Francisco Flores: Revuelo electoral en los Andes

Con sus preferencias más variadas, este domingo 11 de abril, tres países situados en la cordillera de los Andes, han podido elegir y decidir en democracia.  

0

Francisco Javier Flores Zúñiga, Relaciones Internacionales.

En un escenario complicado donde las encuestas han sido superadas por la imprevisibilidad y las reacciones de un electorado que vota obligado por sus leyes, pero que delinea al fin de cuentas su futuro con sus preferencias más variadas, este domingo 11 de abril, tres países situados en la cordillera de los Andes, han podido elegir y decidir en democracia.

En  una elección de segunda vuelta en Ecuador  la mayoría le ha dado la oportunidad de ser Presidente en el tercer intento al conservador Guillermo Lasso,  mientras que en una elección fragmentada por la presencia de 18 candidatos presidenciales, el Perú le ha dado la ventaja para disputar la Presidencia en segunda vuelta a un maestro de escuela primaria que es de izquierda y derecha al mismo tiempo, esperando que se defina oficialmente si su oponente será hombre o mujer pero que con seguridad será de derecha y en Bolivia el partido de Evo Morales, cuya “venganza política” está en marcha,  ha perdido en segunda vuelta todas las gobernaciones de la media luna oriental boliviana, (Pando, Beni, Santa Cruz, Sucre, Tarija) las cuales sumadas a la más importante del país en la  Capital La Paz , reducen su influencia territorial a solo tres del cinturón cocalero y minero: Cochabamba, Oruro y Potosí.

Guillermo Lasso será el nuevo presidente de Ecuador al ganar las elecciones de este domingo a Andrés Arauz. Según los datos del CNE (Consejo Nacional Electoral), con más del 98% de las actas contabilizadas, Lasso, representante de la derecha acumula 52,5% de los votos, frente al 47,50% del correísta Arauz, heredero de la izquierda del expresidente Rafael Correa. El triunfo es una sorpresa y hace que Ecuador siga en la ruta para mantener las políticas abiertas al mercado en lugar de volver al llamado socialismo del siglo XXI. La derrota de Arauz es la primera del correísmo en 14 años ya que Correa gobernó de 2007 a 2017 y luego designó como sucesor a Lenín Moreno, ganador hace cuatro años y que luego se desmarcó de quien fuera su jefe.

La victoria es celebrada por inversores extranjeros, ya que Lasso prometió mantener el acuerdo del presidente saliente, Lenín Moreno, con el Fondo Monetario Internacional (FMI) frente a un Arauz que quería desconocer las condiciones de la financiación y que prometía un amplio gasto social pese a las débiles finanzas públicas y una economía con problemas de liquidez.

En medio de un repunte de casos de coronavirus y de la crisis económica que sacude al país y que se agravó por la pandemia, el nuevo Presidente promete generar dos millones de puestos de trabajo, expandir el sector agrícola a través de préstamos a bajo interés y reducir progresivamente los impuestos.

Por su parte en Perú, se están contando los votos y todos los resultados son extraoficiales como resultado de unas elecciones presidenciales y legislativas, muy reñidas y afectadas por la pandemia de coronavirus que no da tregua al país. Los electores peruanos eligieron un presidente entre 18 candidatos -sin ningún favorito- y una encuesta a boca de urna de la firma Ipsos, divulgada apenas terminó la votación, dio el primer lugar al maestro y sindicalista de izquierda Pedro Castillo, con 16,1%, lo que implica la necesidad de una segunda ronda

Le siguen, según el mismo sondeo, el economista de derecha Hernando de Soto y Keiko Fujimori (derecha populista), ambos con 11,9%; Yohny Lescano (centroderechista con 11%) y el conservador Rafael López Aliaga (10,5%), pero la diferencia entre ellos es tan estrecha que la tendencia podría variar en el conteo oficial de votos.

La campaña estuvo marcada por la apatía y el hartazgo de la población peruana -28% de indecisos-, al término de un quinquenio convulso. Sin partidos políticos fuertes y en una nación donde el candidato importa más que la ideología, ningún aspirante conseguiría mayoría absoluta, lo que conduce a una definición en segunda vuelta el 6 de junio.

Otros candidatos que aspiran al balotaje son la antropóloga de izquierda Verónika Mendoza (8,8% en el sondeo de Ipsos) y el exfutbolista de centroderecha George Forsyth (6,4%). «Cualquiera sea el resultado […], lo vamos a respetar», expresó De Soto al sufragar. Declaraciones similares hicieron Lescano, Castillo, Mendoza y Keiko.

La población peruana también votó para renovar al Congreso unicameral de 130 miembros y los sondeos pronosticaban un nuevo Parlamento atomizado. El nuevo presidente debe asumir el 28 de julio, día en que Perú conmemora el bicentenario de su independencia, y tiene el reto de superar la emergencia sanitaria, la recesión económica y la crisis política en una nación de 33 millones de habitantes.

El candidato ganador de la segunda vuelta es el maestro rural Pedro Castillo Terrones, de 51 años, que nació en Cajamarca, una de las regiones más pobres de Perú en la última década. Es líder del sindicato magisterial desde 1995, profesor de primaria en la escuela 10465 en el centro del poblado de Puña, en la provincia de Chota, al norte del país, donde creció.

El político de izquierda radical propone tumbar el Tribunal Constitucional para sustituir la Constitución de 1993 si llega al poder, regular los medios de comunicación para “acabar con la televisión basura” y aumentar los presupuestos para educación y sanidad. Además, se ha manifestado abiertamente en contra del aborto, el matrimonio homosexual, la eutanasia y el enfoque de género en la escuela.

La batalla de la segunda vuelta, que se celebrará en junio, pondrá sobre la mesa dos modelos enfrentados. El del Partido de Castillo Perú Libre que concentra el apoyo del norte y el sur más pobres y el de Lima la Capital, donde se concentran las oportunidades, que permiten a  tres candidatos conservadores en liza contar con el apoyo de un votante similar, por lo que todo apuntaría a que de cara a la segunda vuelta podrían unir sus fuerzas contra Castillo. De Soto fue asesor del autócrata Alberto Fujimori y consejero de gobiernos autoritarios en países árabes. López Aliaga es un millonario célibe ligado al Opus Dei que promete combatir el “nuevo orden marxista”.

Cierra la jornada electoral andina, la derrota del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), que dirige el expresidente Evo Morales, quien perdió las elecciones subnacionales para gobernador en los cuatro departamentos de Bolivia que este domingo celebraron segunda vuelta electoral, según el conteo preliminar de los votos que este lunes el triunfo es de los candidatos de los partidos opositores.

Los departamentos de La Paz, Tarija, Pando y Chuquisaca fueron de nuevo a las urnas, ya que ningún candidato alcanzó más del 50 % de los votos o más del 40 % con diez puntos de diferencia sobre la segunda candidatura más votada en las elecciones subnacionales del pasado 7 de marzo.

Con las elecciones de este domingo se cerró «el ciclo electoral más complejo» de la historia de Bolivia, como describió el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, el proceso con el que se definió el nuevo mapa político del país.

A las 10.00 hora local (14.00 GMT) el conteo de los votos en los cuatro Tribunales Electorales Departamentales ya sobrepasaba el 50 por ciento de las actas escrutadas.

  • Santos Quispe, de la alianza Jallalla, lidera el conteo en La Paz con el 59,33 %, sobre la candidatura de Franklin Flores, del MAS, que obtiene el 40,67 %.
  • Óscar Montes, del partido Unidos por Tarija, encabeza el escrutinio con el 58,68 % sobre Álvaro Ruiz, candidato del MAS, con el 41,32 %.
  • Damián Condori Herrera, de Chuquisaca Somos Todos, también está a la cabeza del conteo con el 66,90 %, sobre el aspirante del MAS, Juan Carlos León, con el 33,16 %.
  • Y en Pando Regis Richter, del Movimiento Tercer Sistema (MTS), lidera con el 58,54 % sobre Miguel Becerra, del gobernante MAS, con el 41,46 %.

En la primera vuelta el partido gobernante se quedó con las Gobernaciones de Cochabamba, Oruro y Potosí, mientras que en la Gobernación de Santa Cruz ganó el excandidato presidencial Luis Fernando Camacho, del partido opositor Creemos; y en Beni Alejandro Unzueta, del opositor Movimiento Tercer Sistema (MTS).

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box