Fraser Pirie: La aventura de escribir Nuestra Patria

Contar las historias y relatar como fueron sus vidas, sus hazañas ha sido para mi un trabajo muy noble. El que más aprendió, ¡fui yo mismo!

0

Fraser Pirie Robson.

Hay poco récord o recuerdo histórico en las familias. Muchas personas saben algunas cosas, algunos relatos de sus abuelos y bisabuelos, pero no lo han tenido en blanco y negro. Ver sus vidas plasmadas en un libro de fotos antiguas, traen y avivan la historia. Porque una cosa es leer de un relato histórico y aprenderse de memoria las fechas destacadas. Pero en esta nueva era tipo Facebook, las personas adultas y así mismo los estudiantes refrescan la palabra escrita con imágenes traídas del pasado al presente. Un buen libro te acompaña toda la vida.

En Nuestra Patria, el nieto del eminente doctor Carlos Manuel Echandi Lahmann, compañero del Dr. Ricardo Moreno Cañas, relato que su señor padre era un infante de tres meses de nacido, cuando fue abatido por el asesino Beltrán Cortés. Hoy su nieto, ya un adulto, ¡se gozó de ver a su amado abuelito!

 

Dr. Carlos Manuel Echandi Lahmann
Don Roberto Valdeperas

En el relato pictórico de la invasión de 1955, al igual, hijo y nieta, dos generaciones recuerdan al padre y abuelo don Roberto Valdeperas, abatido por una bala desconocida y nunca aclarada. Se especuló en el momento, que la gorra que usaba era muy parecida a la de don Frank Marshall, y así los confundieron.

Fundación de Golfito: Nuestra Patria señala como fue el desarrollo de Golfito y su bananera. Claro, el pionero Doc. Dunlop con su piloto no sabían si aterrizar en las playas de Golfito porque si las arenas eran suaves, no iban a poder alzar vuelo luego. Entonces, con el fin de economizar y no desperdiciar los recursos, se bebieron a pico de botella un litro de White Label. Ya una vez hecha esa economía, lanzaron la botella al suelo. La botella rebotó y con esa sana observación estaban seguros. Así fue la recomendación e iniciaron las millonarias inversiones. Solo el muelle de Golfito costaría dos millones de dólares, moneda valor de esa época.

Los gigantesco y centenarios árboles del bosque.

En 1985, la Yunai se fue del país, ante el regocijo de algunos. Pero los que perdieron su trabajo lo lamentaron. Hoy, nos preocupamos y da mala imagen a nuestro país, cuando una industria extranjera se retira del país.

El Cardonazo de 1949, fue un acontecimiento terrorífico. El gobierno se reúne en la Estación del Pacífico para salir huyendo. ¡Un tren completo está listo para salir de inmediato fuera de la ciudad capital! ¡Las fuerzas militarizadas están amenazando tomarse el gobierno y enderezar el mal camino! Los mismos alzados, los fieles compañeros del 48 se están moviendo.

Muy preocupados esperan noticias en la Estación del Pacífico.

Entra Frank Marshall con el Flaco Jorge Arrea, Álvaro Rossi Chavarría, y Sydney Ross Coronado. Frente al antiguo Hotel Anexo, hoy Hotel Rey, (avenida 1 y calle 9). Se da la escaramuza y dicho y hecho, eso se acabó. Don Frank Marshall se volvió el gran protector de la democracia costarricense.

 

Un joven yace tirado en el centro de la calle.

Regalar 1.000 libros: En este tiempo tan difícil para Costa Rica y el mundo entero, decidí que algo tenía que hacer. Porque esta era la primera vez que cada ser humano, en cada país del mundo entero, se ha unido para combatir un único mal. ¡Era el momento de accionar!

Entonces me atreví a ofrecer regalar 1000 ejemplares de Nuestra Patria. Con el magnífico canal Repretel apoyándome, invité a Costa Rica a participar. ¡En dos días entraron 5.200 solicitudes!  ¿Como servirle a tanta gente?

Ya hoy los libros se están entregando a un paso de 50 o 70 al día. ¡El entusiasmo ha sido desbordante e impresionante! Las personas escogidas me escriben para mejorar la dirección particular. Unos viven más lejos y piensan como ajustar un viaje a San José, quizás con un chofer amigo que les haga la gestión.  Las solicitudes vienen de toda Costa Rica. Desde Corredores hasta Cañas y Liberia. Escriben de Heredia, Alajuela, y Limón.

Gente preparada como gente humilde. Amas de casa, como una señora que se pasa feliz el día bordando. Jóvenes estudiantes, y muy especialmente educadores y docentes quieren apoyar su esfuerzo profesional con el apoyo visual de Nuestra Patria. Porque a través de las fotografías, la historia de nuestra Patria grande y bella se hace realidad.

Como una señora de gran alma, como Carmen Lyra desde 1925 les daba leche, comida y ropa a sus niños escolares. Estos son los actos heroicos que les hablo. Obras que cambian el sentir de los habitantes y los llenan de amor.

Diez mil libros: Como quisiera tener diez mil libros, para llevarlos por todo el corazón de nuestro pequeño y gran país, para llevar a las escuelas y colegios más apartados. Que nuestros ciudadanos conozcan su patria y su gente. Que sepan los errores que se cometieron y como se enmendaron. Las luchas y los esfuerzos de los médicos extraordinarios que tuvo y hoy festeja Costa Rica.

Costa Rica es una patria que se construye con pequeños actos cada día.

Como lo expreso con el corazón, el poeta turrialbeño Jorge Debravo en Nosotros los hombres:

—Vengo a buscarte, hermano, porque traigo el poema que es traer el mundo a las espaldas…. Traigo sueños, tristezas, alegrías, mansedumbres, …

Las fiestas de fin de año en el Parque España. ¡Muchos toreros de saco y corbata!

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...