Fraser Pirie: El manual del jerarca de Estado

Las personas en estos altos puestos de confianza en el Poder Ejecutivo  ya sea en  el Gobierno Central o en las Instituciones Autónomas, son nombradas por el señor Presidente de la República con la anuencia del Consejo de Gobierno.  A él  es al que se le debe obediencia y rendición de cuentas sobre la gestión. Dentro de la conformación del Estado, también existen entes contralores y vigilantes de la función pública como la Contraloría General de la República, la Defensoría de los Habitantes y el Tribunal Supremo de Elecciones.  

0

Fraser Pirie Robson.

Al entrar a ocupar un cargo de dirección en el Gobierno de Costa Rica, puede ser complejo, como también lo será entretenido y desafiante a la vez. Pero existen ciertos lineamientos o reglas simples para sobrevivir los años que se está en esa misión. Habrá algunos que llegan para pasar el tiempo sin grandes tropiezos, como se nos indicó hace un tiempo sobre un tremendo diputado que la única bulla que hizo en los cuatros años de su mandato fue cuando dormido en su curul, se cayó al piso.

Es usual en la política nacional, otorgarle a un compañero que ha trabajado arduamente en campaña electoral, un puesto ejecutivo en el nuevo gobierno. Muchos de ellos son escogidos idóneamente, otros no. No todas las personas que saben acompañar o lanzar una candidatura van a ser buenos Ministros de Estado o Presidentes Ejecutivos. A los que les falta experiencia, como ha sucedido en tantas ocasiones, será a los primeros  que se les solicitará la renuncia.

Las personas en estos altos puestos de confianza en el Poder Ejecutivo  ya sea en  el Gobierno Central o en las Instituciones Autónomas, son nombradas por el señor Presidente de la República con la anuencia del Consejo de Gobierno.  A él  es al que se le debe obediencia y rendición de cuentas sobre la gestión. Dentro de la conformación del Estado, también existen entes contralores y vigilantes de la función pública como la Contraloría General de la República, la Defensoría de los Habitantes y el Tribunal Supremo de Elecciones.

Los nuevos jerarcas deben tener amplios conocimientos sobre la Ley de la Administración Pública, finanzas públicas, funcionamiento de juntas directivas y rectorías institucionales. El correcto manejo del personal que labora en la Institución es vital porque es muy importante ganarse el respeto de los subalternos para manejar una entidad con multiplicidad de funciones, jerarquías internas y distintas personalidades.  Esta labor se compara con el arte de dirigir una orquesta, donde todos los instrumentos deben estar individualmente afinados para al unísono, producir un magnífico concierto.

Para asegurar una buena gestión y funcionar como un conjunto coherente en el mundo de la gobernanza pública existe una jerarquía que ordena a los diferentes órganos del Estado.  En primera instancia está el señor Presidente de la República que delega parte de sus funciones al ministro de la presidencia y a los ministros de estado quienes a su vez delegan en los presidentes ejecutivos que están dentro de los sectores sobre los cuales ellos ejercen una rectoría.

Entre algunos de los sectores que se divide el Estado están: Seguridad Pública, Salud, Educación, el Sector Social, Económico, Ambiental, Agropecuario, el Sector Turismo; el sector Energético, el de Comunicación, etc.  Por ejemplo, el Ministerio de Salud es el rector del Sector Salud, el Ministerio de Trabajo del Sector Social.  El Económico es regido por el Ministerio de Hacienda, el Agropecuario por el Ministerio de Agricultura.  Esta agrupación de las Instituciones del Estado tiene un funcionamiento complejo, especialmente en estos tiempos donde se les han agregado muchos concejos y asociaciones a los diferentes sectores.

Nuestro estado es grande y prolijo y si no se llega a reformar integralmente, tiende a ser un tanto disfuncional.  Dentro de las condiciones actuales, para lograr su adecuado funcionamiento, tome en cuenta las siguientes doce recomendaciones o lineamientos óptimos a seguir:

1- Es imperativo leer toda la correspondencia personalmente. Si existen dudas debe consultarse a los asesores expertos de la Institución. Cuente con la experiencia acumulada de sus subalternos

2- No firme sin saber lo que está firmando. Esto le puede salir muy caro ante sus superiores y ante la opinión pública. Su firma, es su anuencia y su representación. Todos conocemos que a más de uno lo han obligado a renunciar por firmar sin profundizar.  Muchos han tenido que rendir cuentas ante los tribunales de justica por firmar sin estudiar a fondo un documento o decreto.

3- No tenga temor a la auditoría interna ni a la Contraloría General de la República. Hágase amigo de la Contraloría que también cumple con una valiosa función asesora. En este sentido es transcendental hacerse acompañar por el auditor interno a todos los actos que lo amerite.  ¡A eso se le llama cubrirse las espaldas y estar bien asesorado!

En las Instituciones Autónomas, todo acuerdo de la Junta Directiva debe ser un acto totalmente estudiado, consensuado, transparente y abierto porque siempre podrá ser presentado al escrutinio interno o al de la opinión pública externa. La honradez y la transparencia deben ser siempre sus banderas y su carta de presentación.

4- No use su carro y chofer en el fin de semana. Respete la Institución y el importante cargo público que se le ha encomendado.  ¡Usted se debe a su pueblo! Esas pequeñas muestras de respeto harán que usted también se gane el de sus subalternos, compañeros de trabajo y el de la ciudadanía en general.

Cuando debe salir del país, le otorgan viáticos subsidiados por el gobierno. Al terminar la gira entregue cuentas a la auditoría de sus gastos y devuelva el dinero no gastado.  De igual manera evite esos almuerzos y cenas caras, que eventualmente serán vistos como abusivos.  ¡De igual manera recuerde que es muy mal visto que un ministro de la nación ande enfiestado!

5- No abuse de la confianza rendida en sus manos. Usted tiene una representación que cuidar y una imagen que mantener. El día de la Anexión de Guanacaste, allá en Nicoya se ve quien es quien, porque altos funcionarios gubernamentales se olvidan de que están en una representación de Gobierno y se comportan como si estuvieran de vacaciones en la playa.  Esta no es la forma correcta de representar al país.

6- En su despacho no tenga la secretaria más hermosa y simpática, sino la más diligente y locuaz, para que su oficina sea verdaderamente un sitio donde se resuelven las situaciones y problemas nacionales que le corresponde resolver.

7- Aprenda a dialogar con el sindicato de la institución. Ellos saben exactamente lo que está ocurriendo con el personal. Su acercamiento y apertura en los temas que les atañen hará que se respire un aire de verdadero respeto y cooperación. No es que tienen que estar siempre de acuerdo en todo, pero la apertura y la solicitud de ayuda para resolver situaciones, allana el camino a posibles soluciones que sólo con un diálogo abierto se logran resolver.

8- Trabaje mano a mano con sus subalternos.  Es muy importante que el ambiente sea de mutua colaboración a la hora de la resolución de posibles conflictos. El personal de inmediato sabe si el nuevo Presidente Ejecutivo es bueno, con solo medirlo en estas pequeñas cosas. ¿Sos una persona de apariencias, o una de convicciones?

9- Ejerza su rectoría política con firmeza, pero con una gran apertura al diálogo y a la sugerencia entre las instituciones que la conforman.  ¡No se aísle, trabaje en conjunto!

Reforme y cambie lo que tiene que cambiar en aras de una mayor eficacia y fructífera institución. Cuando se necesiten nuevas leyes, ese ministro comprometido consulta con los involucrados y pide permiso para asistir a la Asamblea Legislativa por unas horas para impulsar su proyecto ya consensuado con los diferentes actores, incluyendo a la sociedad civil organizada. Deberá también aprender que la “AP” la Autoridad Presupuestaria situada en Hacienda, debe ser su colaboradora para nuevos proyectos porque todo el contenido económico de su gestión se ventila en esta importante instancia que debe conocer muy  a fondo en lo que usted utiliza sus finanzas. ¡Trabaje estas áreas personalmente! No envíe a sus subalternos a las gestiones institucionales importantes.

10- Usted debe manejar personalmente todas las declaraciones periodísticas de su gestión. Su oficina de información debe ser fuerte y actualizada día a día. La reunión más importante de todas sus mañanas debe ser con su jefe de prensa.  ¡Usted es el responsable de su Institución y por lo tanto es su vocero oficial!  Sea usted ese líder empapado de todas las situaciones atinentes a su rectoría y esté siempre listo para señalar el camino que desea contemplar hacia adelante. Hay muchos ministros y presidentes ejecutivos que no comparecen ante los noticieros y esto brinda una sensación de inseguridad. Usted es la cara de la institución y siempre debe procurar responder correctamente.

11- Mantenga una diaria y constante comunicación con el Señor Presidente de la República y lleve los informes de su gestión al Consejo de Gobierno.   El presidente es su comandante en jefe y debe siempre estar empapado del que hacer institucional.  Proteja sus espaldas manteniéndolo siempre informado de sus actuaciones.  Ante  una crisis terrible, como la pandemia que vivimos actualmente, una crisis económica profunda, la muerte de un niño o el asesinato de una mujer, si la información es fluida y transparente el Gobierno entero y la ciudadanía respaldarán su gestión.  Usted no está solo, usted pertenece a un conjunto de personas que juntas tienen la enorme responsabilidad de manejar los destinos de nuestro país. Su apoyo personal y frontal ante cualquier situación de crisis es vital.  ¡Usted representa a la Nación! En ese sentido usted inmediatamente se convierte en una referencia parecida a la de un padre o una madre para la ciudadanía. Compórtese como tal.

12- Si casi todos estos pasos se logran durante su gestión, será recordado con aprecio, admiración y respeto. Una Patria agradecida siempre le dará las gracias. Si por contrario, sus actos se ven opacados por la falta de entrega y transparencia, el resultado final será otro completamente distinto. Recuerde siempre que Dios y la Patria os lo demanda.

Ni por un momento debe olvidarse que, en esos puestos de máxima confianza constitucional y democrática, usted es un digno representante de su Nación.  El reto y la responsabilidad son enormes.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...