Fernando Nietzen Rovira, Geólogo.

Costa Rica tiene ahora la gran oportunidad de nombrar un ministro que cumpla con la ley de Orgánica del MINAE-No 7152, misma que exige la investigación, promoción y aprovechamiento de los recursos naturales, energéticos y mineros.

La industria minera, declarada de utilidad pública, ha sido artificial y arbitrariamente suprimida por razones ideológicas y por desconocimiento de su gran potencial para rescatar la crítica situación de nuestra economía y dar fin al DESASTRE actual en Crucitas y toda la Zona Fronteriza. La oposición radical al sector se ha fundamentado en datos falsos de asesores activistas a quiénes no les importa el desempleo de cientos de ciudadanos con tal de lograr sus objetivos anti-patrióticos.

No hay justificación técnica, ambiental ni social para que siga el saqueo nacional de los recursos que podrían evitar la emisión de nuevos impuestos y cargas para el pueblo por las mas de seiscientas incursiones policiales y del sector salud para dar la ilusión de tener todo bajo control. Consideramos que lo que está pasando en la zona norte es prueba innegable de que el sector minero debe regresar a su punto de origen: el Ministerio de Economía, Industria y Comercio donde tendría nuevamente una oportunidad justa de desarrollo para generar un crecimiento estable para el país.

Seguidamente, incluyo en esta nota, comunicado de prensa del Colegio de Geólogos ahondando sobre este tema, el cual les invito a leer y compartir.

 

 

Colegio de Geólogos desmiente declaraciones del ministro de Ambiente Carlos Manuel Rodríguez
El Ministro de Ambiente Carlos Manuel Rodríguez dejará pronto su cargo y Crucitas continúa siendo un desastre ambiental, social y económico, aunque el jerarca en declaraciones recientes a la prensa ha minimizado nuevamente la problemática de la zona. Posición que mantiene desde el inicio de su función, a pesar de que su predecesor Edgar Gutiérrez advirtió del desastre de Crucitas.
El Colegio de Geólogos de Costa Rica (CGCR) siempre ha tenido la razón, es por ello que insta al Ejecutivo a tomar en serio a Crucitas, ya que conoce que el problema en la finca Vivoyet y sus alrededores es mucho más serio de lo que se da a conocer a la ciudadanía o se muestra en los medios de comunicación.
¿Qué ha hecho el gobierno hasta ahora por los pobladores de Crucitas y la Zona Norte? Según lo que muestran los medios, únicamente se han aumentado las medidas de seguridad en las fronteras, solo en respuesta a la pandemia del COVID-19. Desde antes de iniciar esta administración y hasta la fecha, Crucitas es un caos claramente incontrolable para el gobierno. Sumado a esto, el Ministro Rodríguez aseguró a medios de comunicación que no sabía cuál es el criterio que se usa para valorar qué es un desastre ambiental, “(Crucitas) es un problema ambiental serio, no es un desastre ambiental” aseguró. Entonces cabe preguntar, si el Ministro no sabe, ¿quién lo ha estado asesorando y por qué pretende tapar el sol con un dedo?
El CGCR se pregunta, ¿adónde está el Plan Integral que prometió para enero del 2019 pero se quedó en la retórica? Además es preocupante, ¿quién va a ocupar el puesto del ministro del ramo?, ¿se asesorará con los expertos adecuados?, ¿terminará con la problemática de la minería ilegal (no solo en Crucitas, sino en todo el país)?, ¿utilizará los mismos asesores?, porque de ser así, obtendríamos los mismos resultados: un desastre ambiental.
“Una vez más el tiempo nos da la razón, desde marzo, el Colegio de Geólogos de Costa Rica manifestó su preocupación por la zona de Crucitas cuando llegó la pandemia por el COVID 19 al país, debido al descontrol de ingreso de inmigrantes y su aglomeración en las fincas de donde se extrae oro de manera ilegal, y se nos criticó. Pero que rápido se confirmaron nuestras preocupaciones cuando el Ministerio de Salud aseguró ahora que el foco más peligroso de propagación del Coronavirus para Costa Rica es precisamente Nicaragua”, aseguró Gabriela Calvo, coordinadora de la Comisión de Minería del Colegio de Geólogos de Costa Rica.
A pesar de los controles que el Ministerio de Seguridad ha puesto en la frontera, cada día son más los mineros ilegales que entran al país, por esta razón la pandemia se ha apoderado de la zona de San Carlos, todo por la atención poco eficiente de las autoridades y finalmente porque la situación tiene mucho que ver por la exclusión de los expertos en el tema minero.
El Colegio desde el 2010 advirtió que se iba a dar un aumento desmedido de la orería ilegal y contaminación con mercurio entre otros males, pero desde entonces los distintos gobiernos han hecho caso omiso, dejando el camino abierto a cosas peores.
El Colegio continuará llamando la atención al Poder Ejecutivo pues Crucitas SI es un problema grave para el país, no solo por el COVID-19, sino por muchas otras enfermedades, el narcotráfico, la prostitución, la trata de personas, entre otros, sumado al robo diario de miles de millones de dólares en oro (un estimado de $550 millones anuales), dinero que podría ayudar al país a salir de la dura crisis económica que dejará la pandemia en Costa Rica.
“Una vez más, como expertos en el tema nos ponemos a disposición del Poder Ejecutivo para asesorarlos de la manera correcta en relación no sólo a la minería ilegal del país, sino a cualquier tema que sea de índole geológico. Siempre hemos estado en la mejor disposición de colaborar, eso lo sabe muy bien don Carlos Manuel, y estaremos para quien venga a ocupar su lugar” agregó Marlene Salazar, presidenta del Colegio de Geólogos de Costa Rica, quien además reiteró que sin lugar a dudas, el mal manejo del tema minero ha permitido el desarrollo de un desastre social, económico y ambiental que va a continuar creciendo mientras no se tome consciencia, no se utilice la ciencia objetivamente y sin politiquería, para la toma de decisiones del país.
La presidenta también recordó que desde el 2018 el Colegio interpuso una denuncia ante el Tribunal Ambiental Administrativo por la situación de la zona de Crucitas; así como también se tuvo un acercamiento con la fiscalía de San Carlos para colaborar en cuantificación del oro decomisado, pero a la fecha no se ha recibido respuesta por parte de ninguno de los entes mencionados.

 

Por Fernando Nietzen

Geólogo. Fiscal del Colegio de Geólogos de Costa Rica.