Francisco Amighetti: Poesía

Francisco Amighetti Artista plástico y poeta, 1970-1998)

 

Tallé tus iniciales

 

Tallé tus iniciales en el tronco de los árboles y

grabé con la cuchilla simbólicas fechas.

Yo le confié a los bosques el secreto del nombre, el

árbol mientras viva lo llevará en el pecho.

En soledad de pájaros, trabajé cada letra,

fue mi primer poema el poema de tu nombre. Después

que vi el Océano y los puertos y el mundo, hallé que los

marinos lo escriben en las barcas,

lo esculpen en las proas salpicadas de mar, lo

tatúan en los brazos con sirenas y anclas

igual que yo en la infancia lo hice en la montaña, tu

nombre, hoy tan lejano de mi primera edad

 

Llueve en Nueva York

 

Llueve en Harlem, las ventanas iluminadas

miran ansortas caer el agua.

También ahora en junio en Centroamérica

los paisajes son verdes húmedos y esmaltados, y las

lluvias encierran con murallas de plata

la ciudad donde vive mi recuerdo apresado.

Por la ventana abierta por donde ve la luna

hoy mira los relámpagos cruzar por la montaña, y sus

grandes pestañas temblarán como palmas. Sus

hombros delicados descansando en la silla, sus manos

fatigadas durmiendo en su regazo, así la dibujaba

cuando estaba a mi lado,

y hoy la miro esta noche desde aquí desde Harlem, esta

noche lluviosa de ventanas doradas.

 

El árbol del sanatorio

 

Se sentaba a respirar la primavera

frente a su cuarto, en aquel Sanatorio de Alburquerque, un

arbolito verde estaba allí, plantado para ella.

En el otoño sale a veces al patio,

el arbolito es de oro, días después es de cobre. Ahora

en el invierno ella casi no sale,

el arbolito es un esqueleto delicado

frente a su ventana llena de frascos. Ella

piensa con sus ojos celestes

en su juventud cautivada, clausurada, y

en aquel arbolito que muy pronto será

verde otra vez como sus ansias.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...