Fraser Pirie: El hijo de Mussolini

Un hombre inteligente puede comprender a un imbécil, pero no al revés, y esa es una ventaja del idiota en política.

0

Fraser Pirie Robson.

En España, que lo tilden de facha, es de lo peor. El facha o fascista es todo aquel que reaccione a los elementos de izquierda. En los Estados Unidos existe el movimiento antifa, o sea antifascista que ha sido tildado como organización terrorista.

         

Estos “antifas” son de izquierda que buscan cambios políticos por medio de acción directa. Su nombre y logotipo están basados en los del movimiento alemán Antifaschistiche Aktion. Su logotipo consta de dos banderas: la roja del comunismo y la negra del anarquismo. Interesante. Obsoletos. En Costa Rica, algún cabeza caliente ha usado el símbolo de anarquía en los cierres de caminos.

Anarquía significa destrucción. El anarquista le parece muy bien la destrucción del estado y que se libere la gente sin gobierno. El caso que vimos por la televisión fue de joven encapuchado lanzando gasolina encima de un policía y luego tirar el encendedor para que estallara en llamas. En muchos casos, estos jóvenes van a un mitin para gozar de una aventura varonil de fuerte impacto.

El Neoliberal en Costa Rica es un gran insulto que te digan neoliberal. El Movimiento Libertario ha sido el único partido político que busca negar la influencia del gobierno en la producción. El sentido peyorativo del término viene gracias a los sindicatos, porque en un estado neoliberal, se acabarían los sindicatos. En Costa Rica, los sindicatos viven del estado. De tal suerte que todo aquello que los sectores sindicales encuentran negativo para sus intereses es calificado con este estigma de neoliberal.

Populismo:

Juan Domingo Perón de Argentina es un caso clásico, ya que invocaba a los descamisados y al pueblo oculto. Tendrá un líder carismático, muy del pueblo. Sus discursos van dirigidos al ciudadano común, con palabras que el mismo puede entender. Al salir en los mítines o plaza públicas, su actuación es muy emotiva. Usará las palabras claves: Patria, nación, y pueblo. Al igual que Trump, líderes latinoamericanos como Hugo Chaves, Manuel López Obrador, Álvaro Uribe y Macri usan estas mismas tácticas.

En este caso, los discursos del presidente Trump son muy interesantes, populistas, porque se dirige a los sentimientos más básicos del electorado: trabajo seguro que nos han robado los inmigrantes, seguridad básica con una policía y un ejército fuerte. Los otros, o sea los demócratas, “nos quitaron nuestras fábricas y nuestro trabajo. Todos sabemos que nuestros males de hoy son por las políticas equivocadas de los otros…los demócratas”. La gente aplaude y gritan las consignas:

¡Haga grande a América! 

En el libro M. El hijo del siglo, de escritor Antonio Scurati y reproducido en el Semanario Universitario:

—Mussolini cambió en pocos meses el escenario social de Italia. Las plazas de las ciudades y el campo eran rojas y pasaron en cuatro días a estar controlados por los fascistas. ¿Cuál es el principal mérito suyo para propiciar este cambio radical?

—Esa es una de las características de ese liderazgo populista del que hablaba antes. Mussolini al principio no tenía ideología ni programa político. Él decía: “Somos los fascios de combate, y todo nuestro programa está en la palabra combate. Los socialistas hablan durante horas sobre principios y doctrinas. A nosotros no nos interesa, somos los que con los hechos superamos la teoría”. Y eso hace de Mussolini un líder guiado únicamente por el pragmatismo y el oportunismo, dispuesto a cualquier cambio radical, a cualquier traición. No tiene ideas ni estrategias a largo plazo, es una vasija vacía que se llena de las ideas que ha escuchado en el mercado, en la plaza, en el bar, de los humores más bajos de la gente del pueblo. Este es el líder populista: el que no guía a las masas por delante hacia objetivos ideales, lejanos y altos que la masa no ve, sino que las guía siguiéndolas desde atrás, olisquea como un animal esos humores negros y los secunda. Y en eso el líder populista de hoy es hijo de Mussolini, no porque sea fascista.

En este momento de auge de la extrema derecha y los populismos, ¿el regreso del fascismo es una amenaza real?

—Sí. Es un error esperar en un futuro próximo el retorno del fascismo en su forma histórica: camisa negra, porras, violencia… Eso nos impide ver que el fascismo ya ha vuelto en su componente populista, sin los elementos de la teoría y la práctica fascista.

Mussolini le hablaba a la parte más baja de la gente. Y desafortunadamente la condición humana es así: cuando la vida baja se encuentra con la vida alta, prevalece la baja. Un hombre inteligente puede comprender a un imbécil, pero no al revés, y esa es una ventaja del idiota en política.

Franco, Hitler y Mussolini.

Mussolini y Hitler fueron menospreciados en su tiempo. Se pensaba que no llegarían al poder, que eran payasos. Hoy ha pasado lo mismo con Trump, Boris Johnson o Bolsonaro. ¿Es un error?

—Sí. Cada vez que las personas cultas, leídas, normalmente de izquierda, vemos a Trump o Boris Johnson como payasos, estamos actuando como idiotas. Somos nosotros los que no vemos. También en esto Mussolini fue un arquetipo, porque entendió que en la era de la política de masas el político tenía que hablar a través del cuerpo, de cuerpo a cuerpo, como una especie de vibración sorda, no del intelecto al intelecto. Esto que nos parece ridículo y enfático era una manera de acentuar el lenguaje corporal.

El hijo de Mussolini:

El populismo nace en Rusia zarista del sigo XIX, en donde se buscaba el novedoso sistema de “ir hacia el pueblo”. En este contexto hasta el Papa Francisco es populista. De tal modo que las políticas que tengan que ver con grandes grupos o masas de gente, se pueden ver como populistas. En sí, no es malo. El populismo con una significación peyorativa es el uso de medidas de gobierno populares, destinadas a ganar la simpatía de la población, particularmente si esta posee derecho a voto, aun a costa de tomar medidas contrarias al estado democrático.

Hay populismo de izquierda y hay populismo de derecha. El hijo de Mussolini es el populismo irreverente, que viene a destruir a la venezolana. El candidato o el líder dirá lo que se lo ocurra para ganase los votos del grupo electoral. Después, no importa si lo cumple. También es ejemplarizante, que una vez que toma el poder de un país, cuesta muchísimo sacarlo.

Amanecer Dorado: El pasado 7 de octubre de 2020, fue declarado el grupo Amanecer Dorado, como una organización criminal. Este partido político de Grecia, ¡es de corte neonazi y fascista!

La bandera de Amanecer Dorado.
Bandera del Partido Nacional Socialista Costarricense.

El Partido Nacional Socialista Costarricense fue una agrupación ilegal y radical de extrema derecha adherida al neonazismo en Costa Rica. El grupo era mayormente conformado por jóvenes skinhead. Se declaraba enemigo de judíos, negros, chinos, homosexuales, comunistas, feministas, masones e inmigrantes nicaragüenses.   ¡Curiosamente su líder o fundador fue un nicaragüense! Muy contrario al ideario nacional.

En Costa Rica, queremos escuchar lo que los candidatos nos pueden ofrecer. O quizás no puedan ofrecer mucho, pero se ganan la simpatía de los electores. Eso es normal. Don Pepe ofrecía en la campaña de 1970, una máquina de coser para las mujeres y una vaca para los hombres. No recuerdo si lo cumplió o no.

No podemos permitir nunca, que tome el poder un grupo radical, sea de izquierda o de derecha. Nuestro camino ha sido en el centro.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...