Fraser Pirie: Los insultos del gran vendedor

El problema es que a Joe Biden le falta la mística que lo convierte en una figura interesante, movida, inquieta. Le falta ese ingrediente muy norteamericano de agresivo y de macho seguro de sí mismo.

0

Fraser Pirie Robson.

El primer insulto en el divertido debate presidencial, fue cuando Trump le pregunta a la teleaudiencia sino están de acuerdo que Jeb Bush, gobernador del Estado de Florida, …es “lento”. También le puso “baja energía Jeb”. Yo detesto los epitafios, etiquetas e insultos, pero cuando volví a ver a Jeb, … ¡yo también lo noté lento! Parece que estuve de acuerdo con Trump, así como muchos votantes porque casi de inmediato tuvo una recaída en las encuestas. Muchos lo vieron … lento.

Así candidato por candidato, Trump los destruye. La senadora Warren, muy orgullosa de sus antepasados indígenas, la llamó Pocahontas.  De hecho, cuando la investigaron más a fondo, no le encontraron esos nexos a la Primera Nación.

600 insultos: Hasta el momento, según un estudio de insultos en Twitter, le han contabilizado más de 600 insultos. Es decir, todo mundo tiene su apodo denigrante o molesto. Es la política basada en el desprecio al otro. El desprecio es diferente al asco. El desprecio político contrasta a otras personas como menos dignas, percibidas dentro de un parámetro de incompetencia o corrupción. El asco se refiere en objetos o actos ofensivos, y en la política, a las posibles normas de pureza en los ideales patrios.

Es importante reconocer que el desprecio o ultraje político existe. Es un sentimiento que hace rechazar a un individuo o grupo. El desprecio a una figura política es mas dañino que un insulto, porque es muy difícil de reversar.  De hecho, en la política del momento, fomentar el desprecio político a un adversario es una estrategia muy efectiva.

La oratoria de Donald J. Trump es muy efectiva. Escuchar su discurso en un mitin es muy interesante. Usa un vocabulario muy simple y repetitivo, que le ayuda a conectar con los oyentes. Sus insultos despreciativos, conectan con la idea o mentalidad de “nosotros contra ellos”.  Su estilo de oratoria utiliza el nombre de un adversario más un adjetivo: El mentiroso Ted, la torcida Hillary, el loco Bernie y ahora el Sleepy Joe. O sea, el soñoliento Joe Biden.

19 de febrero 2020 en Phoenix Arizona. Discurso de inicio de campaña.

Afuera de la Arena, miles de personas se congregan al no haber campo adentro. Se ha comprobado que sus mítines son masivos. ¡Son muy entretenidos! Hay muy buenos insultos y términos denigrantes.

El vendedor: En sus discursos, las palabras favoritas serán siempre: total, totalmente, torcido, loquito, tontito, descuidado, tramposo, siniestro, fracaso, o fracasado.  Usar cualquiera de estos adjetivos con el primer nombre del otro candidato es inmediatamente comprensible. La descalificación denigrante es inmediata.

El ciudadano norteamericano que asiste a los mítines, se identifica fácilmente con las claves del vendedor Trump, no del estadista.  En sus programas no habla de grandes temas del estadista erudito, sino repite las palabras que los votantes quieren escuchar: Trabajo para los americanos, menos impuestos, hacer patria, combinado con unos buenos insultos del momento.

Eso sí, aunque se le tilda de racista, no le encuentro insultos racistas. Todo es para los americanos. Claro, “hacer grande a América otra vez” o “MAGA”. “Tenemos el mejor país del mundo”, es su jactancia de norma. Pero no es racista. Porque para conectar con la base electoral, nunca dice palabras que describan la apariencia física o de raza de su votante. Pero si sos americano, sos lo mejor del mundo. En el mundo Trump, el votante americano es el mejor del planeta. Eso sí, si estas con él.

Lo positivo: Lo mejor que ha hecho Trump ha sido salvar los empleos de miles de norteamericanos. El lema es producir todo en América. Ahora ha ofrecido a las empresas el apoyo financiero sin límite, para que regresen las fábricas a Norte América.   Efectivamente, millones de personas volvieron a conseguir trabajo. Ha apoyado a los empresarios y la moneda está muy fuerte.

Lo negativo: Lo peor de su gestión presidencial fue cerrar y anular el sistema de seguro social. El Obama Care fue virtualmente rescindido. Hay veintiún millones de personas sin atención médica en este gran y poderoso país. Visitar al dentista o el psicólogo es imposible. Su altísimo costo lo impide. Esos millones de personas viven sin nunca poder visitar al médico. Es una catástrofe.

Migración: Hace una semana en Costa Rica, transitaron y se colaron por la frontera sin permiso, un grupo de migrantes somalíes y de otros países con destino a Norteamérica. Bueno, hasta aquí, la policía nacional reporta que en los últimos dos meses han frenado a más de quince mil migrantes de Nicaragua y los han devuelto a su propio país. La verdad incómoda es que ni Costa Rica quiere a los migrantes africanos en su territorio. Ya sabemos que piensa Trump de eso.

Trump: A como pintan las próximas elecciones en los Estados Unidos, personas de inclinación política liberal votaran por el Partido Demócrata de Joe Biden. Hay millones de personas que detestan al John Wayne de la política norteamericana. Como persona, puede ser repugnante. Pero quiéralo o no, si logra levantar los índices del empleo después del Corona Virus, o “el virus chino” como lo llama Trump, seguramente como incumbente, volverá por otros cuatro años más. De hecho, antes de finalizar el mes de junio, ya empezaran los mítines del Partido Republicano de Donald J. Trump.

Biden: El problema es que a Joe Biden le falta la mística que lo convierte en una figura interesante, movida, inquieta. Le falta ese ingrediente muy norteamericano de agresivo y de macho seguro de sí mismo. Esos ingredientes lo tienen: Macron de Francia, Putin de Rusia, Rajoy de España, Angela Merkel de Alemania, y Boris de la Gran Bretaña. Quizás el termino es fuerte o alfa. Biden no es un buen candidato, pero es todo lo que hay. Después de un candidato y presidente como Barack Obama, es difícil encontrar otro de tan alto calibre. Visto desde otra óptica, Biden fue el mejor de todos los otros precandidatos del Partido Demócrata.

La Encuesta: A mediados de junio una nuevas encuesta nacional da los siguientes resultados parciales para las próximas elecciones en noviembre 2020:

42 % indican que las relaciones raciales es de muchísima importancia.
39 % aseguran que la economía es lo más significativo.
31 % sienten que el coronavirus es lo más sustancial.

Trump si supera por un 5% a Joe Biden en el correcto manejo de la economía. Pero un 63% dice que Biden manejaría mejor las relaciones interraciales. ¡Además, Biden sobrepasa a Trump por 14 puntos porcentuales en el control del coronavirus y liderando el país en tiempos de crisis!

Empleo público: La encuesta de CNN se realizó antes del reporte mensual sobre empleo. Se crearon 2.5 millones de empleos nuevos en el mes de mayo 2020. Con la próxima aperturas del país después del coronavirus, el empleo nacional va a regresar con un fuerte auge.

La torpeza clase mundo: Cuando un anterior presidente, George W. Bush cometió la torpeza clase mundo al invadir a Iraq, (con dinero prestado de la China), el mundo entero entró en un recesión por tres o cuatro años. ¡Gastaban ocho billones de dólares al día! La llamaron guerra, … por tarjeta de crédito.

Es de inmensa importancia todo lo que sucede en el país del norte. Nos afecta en forma directa por ser nuestro principal aliado comercial y económico. Nuestro porvenir esta directamente ligado al coloso del norte, en turismo, comercio, importación y exportación, inversión extranjera, sistema bancario, y tantas cosas más.

En el Coliseo Bojangles en Charlotte, North Carolina el 2 de marzo 2020.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...