Florisabel Rodríguez: ¿Para qué sirven las encuestas políticas?

Se está experimentando también con las encuestas por internet, que pueden funcionar bien si se segmenta con buen criterio la población a estudiar y las entrevistas son cortas.  Por ello son útiles, en especial en el caso del tracking.

0

Florisabel Rodríguez Céspedes, Politóloga, Investigadora y asesora en estrategia, cultura política y opinión ciudadana

Las encuestas políticas no sirven necesariamente para predecir quién ganará unas elecciones. Menos ahora.

Primero, porque son una fotografía en un momento dado, y cuando los participantes en una contienda ven los resultados, dirigen sus esfuerzos a cambiarlos: si van ganando, a aumentar su ventaja; si van perdiendo, a transformar la situación.  Esto hace que muchas veces las encuestas que se publican no puedan predecir.

Segundo, porque inciden factores culturales, y en especial la confianza interpersonal.  En Nicaragua y China, las personas no contestan temas políticos o mienten, porque sus respuestas pueden ser usadas para reprimirles; son casos en los que no es posible confiar en quien interroga.  En los Estados Unidos (y otros países) las encuestas telefónicas enfrentan problemas porque la legislación las ha venido restringiendo y porque las personas han desarrollado una gran desconfianza, que lleva incluso a no contestar números de teléfono que no conocen.  En Costa Rica, en cambio, nos gusta contestar encuestas telefónicas, son un entretenimiento, y como resultado la mayoría de la gente responde y disfruta haciéndolo; solo es necesario que los entrevistadores se identifiquen bien para que les tengamos confianza.

Tercero, porque es esencial el diseño profesional y de alta calidad, y eso no siempre ocurre.  Hay empresas que no ponen la debida atención al diseño de las muestras y los cuestionarios, o que en la ejecución no llevan un control minucioso del proceso.  Esto es especialmente importante cuando los candidatos o posiciones se encuentran muy cerca o muy dispersos, como será el caso en Costa Rica para las próximas elecciones.  En Estados Unidos, a pesar de la excelencia técnica de muchas empresas, la falta de análisis complementario del contexto les ha impedido en varias elecciones diseñar bien las muestras para que representen a la población.  Hay, por supuesto, empresas que lo hicieron muy bien, lo que muestra que sí se puede, pero para el observador es muy difícil saber quién es quién cuando se le presentan resultados.

Cuarto, hay ahora un nuevo método de encuesta:  la virtual, por Internet o redes sociales.  Es un modelo que aún está en desarrollo, y en el que la principal preocupación es cómo hacer que la muestra sea representativa: ¿cuáles grupos quedan excluidos porque no usan la Internet?  De los que la usan ¿qué características tienen los que contestan y cómo contrastan con los que no lo hacen?  ¿Cómo se asegura la representatividad de la población que se quiere estudiar, cuando no es posible usar una encuesta al azar, como en los casos presenciales y telefónicos?  Ahora hay experimentos, pero no conclusiones sólidas.

En Costa Rica las encuestas políticas las utilizan principalmente los analistas, asesores de las campañas políticas y los medios de comunicación.  Hay de varios tipos: (1) las encuestas benchmark o de referencia, que profundizan en los factores estructurales que determinan la conducta electoral y política, sirven para el diseño de estrategias y son la base para su seguimiento; (2) las encuestas periódicas, que sobre lo establecido en la estrategia dan seguimiento a la evolución de las campañas y permiten afinar la estrategia y definir la táctica, la lucha cotidiana; (3) el tracking o rastreo continuo, que permite dar seguimiento a unos pocos asuntos críticos de manera intensiva, con una muestra que se modifica diariamente.

La mayoría de estas encuestas se hacen vía celular, porque prácticamente todos los electores tienen estos teléfonos y la regla tarifaria es que el que llama paga (otro problema en Estados Unidos).  Se está experimentando también con las encuestas por internet, que pueden funcionar bien si se segmenta con buen criterio la población a estudiar y las entrevistas son cortas.  Por ello son útiles, en especial en el caso del tracking.

Encuestas políticas como las mencionadas suelen ser privadas,  y se complementan con estudios de otras empresas, para comparar.   Han sido muy efectivas: sirvieron para los procesos decisorios y nos permitieron prever con precisión los resultados de varias votaciones presidenciales (Figueres, Arias, Chinchilla, Álvarez, por ejemplo) y el referendo sobre el TLC.  Los decisores, en su momento, pudieron actuar con información correcta e incluso estar preparados para los resultados cuando estos se diesen a conocer.  Para eso sirven las encuestas.

COVID-19
Suscribase COVID-19

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box