Fraser Pirie: La música que me toca el alma

El periodo romántico de la música rusa incluyó sobre todo al Grupo de Cinco como les llamaban a estos maravillosos e inspirados compositores. Pero Rusia produjo muchísima cultura a su alrededor. Profesores, compañeros de estudios, patrocinadores, y todo un mundo artístico que compartía con ellos y su música.

0

Fraser Pirie Robson.

Cuando joven volví de los estudios en el Canadá, volví a la hermosa Costa Rica con música rock de esa época. Aun hoy si escucho a la música de los Beatles, puedo cantar cada una. Eran canciones en donde se repetía la misma frase una y otra vez. ¡Nos gustaba a todos! Yesterday, Michelle…

Pero una tarde escuché la música que me hizo vibrar.

Serge Rachmaninoff, cuyos descendientes norteamericanos viven en Costa Rica, me tocó muy adentro de mí. La música clásica rusa te hace sentir la grandeza sin fin de las estepas caucásicas, el frio y la soledad de sus praderas y bosques. Entre enero y abril de 1900, Rachmaninoff se sometió a terapia e hipnosis con el fin de superar un estado crítico. Al poder dormir mejor empezaba a sentir que ideas musicales surgían dentro de si y así su majestuosa composición, el Concierto No. 2 se termina en abril 1901. El piano concierto No. 2 es para dejarse llevar en la imaginación. La música va subiendo gradas y te lleva más allá de las nubes y las estrellas.

Rachmaninoff, hace cien años. 1921

Con su piano Steinway

Su amigo Alexander Borodin lo demuestra de nuevo En las estepas de Asia Central. Al escucharlo, me hace interiorizar la armonía majestuosa del campo y las praderas. Quizás no para recordar la Madre Rusia, sino los campos verdes de la tropical Turrialba. Esta música solitaria, lenta y pasional a la vez no es triste. Me embarga una calma pastoral, así como cuando en un día asoleado, a la distancia veo las nubes oscuras que se acumulan a la distancia. A la distancia…

Alexander Borodin

En las Danzas Polovtsianas, el canto y el Baile de los Esclavos es tumultuoso, impresionante e impactante.

Nicolai Rimsky Korsakov

El maestro de todos, el genial Rimsky Korsakov en el Canto de la India, un mercader llega a contarle a la tribu las grandezas de la lejana india y del mar de perlas que son incontables.

La india tiene en su remoto mar, mil tesoros de maravilla.
Parecen astros al brillar el banco de coral,
que el fondo guarda la ceniza del ave fénix.
Perlas de un oriente prodigioso guardan en reposo del ave fénix.
Espera renacer un día como prodigiosa primavera
en que miles de aves con su canto hagan del sonido,
como un manto en que miles de astros con sus gemas
hagan de la luz, … una diadema.
Porque en la India, solo ha de reinar el ave hermosa
que hoy duerme en el mar a la espera de su despertar.

Rimsky Korsakov es también el genial compositor de Capricho Español, la Obertura de la Pascua Rusa, y Sherezade. Son de escuchar una y otra vez.

¿O quizás le interese escuchar Islamey, Fantasía Oriental o el Poema Sinfónico Tamara de Mily Balakirev?

Pyotr Ilich Tchaikovsky, 1888

En un parque central de Moscú aun puedes pasar y ver el lago en donde el joven se inspiró para escribir El Lago de los Cisnes, su opus magno.

El lago frente al convento Novodevichy

Hay algunas personas que dicen, que, en la madrugada del día de su cumpleaños, los ángeles pueden llegar a cantarle o quizás tocarle alguna pieza especial. Una noche antes de mi día especial, recé y pedí escuchar al inmortal Rachmaninoff tocar una composición. Parece que, para tocar sus piezas, el pianista debe por fuerza tener la mano grande para poder tocar bien. Efectivamente, esa noche me soñé con Rachmaninoff y cuando me preguntó que pieza me gustaría le contesté que mejor escogiera él. Porque la composición que siempre le pedían era el Concierto No. 2, ¡y esa era precisamente la que no le gustaba!

El periodo romántico de la música rusa incluyó sobre todo al Grupo de Cinco como les llamaban a estos maravillosos e inspirados compositores. Pero Rusia produjo muchísima cultura a su alrededor. Profesores, compañeros de estudios, patrocinadores, y todo un mundo artístico que compartía con ellos y su música.

Estos grandes eran unos poseedores y otros poseídos. Unos que nacieron como Mozart con todo el conocimiento divino plasmado en sonidos y otros los poseídos como Handel que en 30 días escribió a la perfección el Mesías.

Mi gran sueño personal, es el de que en nuestra pequeña y gran Costa Rica se lleguen a tener tres grandes genios: el escritor, el músico y el pintor. Deseo que las bellas artes florezcan aún más en Costa Rica. Quizás esos enormes genios, ya hayan nacido y están en la escuela primaria. Es casi seguro que no serán del estilo que ya conocemos, sino que han de venir con una inspiración totalmente nueva. Con algo diferente. Algo espléndido y maravilloso, en donde podrán plasmar en un lienzo, en un teclado o en una hoja de papel, lo que recuerdan de la fuente cristalina situada en ese cielo, en el lugar de donde los genios duermen con la inspiración.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box