Fraser Pirie: Elecciones, albañiles y carpinteros

0

Fraser Pirie Robson.

Yo hablo mucho con los albañiles y carpinteros de la construcción. El lunes después de la segunda ronda, fui a conversar con ellos y a preguntarles qué les había parecido las elecciones.

La mayor parte no fueron a votar.

—¿Para qué vamos a ir, sí eso en que nos ayuda?, me indicaron.

Para mí fue alarmante escuchar esa aseveración. En una de las mesas escrutadas pude constatar posteriormente con la herramienta del mismo Tribunal Supremo de Elecciones, que J.M. Figueres ganó 173 votos. Pero en votos nulos o blancos, exactamente la misma cantidad. O sea, ¡que la gente fue a votar, emitieron su voto y lo dejaron rallado o en blanco! Votos nulos. La gente común no tenía por quién votar.

Otro estimable compañero de trabajo me indicaba que “los pobres lo que más quieren es bastante trabajo y así mejorar sus vidas”. Esta es la inmensa masa de personas que elige al presidente. Pero que en muchas oportunidades ese presidente se olvida de la masa de electores. Más que un engaño, es el olvido.

El presidente Alvarado ha hecho una gestión muy favorable para el gobierno, pero pésimo para la gente. Se nos vino la pandemia encima, en donde se perdieron miles de trabajos; fábricas y compañías que cerraron. El turismo internacional se secó del todo y miles de personas se quedaron sin sustento. El mismo presidente Alvarado pudo haber ayudado un poco más a la gente común, con la rebaja para los de cierto nivel económico del marchamo. Los diputados estaban de acuerdo y mandaron la ley. Pero fue rechazada por Alvarado con una artimaña de fin de año.

Pareciera que para Alvarado, el gobierno lo es todo. Pero se equivoca. ¡El pueblo lo es todo! Son miles y miles de personas que necesitaban la ayuda para salir adelante, luego del tiempo del Covid.

La noche de la primera ronda, fue contundente la derrota del Partido Acción Ciudadana, conocido como el PAC. No eligieron diputados y muy pocos concejales.  Los resultados finales fueron unos escasos 13.803 votos para un 0.66% del electorado. Bueno, así le contestó Costa Rica entera al presidente Alvarado. Difícilmente volverá el PAC a sonar en Costa Rica. Costa Rica se hartó de improvisaciones e impuestos. ¡Pocas veces hemos visto tan contundente derrota a una gestión política!

Unidad Socialcristiana:

Al inicio de la contienda la Unidad Socialcristiana iba en primer lugar.  Las primeras impresiones fueron favorables y se consideraba que una señora como la candidata elegida, era ideal por sus características de honestidad y porque su pasado laboral en el Organismo de Investigación Judicial la respaldaba.

Cuando iniciaron los debates su figura se desplomó. La gente decía que tenía la capacidad de hablar tres minutos sin decir nada. No se le entendían sus ideas. ¡Eran solo palabras! Todo parecía indicar que se rehusó a practicar y prepararse adecuadamente para los difíciles debates.  Pareciera que el partido a lo interno fue el responsable de su mal desempeño en las elecciones. Su total accionar fue desilusionando a un electorado que al inicio de la contienda estaba dispuesto a darle de nuevo la silla presidencial.  Todo parece indicar que no hubo espacio para la renovación de estructuras con gente nueva y tampoco ideas puntuales y novedosas que calaran en el ánimo de la gente descontenta, que claramente buscaba un cambio para su país. Las estrategias de su cúpula fallaron.  No fue un problema externo lo que llevó al partido a su contundente derrota que lo colocó en un quinto lugar. Al visualizar las marcadas diferencias en el conteo de los votos para diputados, da la impresión de que inclusive los dirigentes de base trabajaban más para sí mismos, … que para el partido.

Liberación Nacional:

Un inmenso esfuerzo de parte de un candidato con cuestionamientos previos marcó la lucha para la primera y segunda ronda en el PLN. En la primera se desempeñó muy bien a pesar de tener contendientes de peso como Eli Feinzaig y Rodrigo Chávez. En cada debate el candidato liberacionista se esforzaba para enfrentar las críticas que se le iban al cuerpo, en una contienda presidencial caracterizada por los ataques personales dirigidos a los cuestionamientos que ambos candidatos cargaban en sus hombros.  Las críticas directas llegaron en la figura de un candidato nuevo y afanoso, quien repleto de entusiasmo y nuevas ideas esquivaba las propias y llamaba a un cambio en el estatus quo.

Con una estrategia clara ofreció al electorado lo que quería escuchar.  Un candidato fuerte, que apareció de la nada, acompañado solamente de doña Pilar, una reconocida periodista, empapada de los problemas nacionales y conocedora de los anhelos de su pueblo.

Doña Cynthia Berrocal: La señora esposa de don José María, trabajó incansablemente, trayéndole una semblanza de frescura, espontaneidad y entusiasmo, que lamentablemente no fueron suficientes para contrarrestar lo que sucedió al final de la contienda.  El caudal acumulado desde el inicio de la campaña por Liberación Nacional no fue suficiente para satisfacer a una población ansiosa de un cambio profundo en el quehacer gubernamental.  En una lucha sin fin, gana San José y Cartago frente a un candidato que ofreció esperanzas a todas las demás provincias del país.

Tanto el Partido Unidad, como Liberación, parecieran haber estado compuestos de lo que algunos votantes calificaron como, “dinosaurios” o personas de trayectoria partidaria que no permitieron surgir a las nuevas generaciones. También es cierto que a pesar de lograr bancadas importantes en la Asamblea Legislativa, ambos traen diputados repetidos que para el electorado joven no ofrecían las respuestas novedosas a los nuevos retos que tiene el país.

En la segunda ronda, durante el debate del Periódico Extra, una señora que vive en la Barra del Tortuguero, allá en una esquina de Costa Rica, solicitó ayuda para titularizar su parcela. El candidato nuevo, le dio una amplia explicación con datos, posibilidades y demás, mostrando su conocimiento puntual sobre una necesidad básica que tienen muchos ciudadanos olvidados. Cuando su opositor contestó, solo pudo indicar que en su gobierno también le harían la escritura.  Esa respuesta como algunas otras, mostró quien sabía más sobre los detalles que preocupan al pueblo y quien sabía menos sobre ellos.

Volver a creer:

Hoy puedo comprender por qué fue elegido el nuevo candidato, como presidente de Costa Rica. Tuvo un inmenso apoyo en Limón, Guanacaste y la Zona Sur, porque la gente quiere algo diferente. Necesitan de una esperanza para salir de su situación de vida.  ¡Necesitan volver a creer! Quizás, para ellos, los albañiles y carpinteros de Costa Rica, el Presidente Electo pueda ayudar a resolver los apremiantes problemas y la falta de oportunidades que trae la desigualdad social en las provincias de Puntarenas, Limón y Guanacaste.

De esta contienda electoral tan turbulenta y con tanto abstencionismo, rescato la esperanza para el cambio y nuestro sentimiento democrático. Tenemos un país caracterizado por ser una de las democracias más sólidas del orbe.  Al día siguiente de las elecciones, los costarricenses, esperanzados, pudimos presenciar en vivo y a todo color, a nuestro sentir democrático en acción.

La nobleza de don Jose María:

El señor José María Figueres, dando una muestra de patriotismo y nobleza, a primera hora de la mañana, se presentó en la residencia de nuestro Presidente Electo, don Rodrigo Chávez, para ponerse a sus órdenes.  Fue un gesto humilde sumado a un ofrecimiento real por el bien de una Costa Rica que urgentemente clama por una unidad nacional verdadera y contundente.

Fue impresionante su humildad y entereza. Me impactó cuando llamó en cuatro diferentes ocasiones señor presidente, …a nuestro Presidente Electo.

Yo, siendo solamente un amigo de albañiles y carpinteros, le doy las gracias por su gesta, por su nobleza e inmensa fortaleza.

¡Así se hace Patria!

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box