Fraser Pirie: Los secretos de la invasión de Putin

El mundo entero se encamina a una era, en donde invadir a otro pueblo recoge el oprobio y la condenación de los pueblos libres. Un día nadie se atreverá a invadir y subyugar al otro.

Fraser Pirie Robson.

En esta tercera entrega sobre la libertad y líderes mundiales, resalta un informe militar y político preparado para las fuerzas armadas ingleses. Las conclusiones preliminares establecen los hechos ya claros del desastre de la invasión rusa a Ucrania. Muchos datos fueron logrados gracias a documentos capturados a las fuerzas militares rusas.

El informe: En julio de 2021, la 9ª Sección del 5º Servicio del Servicio Federal de Seguridad (FSB), antes la KGB, de Rusia se le ordenó planificar la ocupación de Ucrania. La estrategia del FSB se basó en extensos estudios realizados en Ucrania, que notaron como la sociedad ucraniana era políticamente apática y que desconfiaba de sus líderes.

  1. El plan militar establecía que la velocidad sería fundamental para el éxito, de tal forma que la respuesta de la comunidad internacional fuera irrelevante.
  2. La ejecución o asesinato de los líderes ucranianos eliminaría la barrera para que los ucranianos prorrusos expresen su apoyo a la ocupación.
  3. El control de la calefacción, la electricidad y las finanzas sería un medio eficaz para controlar a la apática mayoría de la población ucraniana.
  4. El ejército ruso podría derrotar al ejército ucraniano en el campo de batalla.

A partir de estos supuestos, el FSB, el ministro de Defensa Sergei Shoigu, el general Gerasimov y elementos de la administración presidencial desarrollaron un plan para lograr el objetivo estratégico de Putin. Las principales tareas militares y estratégicas de las fuerzas militares y de seguridad rusas eran:

  • Degradar la capacidad de Ucrania para defenderse destruyendo sus fuerzas aéreas, marítimas y de defensa aérea.
  • Derrota a las fuerzas terrestres ucranianas fijándolas en el Donbás.
  • Difundir la voluntad y la capacidad de resistencia de Ucrania, eliminando el liderazgo político y militar de Ucrania y ocupando centros críticos de poder político y económico.
  • Engañar al gobierno ucraniano en cuanto al momento, el lugar, el alcance y la escala de la invasión rusa. (El término ruso es “maskirovka” o usar una máscara para ocultar todo. Incluye la mentira y toda verdad).

Rusia planeaba comenzar la invasión con una campaña masiva de misiles y ataques aéreos contra las defensas aéreas, la infraestructura de mando y control, los aeródromos y los depósitos de almacenamiento de municiones de Ucrania. Esta campaña no se centraría en infraestructuras críticas como centrales eléctricas y ferrocarriles, porque eran vitales para los planes de Rusia al ocupar el país.

Los asesinatos colectivos: La eliminación de la dirigencia política de Ucrania sería principalmente una tarea de los servicios especiales de Rusia.

Otra tarea especial asignada a las fuerzas especiales y las tropas de asalto aéreo de Rusia sería capturar las centrales eléctricas, los aeródromos, los suministros de agua, el banco central y el parlamento de Ucrania.

La comunidad de inteligencia de Ucrania cree que Rusia también planeaba utilizar unidades aerotransportadas bielorrusas para capturar las centrales nucleares de Rivne y Khmelnytsky. Para permitir estas operaciones, el ejército ruso debía avanzar bajo varios grupos de fuerzas para despejar y ocupar los centros administrativos en la orilla fronteriza.

Los ejes militares del ataque: El eje norte fue el principal esfuerzo, centrado en el cerco y captura de Kiev. Para ello, los rusos formaron dos grupos de fuerzas. Un grupo se formó en la región de Gomel, en Bielorrusia, y utilizó la señal táctica “V” con órdenes de atacar Kiev a lo largo de la orilla occidental del río Dnipro.

El segundo grupo se formó en la región rusa de Bryansk y utilizó la señal táctica “O” con órdenes de rodear Kiev desde la orilla este. Estas unidades con el símbolo táctico ‘Z en un cuadrado’, se le ordenó atacar desde la Crimea para establecer el control sobre el Canal de Agua del Norte de Crimea, la Central Nuclear de Zaporiyia, rodear Mariúpol, tomar el control de los puentes sobre el Dnipro y avanzar por la orilla derecha hasta Voznesensk.

La afirmación en la planificación rusa de que Ucrania podría generar solo 40.000 soldados adicionales parece basarse en la velocidad prevista de la operación en lugar de una apreciación de la capacidad de movilización de Ucrania.

En diez días: Este énfasis en la velocidad llevó a que se ordenara a las unidades que avanzaran en columna administrativa por carretera e intentaran eludir cualquier resistencia inicial. El supuesto ruso era que, a los diez días, las unidades rusas pasarían a operaciones de estabilización. (Únicamente que pequeños destacamentos de tropas de Ucrania, con sus misiles portátiles, lograron detener el avance de los tanques, ante el asombro mundial. Un convoy de 60 kilómetros de largo fue detenido y destruido por completo).

El manual operativo del 1er Ejército de Tanques de la Guardia, capturado cerca de Kiev en marzo de 2022, declaró que, para el décimo día de la invasión, se “procedería al bloqueo y la destrucción de unidades individuales dispersas de las Fuerzas Armadas y los restos de las unidades de resistencia nacionalistas”. Una última agrupación de fuerzas rusas comprendía el componente anfibio y las disposiciones de la Flota del Mar Negro. Se crearon dos grupos de tareas anfibios con la intención de realizar desembarcos antes del avance de las fuerzas terrestres rusas en el eje Jerson-Mykolaiv-Odesa. Estos debían entrar después de la invasión inicial, precediendo a las Fuerzas Terrestres para apoderarse de intersecciones y cuellos de botella clave para permitir el rápido movimiento de tropas a lo largo de la costa después de Mykolaiv. Además de esta tarea, la Flota del Mar Negro debía apoyar la campaña de ataques masivos lanzando misiles de crucero por toda la profundidad de Ucrania. (La nave insignia del Mar Negro fue hundida y la flota dispersada).

La desintegración selectiva: Se suponía que los funcionarios del gobierno ucraniano huirían o serían capturados como resultado de la velocidad de la invasión. También se previó que la conmoción impediría la movilización inmediata de la población, y que las protestas y otras resistencias civiles podrían gestionarse mediante la “desintegración selectiva” de la sociedad civil ucraniana. Para gestionar estas protestas, las fuerzas rusas contarían con el apoyo de la Guardia Nacional Rusa y las unidades antidisturbios.

Las listas de capturas: Mientras tanto, el FSB se encargaría de capturar a los funcionarios locales. El régimen de contrainteligencia ruso en los territorios ocupados ya había compilado listas que dividían a los ucranianos en cuatro categorías:

  1. Los que se liquidarán físicamente.
  2. Aquellos que necesitan represión e intimidación. Lecciones preliminares en la guerra convencional.
  3. Aquellos considerados neutrales a los que se podía inducir a colaborar.
  4. Los que están dispuestos a colaborar.

Para los de la categoría primera, el FSB había realizado juegos de guerra con destacamentos de las Fuerzas Aerotransportadas Rusas para llevar a cabo misiones de capturar o matar. En muchos casos, el propósito de la captura era llevar a juicio a las personas involucradas en la Revolución del Maidán para ser ejecutadas. (Se recuerda la masacre en Bucha).

Aunque existían listas iniciales de personas de la segunda categoría, el enfoque debía ser más metódico, con el registro de la población mediante redadas puerta a puerta y el uso de campos de filtración para establecer archivos de contrainteligencia sobre grandes porciones de la población en los territorios ocupados. La filtración se utilizaría para intimidar a las personas, determinar si necesitaban ser desplazadas a Rusia y sentar las bases para que los registros monitorearan y desbarataran las redes de resistencia. (En otras palabras, campos de concentración al mejor estilo nazi. Ellos lo llaman gulags).

Con el tiempo, Rusia traería maestros y otros funcionarios de la propia Rusia para participar en la reeducación de los ucranianos. El método de control político previsto tenía un componente regional y nacional. El componente regional comprendía la cooperación forzada de los gobernadores regionales y las autoridades locales. El componente nacional implicó el asesinato del poder ejecutivo de Ucrania y la captura del parlamento. Se alentaría a la facción prorrusa dentro del parlamento a formar un Movimiento por la Paz. El Movimiento por la Paz prohibiría la resistencia, ¡en nombre de la preservación de la paz! A partir de entonces, las regiones que se resistieron podrían quedar sin electricidad, agua y finanzas bancarias.

Centrales nucleares: Las centrales nucleares de Ucrania cumplían tres propósitos en el plan de invasión:

  1. Funcionar como refugios confiables para las tropas y el personal militar de Rusia, equipos, puestos de mando y depósitos de municiones;
  2. Para obtener el control del sistema energético de Ucrania, porque las centrales nucleares son responsables de generar más del 60% de la electricidad de Ucrania;
  3. Ofrecer la opción para chantajear a los países europeos con el riesgo de contaminación por radiación como resultado de posibles accidentes en las centrales nucleares si intentaban intervenir. (Medvedev fue uno que pidió un ataque nuclear. Todo parte de la farsa).

Al tiempo que justificaba la agresión militar contra Ucrania, la propaganda rusa difundía activamente desinformación entre su propia población sobre la supuesta amenaza que Ucrania representaba para Rusia.

Los dos problemas: Lo único, que el plan ideado sobre el papel no salió en el campo de batalla. Ucrania no fue sorprendida y logró evadir los ataques iniciales rusos dispersando sus arsenales, aviación y defensas. Luego en el aeropuerto las tropas especiales rusas fueron frenadas en seco.  Este fue el primer gran problema. ¡Los estaban esperando y estaban preparados!

El segundo, la resistencia del Gobierno de Ucrania, en la persona de su presidente Volodímir Zelenski, quien, en contra de las previsiones de la inteligencia rusa, ni huyó del país ni fue capturado. La misión de asesinar a los jefes políticos y militares de Ucrania se había encomendado a los agentes de Servicio Federal de Seguridad (FSB), el antiguo KGB ruso. Al contrario, los seis diferentes intentos de asesinar a Zelenski fueron repelidos.

Dos o tres días antes de la invasión, el mentiroso compulsivo de Putin negó rotundamente que se preparaba una invasión. ¡Que es un mentiroso habitual, era ya conocido públicamente! La canciller alemana Angela Merkel después de una entrevista cara a cara, declaró que ¡Putin le mintió descaradamente!

Esta semana el canciller alemán Olaf Scholz declaró:

—Ninguno de nosotros quiere ni imaginar qué consecuencias aún más graves podría verse, si Putin ganara esta guerra. El éxito de Ucrania es de importancia existencial para Europa.

Puedo apreciar cómo se sienten los lideres de los países de Europa Oriental, ya que, si Putin saliera adelante con sus planes tan macabros, con su plan de asesinatos selectivos, también a ellos los mandarían al gulag.  Putin y sus gánsteres planeaban campos de concentración, gulags, reeducación política a la KGB y asesinatos.

La terrible decisión y determinación de enfrentar al oso ruso, se volvió un esquema de vida o muerte, libertad o subyugación, que ningún pueblo puede soportar.

El mundo entero se encamina a una era, en donde invadir a otro pueblo recoge el oprobio y la condenación de los pueblos libres. Un día nadie se atreverá a invadir y subyugar al otro.

Pobre de Rusia con la KGB de Putin en el poder.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...