Francisco Flores: La política exterior de Costa Rica y la crisis del COVID-19

Es hora de hacer valer el principio de que la fortaleza de un país pequeño es su política exterior

0

Francisco Javier Flores Zúñiga, Relaciones Internacionales y Educación (Msc.) Escuela de Relaciones Internacionales, Universidad Nacional

El presidente del Banco Mundial, David Malpass, pidió “a los países industrializados que no exijan a las naciones más pobres el pago de sus deudas soberanas y así puedan derivar esos recursos al combate de la pandemia y para atacar los efectos económicos negativos de las medidas sanitarias.”[1]

En tanto, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, indicó que 80 países se comunicaron con la entidad para solicitar facilidades financieras. En ese grupo está la Argentina, que pidió no pagar la deuda por los próximos cinco años.

El Director del Banco agrego: “Pido a los líderes del G-20 que permitan a los países más pobres suspender todos los pagos de deuda oficial bilateral hasta que el Banco Mundial y el FMI hayan evaluado por completo sus necesidades de reconstrucción y financiamiento”, dijo Malpass.

Pero hay más: “Insto a todos los acreedores oficiales de los países más pobres a actuar con efecto inmediato para ayudar a los países de la AIF, a través del alivio de la deuda, permitiendo que concentren sus recursos en la lucha contra la pandemia. Muchos países van a tener que reestructurar totalmente sus deudas…”, agregó Malpass.

Esta solicitud no es cosa menor para Costa Rica, que en virtud de la realidad económica que atraviesa califica como país pobre y vulnerable, con una deuda de casi 60% del PIB anual, con déficit financiero de 4% del PIB y ahora a las puertas de enfrentar una recesión mundial.  Esta situación nos obliga a definir la trascendencia de que el Consejo de Política Exterior sea convocado de inmediato para que juntos, el Ministerio de Relaciones Exteriores, rector de la política exterior junto a, MIDEPLAN  rector de la cooperación internacional y Hacienda, rector de la política de endeudamiento externo, activen un plan de acción para coordinar a nivel internacional la solicitud de Costa Rica, que al igual que lo ha hecho Argentina le posibilite un alivio del pago de deuda externa, abriendo opciones para destinar recursos a los planes de contingencia y mitigación que requieren la salud y la economía nacionales.

Es hora de hacer valer el principio de que la fortaleza de un país pequeño es su política exterior.  Costa Rica tiene un gran prestigio a nivel internacional tanto por su democracia como por ser un país con un sistema económico, democrático y de paz social envidiable.  Tenemos los mejores profesionales en las misiones diplomáticas de Costa Rica, que pueden ser un apoyo estratégico para la acción coordinada del país, y de esta manera atender los intereses de los costarricenses, dentro de una estrategia, bien pensada, con objetivos claros y resultados precisos.  Es una necesidad clara, pero además una enorme oportunidad para desplegar nuestras relaciones internacionales y financieras.

En paralelo con las acciones de nuestra política exterior adaptada a la contención de los efectos mundiales de la pandemia, hay espacio para la cooperación sur-sur en materia de la experiencia costarricense en el combate local del COVID-19.  Ya hemos visto como cuerpo médico y de salud costarricense han realizado sesiones de coordinación y aprendizaje de la experiencia de sus contrapartes en China.  También podemos hacer el mismo esfuerzo de nuestros mejores médicos locales y de la región basados en el principio de que la cooperación es esencial para lograr no solo reducir la propagación de la pandemia, sino también su efectiva contención.

EL mismo Banco Mundial afirma que “hay un fuerte cambio de la agenda económica global, ya que la crisis abrió un enorme espacio para hacer política económica expansiva y por primera vez desde la crisis de 2008/09 ya no importan los resultados negativos en materia fiscal: las prioridades son la salud de la población y mantener el nivel de empleo.”

Esto último debe ser un mensaje directo a quienes están desbordados por su rigidez ideológica y ausencia de imaginación política.  Hay quienes hoy podemos ver que no están a la altura de lo que demanda Costa Rica, con posiciones oportunistas, divisivas y polarizantes, pero lo que es peor llamando a los que defienden una visión solidaria de la economía, “economistas pura vida” por el simple hecho de imaginar un país donde entendamos que:” nos unimos todos o nos hundimos todos.”

[1] https://www.pagina12.com.ar/255033-coronavirus-el-banco-mundial-aconseja-que-paises-pobres-no-p

 

Si le interesa recibir información diariamente:

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box