Fraser Pirie Robson.

Despegó en un avión norteamericano en Polonia. Al cruzar el Mar del Norte, aviones de combate ingleses lo protegían, por el peligro de un misil lanzado desde un submarino ruso. El vuelo identificado por las siglas SAM 910, fue seguido por miles de entusiastas de rastreo de vuelos. Se reunió primero con el presidente Biden y luego fue conducido al Congreso norteamericano. Al no más terminar su increíble presentación salió de nuevo al aeropuerto con destino a Polonia.

El presidente Volodímir Zelenski de Ucrania habló ante una reunión conjunta del Congreso el miércoles por la noche, pronunciando en un inglés vacilante pero contundente, un discurso apasionado en donde agradeció a Estados Unidos por su apoyo en la guerra de su nación contra Rusia y prometió la victoria mientras pedía más ayuda. La siguiente es una transcripción de sus comentarios, según lo registrado por The New York Times.

—Muchas gracias. Muchas gracias por eso. Gracias. Es demasiado para mí. Todo esto para nuestra gran gente. Muchas gracias.

—Queridos estadounidenses, en todos los estados, ciudades y comunidades, todos aquellos que valoran la libertad y la justicia, que la aprecian tan fuertemente como nosotros los ucranianos en nuestras ciudades, en todas y cada una de las familias, espero que mis palabras de respeto y gratitud resuenen en cada corazón estadounidense. Señora Vicepresidente, le agradezco sus esfuerzos para ayudar a Ucrania. Señora Presidente, usted visitó valientemente Ucrania durante una plena batalla. Muchas gracias. Un gran honor. Gracias.

—Tengo el privilegio de estar aquí, estimados miembros del Congreso, representantes de ambos partidos que también visitaron Kiev, estimados congresistas y senadores de ambos partidos que visitarán Ucrania, estoy seguro, en el futuro. Queridos representantes de la diáspora, presentes en esta Cámara, y esparcidos por todo el país; Queridos periodistas, es un gran honor para mí estar en el Congreso de los Estados Unidos y hablarles a ustedes y a todos los estadounidenses.

—Contra todo pronóstico y escenarios pesimistas, Ucrania no cayó. ¡Ucrania está viva y coleando! Gracias. Y me da una buena razón para compartir con ustedes nuestra primera, primera gran victoria conjunta: derrotamos a Rusia en la batalla por las mentes del mundo. No tenemos miedo, ni nadie en el mundo debería tenerlo. Los ucranianos obtuvieron esta victoria, y nos da el coraje que inspira al mundo entero. Los estadounidenses obtuvieron esta victoria, y han logrado unir a la comunidad global para proteger la libertad y el derecho internacional. Los europeos obtuvieron esta victoria, y es por eso Europa es ahora más fuerte e independiente que nunca. ¡La tiranía rusa ha perdido el control sobre nosotros! Y nunca volverá a influir en nuestras mentes.

—Sin embargo, tenemos que hacer lo que sea necesario para garantizar que los países del Sur Global (hemisferio sur) también obtengan esa victoria. Sé una cosa más, creo que muy importante: los rusos tendrán la oportunidad de ser libres solo cuando derroten al Kremlin en sus mentes. Sin embargo, la batalla continúa, y tenemos que derrotar al Kremlin en el campo de batalla, sí.

—Esta batalla no es sólo por el territorio, por esta u otra parte de Europa. La batalla no es sólo por la vida, la libertad y la seguridad de los ucranianos o cualquier otra nación que Rusia intente conquistar. Esta lucha definirá en qué mundo vivirán nuestros hijos y nietos, y luego sus hijos y nietos. Definirá si será una democracia de ucranianos y para los estadounidenses, para todos. Esta batalla no puede ser congelada o pospuesta. No se puede ignorar, esperando que el océano o algo más proporcione una protección. De los Estados Unidos a China, de Europa a América Latina, y de África a Australia, el mundo está demasiado interconectado e interdependiente para permitir que alguien se mantenga al margen y al mismo tiempo se sienta seguro cuando tal batalla continúe.

—Nuestras dos naciones son aliadas en esta batalla. Y el próximo año será un punto de inflexión, lo sé, el punto en que el coraje ucraniano y la determinación estadounidense deben garantizar el futuro de nuestra libertad común, ¡la libertad de las personas que defienden sus valores!

—Damas y caballeros, damas y caballeros, estadounidenses, ayer antes de venir aquí a Washington, D.C., estuve en primera línea en nuestro Bakhmut. En nuestro bastión en el este de Ucrania, en el Dombas. El ejército ruso y los mercenarios han estado peleando por Bakhmut sin parar desde mayo. Lo han estado luchando día y noche, pero Bakhmut no se rinde. El año pasado, 70.000 personas vivían aquí en Bakhmut, en esta ciudad, y ahora solo quedan unos pocos civiles. Cada centímetro de esa tierra está empapado en sangre; Las armas rugientes suenan cada hora. Las trincheras en el Dombas cambian de manos varias veces al día en feroces combates, e incluso en combates manuales. Pero el Dombas ucraniano se mantiene.

—Los rusos usan todo, todo lo que tienen contra Bakhmut y otras nuestras hermosas ciudades. Los ocupantes tienen una ventaja significativa en artillería. Tienen una ventaja en municiones. Tienen muchos más misiles y aviones que nosotros. Es cierto, pero nuestras fuerzas de defensa se mantienen. Y todos estamos orgullosos de ellos.

—La táctica de los rusos es primitiva. Queman y destruyen todo lo que ven. Enviaron matones a las líneas del frente. Enviaron convictos a la guerra. Lanzaron todo contra nosotros, similar a la otra tiranía, en la Batalla de las Ardenas. Lanzó todo lo que tenía contra el mundo libre, al igual que los valientes soldados estadounidenses que mantuvieron sus líneas y lucharon contra las fuerzas de Hitler durante la navidad de 1944. Valientes soldados ucranianos están haciendo lo mismo con las fuerzas de Putin esta navidad.

—Ucrania — Ucrania mantiene sus líneas y nunca se rendirá. Entonces, aquí la línea del frente, la tiranía que solo conoce la crueldad contra las vidas de las personas libres, y su apoyo es crucial, no solo para mantenerse en esa lucha, sino para llegar al punto de inflexión para ganar en el campo de batalla.

—Tenemos artillería, sí. Gracias. Lo tenemos. ¿Es suficiente? Honestamente, no realmente. Para garantizar que Bakhmut no sea solo una fortaleza que frene al ejército ruso, sino que para que el ejército ruso se retire por completo, se necesitan más cañones y proyectiles. Si es así, al igual que la batalla de Saratoga, la lucha por Bakhmut cambiará la trayectoria de nuestra guerra por la independencia y la libertad. Si sus patriotas detienen el terror ruso contra nuestras ciudades, permitirá que los patriotas ucranianos trabajen al máximo para defender nuestra libertad. Cuando Rusia, cuando Rusia no puede llegar a nuestras ciudades con su artillería, trata de destruirlas con ataques con misiles.

—Más que eso, Rusia encontró un aliado en esto, en esta política genocida: Irán. Los drones mortales iraníes enviados a Rusia en cientos, en cientos, se convirtieron en una amenaza para nuestra infraestructura crítica. Así es como un terrorista ha encontrado al otro. Es solo cuestión de tiempo para que ataquen a sus otros aliados si no los detenemos ahora. Debemos hacerlo. Creo que no debería haber tabúes entre nosotros en nuestra alianza. Ucrania nunca pidió a los soldados estadounidenses que lucharan en nuestra tierra en lugar de nosotros. Les aseguro que los soldados ucranianos pueden operar perfectamente los tanques y aviones estadounidenses.

—La asistencia financiera también es de vital importancia, y me gustaría darle las gracias, muchas gracias, agradecerles tanto por los paquetes financieros que ya nos han proporcionado como por los que pueden estar dispuestos a decidir. ¡Tu dinero no es caridad! Es una inversión en la seguridad global y la democracia que manejamos de la manera más responsable.

—Rusia, Rusia podría detener su agresión, realmente, si quisiera, pero puede acelerar nuestra victoria. Lo sé. Y demostrará a cualquier agresor potencial que nadie puede tener éxito en romper las fronteras nacionales, nadie puede cometer atrocidades y reinar sobre las personas en contra de su voluntad. Sería ingenuo esperar los pasos hacia la paz de Rusia, que disfruta de ser un estado terrorista. Los rusos siguen siendo envenenados por el Kremlin.

—El restablecimiento del orden jurídico internacional es nuestra tarea conjunta. Necesitamos paz, sí. Ucrania ya ha ofrecido propuestas, que acabo de discutir con el presidente Biden, nuestra fórmula de paz, diez puntos que deben y deben aplicarse para nuestra seguridad conjunta, garantizada para las próximas décadas y la cumbre que puede celebrarse.

—Me complace decir que el presidente Biden apoyó nuestra iniciativa de paz hoy. Cada uno de ustedes, damas y caballeros, puede ayudar en la implementación para garantizar que el liderazgo de Estados Unidos siga siendo sólido, bicameral y bipartidista. Gracias.

—Pueden fortalecer las sanciones para hacer que Rusia sienta cuán ruinosa es realmente su agresión. Está en su poder, realmente, ayudarnos a llevar ante la justicia a todos los que comenzaron esta guerra criminal y no provocada. Hagámoslo. Dejemos que el estado terrorista sea considerado responsable de su terror y agresión y compense todas las pérdidas causadas por esta guerra. Que el mundo vea que Estados Unidos está aquí.

—Señoras y señores, señoras y señores, estadounidenses, dentro de dos días celebraremos la navidad. Tal vez a la luz de las velas. No porque sea más romántico, no, sino porque no habrá, no habrá electricidad. Millones no tendrán ni calefacción ni agua corriente. Todo esto será el resultado de los ataques rusos con misiles y aviones no tripulados contra nuestra infraestructura energética.

—Pero no nos quejamos. No juzgamos ni comparamos quién es la vida más fácil. ¡Su bienestar propio es el producto de su seguridad nacional! El resultado de vuestra lucha por la independencia y vuestras muchas victorias. Nosotros, los ucranianos, también atravesaremos nuestra guerra de independencia y libertad con dignidad y éxito.

—Celebraremos la navidad. Celebren la navidad y aunque no haya electricidad, la luz de nuestra fe en nosotros mismos no se apagará. Si los misiles rusos nos atacan, haremos todo lo posible para protegernos. Si nos atacan con drones iraníes y nuestra gente tendrá que ir a refugios antiaéreos en la nochebuena, los ucranianos todavía se sentarán a la mesa navideña y se animarán unos a otros. Y no tenemos, no tenemos que conocer el deseo de todos, ya que sabemos que todos nosotros, millones de ucranianos, deseamos lo mismo: la victoria. Sólo victoria.

—Ya construimos una Ucrania fuerte, con gente fuerte, un ejército fuerte, instituciones fuertes junto con ustedes. Desarrollamos fuertes garantías de seguridad para nuestro país y para toda Europa y el mundo, junto con usted. Y también junto con ustedes, Put-in (pondremos) en su lugar a todos los que desafían a la libertad. ¡Pu-tin!

—Esta será la base para proteger la democracia en Europa y en todo el mundo. Ahora, en esta navidad especial, quiero darles las gracias a todos ustedes. Agradezco a cada familia estadounidense que aprecia la calidez de su hogar y desea la misma calidez a otras personas. Agradezco al presidente Biden y a ambos partidos, en el Senado y la Cámara de Representantes, por su invaluable ayuda. Doy las gracias a sus ciudades y a sus ciudadanos que apoyaron a Ucrania este año, que acogieron a nuestros ucranianos, a nuestro pueblo, que ondearon nuestras banderas nacionales, que actuaron para ayudarnos. Gracias a todos, de parte de todos los que están ahora en primera línea, de todos los que esperan la victoria.

—De pie aquí hoy, recuerdo las guerras del presidente Franklin Delano Roosevelt, que creo que son tan buenas para este momento:

“El pueblo estadounidense, en su justo poder, ganará hasta la victoria absoluta”.

—¡El pueblo ucraniano también ganará, absolutamente!

—Sé que todo depende de nosotros, de las fuerzas armadas ucranianas, pero mucho depende del mundo. Mucho en el mundo depende de ustedes. Cuando estuve ayer en Bakhmut, nuestros héroes me dieron la bandera, ¡la bandera de batalla!, la bandera de aquellos que defienden Ucrania, Europa y el mundo a costa de sus vidas. Me pidieron que les llevara esta bandera a ustedes, al Congreso de los Estados Unidos, a los miembros de la Cámara de Representantes y Senadores cuyas decisiones pueden salvar a millones de personas.

—Por lo tanto, dejemos que se tomen estas decisiones. Dejen que esta bandera permanezca con ustedes, Señorías. Esta bandera es un símbolo de nuestra victoria en esta guerra. Nos mantenemos firmes, luchamos y ganaremos porque estamos unidos: Ucrania, Estados Unidos y todo el mundo libre.

—Solo una cosa, si puedo, la última cosa: muchas gracias, que Dios proteja a nuestras valientes tropas y ciudadanos, que Dios bendiga para siempre a los Estados Unidos de América. Feliz Navidad y un feliz y victorioso Año Nuevo.

Slava Ukraini. [Gloria a Ucrania.]