Fraser Pirie Robson.

El turno es una de las tradiciones culturales nacionales que se celebra en diferentes fechas en los pueblos de nuestro país. El turno es una fiesta del pueblo, de los vecinos para recolectar dinero en beneficio del mismo lugar.

Esta vieja tradición origina en la época colonial y posiblemente tenga antecedente en las cofradías dedicadas a las devociones del santo de cada pueblo. Se cree que la palabra turno surge aproximadamente entre 1170 y 1820 en las épocas coloniales. Pero como en una provincia o hasta en el cantón los lugareños todos escogían las mismas fechas, se empezaron a repartir las eventuales fechas o el turno de cada comunidad.

El camino de las carretas
Un picadillo de turno

Lo común era ir a comer algún platillo popular de la zona como el picadillo y el arroz con pollo en el Valle Central.  En Guanacaste posiblemente a base de maíz mientras que en Limón un buen rice and beans afrocaribeño. Nunca podía falta la pólvora.  O los juegos mecánicos si los hubiere. En mi pueblo de Agua Caliente de Cartago, era desesperante escuchar la alegre Diana pasar a las cinco de la mañana tocando sonidos confusos.

La alegre diana, recorre el pueblo por la madrugada.

Para cualquier somnoliento, mandaban dos bombetas al aire que resonaban por todo el valle. A una hora establecida salían los enmascarados, como la giganta, el padre sin cabeza y todos los muñecos y espantos tradicionales.

La gente acudía al bingo para probar suerte, y luego al baile. En lugares emblemáticos, como Boruca, los jóvenes bailan los diablitos, que en realidad son los blancos que llegaron a los territorios indígenas. En Nicoya era el baile de la yegüita, más en Parrita la carrera de las mulas, y los famosos carnavales de Limón y Puntarenas. Los carnavales de Limón son en octubre porque se aprecia una temporada seca. ¿En Puntarenas quien no se recuerda del desfile en el mar en donde llevan la Virgen del Mar?

El desfile de la Virgen del Mar de marzo de cada año

Más de cerca el famoso desfile de las carretas de los bueyes. En mi pueblo que antes era de bueyes, pasaron a camiones de carga y ahora de vagonetas. Para el 15 de mayo, bajo el atruendo de bombetas, sirenas y las bocinas, se realiza el desfile de San Isidro Labrador para bendecir tremendas vagonetas y equipos pesados.

En España los festejos suelen ser fiestas patronal o mayor en donde también concurren los bailes, verbenas juegos infantiles, y corridas de todos.

La cultura de un país no se centra solamente en influencias heredadas de España, sino de la mezcla indígena y europea. De nuestro singular y amado país, se dice que somos un país mestizo, multiétnico, multilingüe, y pluricultural. Desde luego que todavía existe el caribeño “Mekatelyou”, o simplemente creole limonense, ¡cruzados con tradiciones de origen español, con quizás algo de chino, indígena y hasta menonita! Tenemos una parte de todos los países y culturas. Que mezcla más diversa, extraña, y honrosa.

Si hablamos del culto gastronómico nacional, en el turno alguna dama de buena cuchara te hará probar una chorreada con natilla Dos Pinos y un buen café chorreado en su mesa. Quizás un estofado de turno…

Estofado de Turno

Cada mes de marzo, en San Jose de la Montaña, se aviva la cultura nacional y lugareña, que de alguna manera nos hacen recordar nuestras raíces como nación. Ahora en un tiempo en donde las noticias a diario nos señalan las corruptelas más sistémicas y profundas, es de apreciar los valores simples y buenos de la cultura nacional. La cultura popular con sus tradiciones, bailes, comidas típicas, música y productos locales nos vuelven a ubicar en la sensatez y los valores costarricense.

Esa bendita cultura nacional, con sus costumbres ancestrales nos vuelcan a un estado de unión, de cooperación entre muchos para favorecer algún proyecto en el pueblo. Quizás un camino, un puente, arreglar la escuela o alguna obra que dignifica al ser humano.

Porque los terribles actos de las empresas constructoras han traído un sabor tan amargo al pueblo que lucha por salir adelante. Han mancillado los valores nacionales y el ser costarricense.

Por eso, en un día como hoy, recuerdo con agrado los gustos simples de los costarricenses, y de la gran bendición de vivir en Costa Rica.

Fraser Pirie

Por Fraser Pirie

El autor es empresario e investigador histórico. Cuenta con varios libros de historia y fotografía sobre Costa Rica: "Tiempos de héroes", "Nuestra Patria", "Cartago station", "El tiempo congelado". "Salve Oh tierra gentil". Articulista en medios de comunicación.