Fraser Pirie Robson.

El 6 de abril del 2020, el veterano capitán Tom Moore esperaba los pocos días que faltaban para cumplir los cien años de edad. En el Reino Unido, la terrible plaga del Covid -19 azotaba al país, como así al mundo entero.

Con la idea de apoyar a las enfermeras y doctores del Servicio Nacional de Salud de la Gran Bretaña o NHS, se propuso la meta de caminar cien veces el largo de su jardín. Lo haría con la ayuda de su caminadora. Ofreció caminar el trayecto diez veces diarios con el fin de recaudar mil libras esterlinas. Era una dura meta para él, porque en el 2018 después de caerse, se había quebrado la cadera, una costilla, más otras golpes dolorosos. En su etapa de recuperación fue que decidió realizar la larga caminata. Sería algo que le costaría muchísimo esfuerzo.

La caminata de los 100 años de Tom para apoyar a la NHS.

De repente los medios nacionales conocieron de la expectativa del capitán Tom, se volvió viral y la meta de mil libras fácilmente se realiza. Suben la meta a la gran suma de 5.000 libras y al volverse una noticia internacional el monto salta a 500.000 libras. El 12 de abril el capitán Moore aparece en un programa televisado de la BBC.

El 16 de abril termina su caminata de cien veces el jardín, en presencia de un destacamento de honor del Primer Batallón del Regimiento de Yorkshire. ¡Esa mañana de su cumpleaños ya se había sobrepasado los 30 millones de libras! Al final de la tarde de ese extraordinario día, llega a la suma final de 32 millones, más 6 millones en regalías especiales. Se quedó atónito al comprobar que 1,5 millones de personas donaron.

Un cantante inglés cantó “You will never walk alone” (Nunca caminarás solo). En pocas horas el CD había vendido 36,000 copias. Se fue al más alto de los Top Ten, logrando otro récord al ser la grabación de adulto mayor más longevo logrando la ansiada posición.

El 23 de abril lo condecoraron con el “Orgullo de Bretaña”, en reconocimientos por sus esfuerzos personales. Luego el regimiento lo hicieron coronel honorario. El Primer Ministro de la Gran Bretaña lo distinguió con el título de “Punta de Luz”. Más de 80,000 personas firmaron una petición al gobierno de su Majestad para que fuera titulado. Efectivamente el 20 de mayo fue autorizado y el 17 de julio 2020, la Reina Isabel II le confirió el reconocimiento frente al Castillo de Windsor.

La inspiración del año: Los honores y reconocimientos siguieron. La Universidad de Cranfield, así como la Universidad de Bradford, le otorgan un doctorado honorario. Llega a aparecer en multitud de retratos, murales, y oleos. En ese corto periodo, el capitán dio más de 150 entrevistas y apareció en muchos programas de la televisión. En una le dijeron que era la inspiración del año.

¡El servicio postal indica que tuvieron que abrir un centro especial para tramitar más de 150,000 cartas y postales que le enviaron!

Las cartas y los postales enviados al capitán Tom.

El día de su cumpleaños, por la mañana pasaron volando aviones de combate de su época y luego por la tarde helicópteros. Parecía que el país se volvía tan entusiasta con el capitán Tom, que ya no sabían como condecorarlo más o darle mayores honores. Esa tarde la Reina Isabel le mandó una nota personalizada por medio de un mensajero real.

Una estatua del capitán Tom en la ciudad de Leeds.

En el ejército inglés, las medallas casi nunca se llevan colgando del traje. Sino estas tiras con sus colores representan las medallas físicas. Nótese que el Knight Bachelor va por encima de las demás, porque fue entregada por la Reina Isabel II y es la máxima condecoración.

Al final, en febrero 2021, el capitán Tom fue internado en el hospital por una neumonía. Pero en realidad le diagnosticaron el covid-19, y esta vez no lo pudo superar. Murió a los cien años de edad, admirado por medio mundo. Hasta el Emperador de Japón en su discurso anual lo mencionó, porque lo había impresionado mucho.

El pueblo inglés quedó cautivado por la valentía y la entrega de un adulto muy mayor. Llegando a la ansiada edad de cien años, todavía quería servir a su país, y no ser servido. Los ingleses y cientos de miles de personas alrededor del mundo se identificaron con el esfuerzo del capitán Tom.

Servir con amor: Estas son las almas valerosas que encuentran una gran satisfacción en el acto de servir a otros. Desde el campo del servicio, dan de sí mismos.  En nuestro país también hay muchas personas que sirven con amor. De hecho, son las personas más admiradas.  Me recuerdo como en el año 2017, se lanzaron a la calle para el proyecto Techo- Costa Rica.  “Un rojo para mi país”. Jóvenes con camiseta roja nos pedían un billete rojo para construir casas a gente necesitada. Fue un inmenso éxito.

Hoy por todo el país vemos a doctores y enfermeras en los centros de salud, dedicados a inocular a la población nacional. Una tarea gigantesca.

Al final de camino, nos recordamos de personas que cruzaron en nuestro transitar por la vida, y que nos dejaron un buen recuerdo. El recuerdo de algo que alguien hizo por uno es un recuerdo duradero de admiración.

Quizás ese sentimiento fue el que impactó tan fuertemente a la población inglesa, cuando el capitán Tom hizo la mayor hazaña posible para su tan avanzada edad.  En el Reino Unido, todo el personal del área de salud recibió un dividendo, una generosa ayuda para sí mismos, gracias a la caminata del capitán Tom.