Fraser Pirie: ¡Leyendas urbanas y fantasmas!

0

Fraser Pirie Robson.

Las leyendas urbanas son relatos pertenecientes al folclore contemporáneo que, pese a contener elementos sobrenaturales o inverosímiles, se presentan como crónica de hechos reales sucedidos en la actualidad. Algunos parten de hechos reales, pero éstos son exagerados, distorsionados o mezclados con datos ficticios.

La leyenda urbana puede inspirarse en cualquier fuente, pero incluye a menudo un elemento misterioso, incomprensible o chocante. Rara vez resulta posible localizar el origen preciso de una leyenda urbana. Los mitos urbanos son pequeñas historias las cuales se traspasan de generación en generación dándose por hecho que existieron, que les paso a un amigo, o a un amigo del amigo e incluso uno se acuerda de parientes lejanos para decir que a él le sucedió.

El puente de piedra: Este puente natural se encuentra de camino a un pueblo llamado Grecia. Alrededor de su creación existe una leyenda: Cada día un campesino debía bordear un amplio cañón y el río para llegar a su destino.

El puente de piedra. Fuente: De Marisa Batalla – http://conozcagrecia.com/nuestro-canton/donde-el-diablo-sudo-la-chaqueta-600/,

Fatigado, una noche invoca al diablo y le prometió su alma a cambio de la construcción de un puente, con la condición de que debía terminarlo antes de que cantase un gallo. El diablo acepta. Justo antes de colocar la última piedra del puente, el hombre saca un saco que tenía en su carreta y lo patea, haciendo cantar a un gallo que estaba dentro y así salvar su alma. Se dice que por esta razón el puente tiene un gran hueco en el medio. El diablillo se sacó el clavo.

El fantasma de la sabana: La leyenda de este fantasma se trata de un campesino experto en el arreo de ganado; un domador de bestias. Este campesino muere al no poder lazar a un toro. Desde entonces, vaga en pena por las haciendas, asustando y enloqueciendo al ganado y a otros animales de granja.

Pero claro está, si te vas a dar una vuelta a La Sabana de noche, seguramente te vas a encontrar con más de un fantasma de dos patas.

La procesión de las ánimas: Es especialmente popular en Cartago. Se trata de la aparición, a la medianoche, de una procesión de personas vestidas de negro, con capuchones sobre la cabeza, que van rezando, llevando en cada mano una vela de cebo encendida y una pequeña cruz. Se supone que estas personas son almas de difuntos se encuentran en el purgatorio.

La procesión de las almas se podrá dar, pero nunca por el purgatorio, porque eso no existe. Fue un invento. Según cuentan, pasas por el botadero municipal o purgatorio en donde se descarga todos los errores cometidos. Es una enseñanza falsa. Más bien lo correcto sería pensar que “la siembra es libre, pero la cosecha obligatoria”.

Las hormonas femeninas: Quién sabe qué le pasaría al expresidente Evo Morales  cuando afirmó:

—El pollo que comemos está cargado de hormonas femeninas. Por eso, cuando los hombres comen esos pollos, tienen desviaciones en su ser como hombres.

Ante este atropello al sentido común, el auditorio empieza a reír y los grupos mundiales asociados a la diversidad sexual quedan atónitos.  ¿Por dónde se puede empezar a explicar una afirmación de este tipo?  Y la respuesta es que no se puede, porque ya se ha convertido en un nuevo mito, en una nueva leyenda urbana.

Pero persistiendo con la línea de ese supuesto conocimiento único continúa diciendo:

—La calvicie que parece normal, es una enfermedad en Europa.  Casi todos son calvos y esto es por las cosas que comen, mientras que en los pueblos indígenas no hay calvos, porque no comemos otras cosas.  De nuevo repite el mismo tipo de afirmaciones, pero esta vez el auditorio estalla en risas.

La causa de los terremotos: Sin embargo, lo más célebre y sorprendente, por su clara desinformación y sandez orgánica ha sido el discurso de uno de los grandes ayatolas iraníes.  Como Irán es gobernada por estos clérigos, resulta esclarecedora la visión que se tiene de las mujeres:

—Muchas mujeres no se visten recatadamente. Llevan a los hombres jóvenes por el mal camino, corrompen su castidad y diseminan el adulterio en la sociedad, lo que en consecuencia, aumenta los terremotos, dijo el sabio Hojatoleslam Kazem Sedighi.

El ayatola posiblemente no sea considerado machista en algunas sociedades particulares, pero quizás sí un tanto demente, pues está totalmente seguro del peligro que corre Irán si las mujeres no se visten según su exégesis religiosa. ¡Bueno, el ayatola lo advierte para que las mujeres aprendan y escarmienten!

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...