Fraser Pirie: La cuna de la cultura nacional

Guanacaste es una de las siete provincias de Costa Rica. Pero algo tiene de mágico, que quienes la visitan quedan encantados con su gente, su clima y cultura típica. De hecho, cada 25 de julio recordamos con agrado y felicidad la Anexión de Nicoya. En todas las escuelas del país, los niños van vestidos a la usanza de la fecha, recordando que ese pueblo quiso ser parte de nuestra amada Patria.      

0

Fraser Pirie Robson.

Como muchas de nuestras tradiciones nacionales, se considera que el tope costarricense empezó en la ciudad de Liberia, Guanacaste. Los caballistas salían al río Liberia y llegaban al medio día al puente Real. Ahí recibían un lote de ganado que se conducía resguardado por los caballistas por medio de la ciudad hasta el toril. Los acompañaba la banda musical y las mascaradas.  Los caballistas iban a “topar el ganado” al puente (Si.cultura.com).

En esta foto se observa donde los jinetes a caballo salen para el tope del ganado en Liberia. Esto es toda una celebración popular (Si.cultura.com).
Llegan los grupos de caballistas al Puente Real de Liberia, Guanacaste.

Una de las tradiciones populares asociadas a la ganadería, más arraigadas en el pueblo liberiano, es la denominada “tope de toros”, la cual se realiza cada año durante las fiestas cívicas liberianas y cuyo origen se remonta al siglo XIX. Al principio eran toretes bravos que lanzaban a correr las calles de la ciudad blanca. De aquí nace la idea de hacer topes o desfiles de caballos en diferentes ciudades del país, especialmente para las fiestas populares que se celebran en la época de Navidad.

Un tope político de San José

Esta fotografía es de un tope que se realizó durante la manifestación política del Partido Republicano, cuando don Ricardo Jiménez Oreamuno era el candidato presidencial para las elecciones de 1910.  Esta actividad contribuía al fervor político y es una tradición que aún se conserva para atraer votantes. Los caballistas sacan sus mejores caballos y aperos para ocasiones como estas.

Aquí apreciamos a don Mario Echandi, quien era el presidente de la República, y a don José Joaquín Peralta, vicepresidente. Don José Joaquín iba montado en su famoso caballo de paso costarricense, El Cisne o El Chele, como le llamaban con cariño los demás caballistas de esa época. Hacer política a caballo era de lo más lindo y gratificante durante las campañas políticas.  Los acompaña don David Clachar.

Don Mario Echandi fue un buen presidente, quien gobernó entre 1958 y 1962, demostrando así la alternatividad de los gobernantes. En esta foto se le observa muy contento saludando a sus seguidores. Está sin guardaespaldas, como era la costumbre en esa época.  Don Mario tenía una finca de ganado lechero en Cascajal de Coronado, donde tenía caballos.

Don José Joaquín Peralta era su vicepresidente. Fue un gran empresario cafetalero y ganadero de la provincia de Cartago, además de diplomático, ministro y diputado. A él se debe la introducción del ganado pardo-suizo a Costa Rica, en 1939, así como la organización de la Primera Exposición Ganadera en la ciudad de Liberia. El caballo favorito de don José Joaquín era el famoso Cisne, ganador de muchos premios nacionales y semental preferido del Caballo de Paso Costarricense.

Don David Clachar saluda a la gente. Él fue un ejemplar ganadero perteneciente a una de las familias más preponderantes de Liberia y de todo Guanacaste.  Esta es una emblemática fotografía de tres grandes señores que forjaron nuestra patria.

La retahíla: Otra importante tradición de la provincia de Guanacaste es la bomba guanacasteca. Las bombas son versos sobre situaciones cotidianas que se acompañan del grito destemplado de “Uyuyuy bajura”. Esta estrofa popular está formada por cuatro versos que riman, el segundo con el cuarto. Acompaña al Punto Guanacasteco, pero también se utiliza en la vida cotidiana, conversaciones y actividades diversas. A veces, la improvisan como también se emplea a manera de contrapunto, entre hombre y mujer o entre dos rivales. Muchas veces son improvisadas en el momento y al calor de la fiesta. Constituye, junto con La Retahíla, el origen de la poesía guanacasteca.  Actualmente, se acostumbra a decir bombas en fiestas y celebraciones populares como las corridas de toros o turnos. Cabe hacer notar que, cuando alguien dice “¡Bomba!”, la música se detiene y, de inmediato, se escucha una voz fuerte y elocuente, con gesto expresivo, declamando una de estas rimas.

¡Bombaaaa!

Las ramas del tamarindo se juntan con las del coco,

Saprissa no fue campeón…, ¡pero Alajuela tampoco!

¡Uyuyuy, bajura!

¡Bombaaaa!

Soy morado hasta la muerte.

No me interesa la Liga,

porque llevo a Saprissa en el frente.

¡Uyuyuy, bajura!

¡Bombaaa!

Soy tica de nacimiento, Guanacaste es mi tierra,
lo mejor de mi provincia, sus llanuras y sus sierras.

¡Uyuyuy, bajura!

¡Bombaaa!
La gente de esta linda tierra, se viste con lindos flecos,
cuando al son de la marimba, se oye el Punto Guanacasteco.

¡Uyuyuy, bajura!

¡Bombaaa!

Comidas típicas de Guanacaste

Sopa de ropa vieja: Entre las sopas criollas guanacastecas, ropa vieja es una sopa hecha de pedazos de tortillas. El macho al trote es una carne de sopa con masa, o quizás el tentenpie, una sopa de rosquillas. Bueno y el chanfaina hechas de masa y menudos. Tal vez probar las tayuyás, un rico matambre. ¡El chanfaina es un enredo!

El tayuyá
Refresco de chicheme

Para más seguridad un buen pozol de cerdo.

Chanfaina típica

Para una deliciosa repostería, las tortillas echadas a pura mano, la chorreada, la revuelta con queso. O el perrerreque, conocido también como el tamal asado. Claro el buñuelo, bañado en miel es exquisito. Entre refrescos propios de la zona norte como el chicheme, la pirarría de la nochebuenas, también el pozol pujagua, o la leche dormida o carao en leche.

El refresco pitarría.
Pozol pujagua. El maíz pujagua o morado, es la base para este delicioso refresco típico

Guanacaste es una de las siete provincias de Costa Rica. Pero algo tiene de mágico, que quienes la visitan quedan encantados con su gente, su clima y cultura típica. De hecho, cada 25 de julio recordamos con agrado y felicidad la Anexión de Nicoya. En todas las escuelas del país, los niños van vestidos a la usanza de la fecha, recordando que ese pueblo quiso ser parte de nuestra amada Patria.

 ¡Bombaaaa!                         

Del cielo cayó un pañuelo, pintado de mil colores

y en una esquina decía: ¡Costa Rica de mis amores!

¡Uyuyuy, bajura!

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box