no puede existir sin el aprovechamiento de recursos mineros, muchos de ellos provenientes de minas a cielo abierto. Algunos no quieren entender que sin minería no puede haber paneles solares, aerogeneradores, electrificación, hospitales, aviones, carros, trenes y todo lo que a usted se le ocurra. Gran parte de los minerales que utilizamos a diario son casi 100% reciclables, tal es el caso del vidrio, el cobre y el oro entre muchos. Es una triste falta de educación que tanta gente hoy piense que la minería es algo del pasado, nunca ha dejado de ser imprescindible para la sociedad que avanza.

El progreso y el avance es sostenible, la pobreza no lo es. Una nación con elevados índices de desempleo y de pobreza no puede darse el lujo de indiscriminadamente proteger zonas de preservación natural sin buscar un equilibrio en su desarrollo real. Una economía débil como la nuestra y dependiente de otros países para subsistir apuesta TODO a que otras naciones siempre van a tener exceso de recursos para mantener nuestro nivel de vida. Las zonas protegidas de nuestro país se encuentran muchas veces rodeadas por anillos de pobreza. Nuestros visitantes no tardarán en darse cuenta de que, en Costa Rica en muchos sentidos “estamos estafando al turista” como dijo el propio fundador del Sistema de Áreas Protegidas, Don Mario Boza.

Estamos apostando a que los gobiernos y los ciudadanos de otras naciones desarrolladas siempre van a estar bien y siempre van a querer y poder comprar nuestros postres y tomar aquí sus vacaciones.  ¿Es esto sostenible? Y claro, la brecha económica entre países que sí desarrollaron sus recursos y los que no, será cada vez mayor.  ¿Tiene sentido prohibir actividades industriales positivas para nuestra economía y sin existir alternativas ni soluciones reales?

¿Tiene sentido que nuestros visitantes vengan a jugársela con caminos que son trampas mortales a raíz de un derrumbe de hace más de una década? ¿Es responsable que los turistas vengan a visitar sitios rurales donde precisamente el desempleo es el doble del promedio nacional con su elevada inseguridad implícita?

¿Tiene Costa Rica tradición minera?

En la Sierra de Las Juntas de Abangares, se ubica aún la subestación donde llegaba y se distribuía la electricidad proveniente de una planta hidroeléctrica en Guacimal de Puntarenas desde antes o al mismo tiempo que la ciudad de San José tuviera electricidad. En su apogeo (1880-1940), había tres mil personas trabajando para esa empresa, contaban con un comisariato, clínica, línea ferroviaria, electricidad incluso dentro de los kilómetros de túneles, edificio de Los Mazos, oficina de correo, chimenea general con elevador, transporte de la mena por vía aérea con cables, torres y baldes a gran altura. Recorrer hoy día los vestigios mineros en el Eco-museo de Las Minas de Abangares es muy educativo.

“Sin la riqueza generada por la explotación del oro entre 1820 y 1890 (Montes del Aguacate y luego Abangares), el desarrollo nacional que permitió a Costa Rica salir de la pobreza extrema no habría sido posible. Muchos de los beneficiados invirtieron luego en el desarrollo cafetalero y diversificaron a otras industrias tal como la Fosforera Costarricense. “La circulación del dinero (limpio) activó la vida económica de Costa Rica de un modo tal, que el país tuvo la capacidad de realizar la revolución en el agro con la explotación cafetalera y con la construcción de un costoso camino carretero a Puntarenas, concluido en 1845. Fuimos por entonces el país más rico y progresista de Centro América.”  [Fuente: El Financiero – Las Minas de los Montes del Aguacate”  –  Sr. Carlos Meléndez]

Por más seguro y lucrativo que fuese la industria cafetalera a principios del siglo XIX, ¿Cómo se podría haber beneficiado Costa Rica si no disponían del capital propio en el momento histórico preciso?    ¿Cuánta innovación y multiplicación exponencial de bienestar le negamos a las generaciones futuras si no utilizamos nuestros recursos minerales hoy?

[imágenes del Museo del Oro, BCCR, San José]

¿Tiene derecho el Costarricense a tener un mejor nivel de vida aprovechando sus recursos del subsuelo? El Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos de 1976 declara:

  1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural.
  2. Para el logro de sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperación económica internacional basada en el principio del beneficio recíproco, así como del derecho internacional. En ningún caso podrá privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia.

Ver: https://www.humanium.org/es/derechos-civiles-politicos/

En este aspecto es importante comprender dos cosas:

  • La decisión de aprovechar o no nuestro oro en la zona norte ya fue tomada por cientos o miles de mineros improvisados e ilegales y nuestro gobierno no tiene la capacidad de detener el saqueo, tampoco ha podido presentar ni en papel un plan para solucionar esta emergencia regional.
  • La voluntad e interés del pueblo no siempre coincide con las de la élite gobernante. Lo anterior se hace evidentemente claro cuando dicha elite decide ignorar la ciencia representada en sus diversos profesionales y establece sus políticas de forma ideológica e injustificada.

Este 25 de setiembre vimos la noticia que una feria de empleo en el campo de la agricultura busca llenar 40,000 empleos y solo llegaron 485 personas. Una de posibles razones de lo anterior se puede ver en el gran potencial de ganar mucho más en menos tiempo y sin experiencia alguna dedicándose a la orería ilegal.


Ese clip en su escritorio pesa un gramo,
el precio del oro se acerca ya a $50/gr.

Y ¿Usted qué haría?



En promedio cada persona puede estar sacando unos 5 gramos diarios así que usted se puede imaginar la gama de actividades y oportunistas atraídos a zonas con mucho metal donde no hay ley ni seguridad alguna. Los asaltos, violaciones, macheteados y más que se vienen dando tienen a la población en temor en sus propios pueblos.
La soberanía costarricense se ha esfumado. Tanto a los empresarios agrícolas como al país en general le conviene que el aprovechamiento de nuestros minerales se realice por medio de empresas especializadas y no por hordas amorfas y acéfalas y sin responsabilidad social ni ambiental.

En resumen, usted y sus hijos y nietos podrían vivir en un país desarrollado en vez de continuar con parches financieros que nos endeudan a todos. Sin el alto desempleo, inseguridad y costo de la vida, todos nos beneficiamos. Se podría realmente aprovechar nuestra vocación de proteger y mejorar nuestro entorno natural, social y económico. Es falso al 100% que solo podemos escoger entre la preservación extrema y la industrialización y extracción minera. Toda problemática tiene su solución y para lograrla es imprescindible dejar el oportunismo politiquero, tenemos la gente y la institucionalidad para lograrlo.

En tiempos de inestabilidad económica nacional y mundial es aún más importante hacer buen uso de los profesionales de Costa Rica que ven a diario la evidente necesidad de fomentar un desarrollo estable. El Colegio de Geólogos de Costa Rica por medio de la Comisión de Minería y con el apoyo de profesionales de múltiples campos [sociólogos, ecólogos, ingenieros, metalurgos, hidrólogos, biólogos, químicos etc.], se pone a disposición de los tomadores de decisiones y del público en general para evacuar cualquier pregunta sobre este tema país de importancia nacional. La aplicación despolitizada de la ciencia encierra un inmenso potencial de ayudar a los ciudadanos de cualquier país a vivir con dignidad. ¿Qué estamos esperando para salir del hueco?

 


De Fernando Nietzen también le podría interesar:

 

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...